Público
Público

Censura parental ¿Lleva 15 años aplicándose la censura parental en Madrid como defiende Casado? 

Fuentes autorizadas el PP aseguran que su propuesta es radicalmente distinta a la de Vox y se lamentan de que el partido de Abascal consiga imponer su agenda: "Casado va a rebufo de Abascal y eso no es bueno"

El líder del PP, Pablo Casado en El Programa de Ana Rosa de Telecinco, hace frente a las preguntas de los niños.
El líder del PP, Pablo Casado en El Programa de Ana Rosa de Telecinco, hace frente a las preguntas de los niños.

marta monforte

Pablo Casado está haciendo pasar por propia la medida 'estrella' de Vox sobre la censura parental —autobautizada por el partido ultraderechista como pin parental— que requiere que los padres autoricen expresamente que sus hijos participen en charlas que puedan incluir educación sexual, actividades contra el acoso escolar o la homofobia y talleres de prevención de la violencia de género, entre otros contenidos como por ejemplo el reciclaje o la seguridad vial. El líder de los populares ha defendido que esta propuesta ya se estaba aplicando desde hace ocho meses en Murcia y "15 años después de que el PP lo pusiera en vigor en la Comunidad de Madrid": No es nada de Vox, no es nada nuevo, lo pusimos nosotros para todo el curso", ha argumentado este lunes en una entrevista en Antena 3.

Sin embargo, no es cierto que esta medida lleve 15 años aplicándose en la región madrileña. Casado sitúa ahora el debate en las actividades del ámbito extracurricular —que sí deben contar con un permiso expreso de los padres— mientras que los talleres que quiere censurar Vox se imparten en horario lectivodeben ser aprobados en los consejos escolares, conformados por la dirección del centro, representantes políticos, profesores del claustro, administración, padres y alumnado.

Casado ha insistido en que las actividades "extraescolares" como "fútbol, matemáticas bis o información en los valores cívicos que organiza el Instituto de la Mujer de [Irene] Montero" tienen que tener "una autorización de los padres", pero los talleres que actualmente permite vetar el pin parental murciano — bajo la mirada de PP y Ciudadanos, que gobiernan conjuntamente en la región—no son extraescolares. Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha circunscrito la problemática al ámbito sexual, señalando que "a los niños de 0 a 6 años no se les tiene que enseñar ningún tipo de juego erótico", porque eso está "al lado de la corrupción de menores".

Esta medida ha causado más de un desencuentro entre la presidenta de la Comunidad, la popular Isabel Díaz Ayuso, y la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, en el pasado: "Vox hace frente a problemas insignificantes que no existen, no metan la política en las aulas. No lo voy a permitir", le espetó en una ocasión. "Nosotros no contemplamos el pin parental porque consideramos que es una intromisión en la labor del docente", sostuvo en otra.

De hecho, desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid—controlada por el PP—, Enrique Ossorio, han facilitado este mismo lunes una serie de datos que desmontan la propuesta de Vox: de los 1.240.000 alumnos escolarizados en los 1.200 centros de toda la Comunidad de Madrid solo ha habido una queja oficial por escrito por una actividad en el municipio de Pedrezuela. El consejero ha asegurado que "en Madrid no hay adoctrinamiento en las aulas ni se producen charlas que no sean deseadas por los padres".

Esta declaración contradice lo expuesto por el secretario general de los 'populares', Teodoro García Egea, este viernes, que también defendió la medida. El número dos de Casado aseguró que su partido rechazaría "el adoctrinamiento" frente al "modelo de confrontación y crispación de la izquierda". Calificó de "lógico y normal" que los padres se opusieran a algunas actividades: "Los padres tienen derecho a saberl y decidir si van a ese tipo de charlas, sea bueno o no el contenido, no entro ahí, creemos que son los padres y no Sánchez los que tienen que decidir a que actividades van los hijos".

"Casado va a rebufo de Abascal y eso no es bueno"

Fuentes autorizadas el PP aseguran que la propuesta de PP es radicalmente distinta a la de Vox y y se lamentan de que el partido de Abascal consiga imponer su agenda: "Casado va a rebufo de Abascal y eso no es bueno. Nosotros nos referimos al ámbito extraescolar y ellos a las charlas sobre diversidad sexual. Ellos tienen un problema con esa cuestión, nosotros no. Deberíamos de saber explicarlo mejor, de forma sosegada", comentan. Las citadas fuentes creen que se trata de un problema de comunicación por la inmediatez que se exige a la política: "Tienes que tener una posición de todo", explican. Y también por no "saber en profundidad lo que proponen otros partidos".

Es más, voces en el PP defienden que la frase de la ministra de educación, Isabel Celáa, tan Pablo Casado, tiene sentido: "No podemos pensar de ninguna de las manera que los hijos pertenecen a los padres", aseguró la exportavoz del Gobierno.
Califican de "mucho más graves" las palabras de Irene Montero que le reprochó a Casado que su partido negaba el derecho de algunas familias a serlo "simplemente porque no les gustan": "El Gobierno nos intenta meter a todos en un mismo saco diciendo que las derechas no aceptan la diversidad sexual y no es cierto", critican.

Casado apeló a "no morder el anzuelo" y dejar la polémica a un lado, pero este domingo acudió a un acto en Murcia con los "alcaldes de la libertad" donde aseguró que "ningún comunista" iba a decirles "como educar a nuestros hijos". "Lo que no se puede es estar diciendo que no vas a entrar al trapo y entrar al trapo cada vez. Estas polémicas estériles no nos ayudan, precisamente. Hay que marcar la línea de oposición pero sin tener que criticarlo todo. No se puede exagerar todo el tiempo ni todas las veces", señalan.