Público
Público

Ciudadanos pretende imponer al PSOE el 80% de su programa

Rivera enfría las negociaciones para investir a Pedro Sánchez para presionarle ante su reunión con Podemos, Compromís e IU: "Estamos tan cerca de un acuerdo como de levantarnos de la mesa", amenaza.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera y el secretario general, Matías Alonso.- EFE

MADRID.- Albert Rivera ha vuelto a incidir hoy en su ultimátum al PSOE: 'O Podemos o Ciudadanos'. Horas antes de que los socialistas se reúnan con la formación de Pablo Iglesias, Compromís e IU, el presidente de C's le ha advertido, en una entrevista en la Cadena Ser, de que tendrá que elegir entre ambas formaciones. Todo para presionar a Pedro Sánchez: si quiere ser investido presidente del Gobierno, tendrá que aceptar "el 70 u 80%" del programa de los naranjas.

"Estamos tan cerca de un acuerdo como de levantarnos de la mesa", continuó Rivera con su amenaza. "La igualdad de los españoles no se negocia en un Gobierno", continuó, asegurando que ese punto (el del 'no al referénfum de Catalunya') ya estaba cerrado con los socialistas. "Acordamos con el PSOE que la igualdad de los españoles no se toca y que no habrá referéndum", dijo textualmente.

Y, aunque negó que se tratara de un veto ni de un ultimátum, volvió a presionar, también con los tiempos. "En 48 ó 72 horas tiene que estar resuelto, porque no hay más plazo", recordó Rivera lo evidente. El pleno de investidura comienza el 2 marzo y el PSOE necesita cuatro días para consultar a sus bases sobre el acuerdo al que llegue, bien con C's, bien con la izquierda.

Unas fechas que Rivera intenta apurar para lograr su objetivo: llegar a un pacto en el que C's tenga protagonismo pese a contar sólo con 40 diputados y evitar, así, la repetición de elecciones. Aunque en las semanas previas, el acercamiento a los socialistas fue evidente, en los últimos días la estrategia de Ciudadanos ha sido intentar enfriar el inminente pacto global para conseguir imponer su programa electoral.

"Negociar es ceder, pero también conseguir las reformas que uno quiere", reconoció Rivera. Así, dijo no estar dispuesto a "no tocar las diputaciones para subir el IRPF", entre otras cuestiones, y volvió a lanzar el ultimátum: "Si no quieren, no pasa nada", dijo en tono amenazante. "Pero el PSOE tiene que elegir entre un Gobierno reformista o uno secesionista y estoy convencido de que la mayoría de votantes del PSOE prefiere lo primero", se vino arriba.

Renuncia a sus principios

Y, aunque en campaña repitió incansablemente que Ciudadanos no entraría en ningún Gobierno que no liderara, es decir, si no alcanzaba él la mayoría, hoy Rivera ha renunciado a este principio. "No descarto entrar en el Gobierno si hay un gran acuerdo y en ese acuerdo tiene que estar el 70-80% de las reformas que C's defiende", matizó. E incidió: "Pero a día de hoy tanto puede haber un acuerdo como una ruptura".

Sea como sea, Rivera volvió a apostar por la 'gran coalición' PP-PSOE-C's. Aunque ello suponga tener que negociar con un partido (el de los conservadores) al que tildó de "banda organizada". Preguntado por la exclusiva de la Cadena Ser que descubre a Camps como el presunto "mediador" de la caja B del PP desde Valencia, Rivera lanzó un mensaje a Rajoy: "Uno puede tener un caso de corrupción, pero no una banda organizada. No es un garbanzo negro, es una trama", espetó.

Pero no pidió su dimisión. "Rajoy debe hacer lo que crea conveniente, pero yo no pienso contar con un partido para gobernar que es incapaz de limpiar", llegó a decir. Pero también recordó que en Europa se gobierna con Juncker (conservador) al frente de la Comisión Europea, y Schulz (socialista) al frente del Parlamento Europeo. "Hay que llegar a grandes acuerdos con conservadores y socialistas", apostó, justificando sus palabras con los "7 millones de votantes del PP" y su "mayoría absoluta en el Senado".

De hecho, volvió a aprovechar esta cuestión para negarse a ningún tipo de acuerdo con Podemos. "Si hay acuerdo de PSOE con Podemos necesitará a otros partidos", zanjó Rivera, desligándose de esa posible coalición. Aunque también advirtió al PP: "Rajoy tendrá que explicar por qué prefiere repetir elecciones o un Gobierno de PSOE-Podemos", concluyó.

Más noticias en Política y Sociedad