Público
Público

Emergencia por el coronavirus La Comunidad de Madrid también dio orden de no derivar a hospitales a pacientes domiciliarios

La consejería de Sanidad madrileña distribuyó otro protocolo en el que se establecían cinco criterios de exclusión: recomendaba atender en sus casas a pacientes mayores de 80 años "con enfermedad terminal, frágiles o con demencia moderada o grave".

anciano
Un anciano lee un libro en una residencia de ancianos. (EFE)

público

La Comunidad de Madrid también desaconsejó el traslado a los hospitales de las personas mayores con fragilidad desde sus domicilios y no solo desde las residencias, tal y como consta en un texto dirigido a los profesionales de Atención Primaria que estuvo en vigor entre finales de marzo y principios de abril, todavía en el momento de expansión de la pandemia del coronavirus: según una información de El País firmada por Elena G. Sevillano, la Comunidad de Madrid también distribuyó en marzo un protocolo los médicos de los centros de salud que atienden pacientes en domicilios en los que también se establecían criterios de exclusión para el ingreso en hospitales de los pacientes que estuvieran en sus casas.

De acuerdo con El País, el texto del protocolo establece en concreto cinco criterios de exclusión: "Tener más de 80 años y enfermedad de órgano terminal (insuficiencia cardiaca crónica avanzada, enfermedad obstructiva crónica grave, cirrosis hepática, insuficiencia renal crónica grave) y/o CFS [escala clínica de fragilidad] igual o mayor que 5; estar en una escala clínica de fragilidad de 8-9; tener demencia moderada o grave; padecer un cáncer terminal, o tener cualquier enfermedad y una expectativa de vida inferior a un año".

El protocolo dice "es recomendable que las decisiones sean tomadas por al menos dos profesionales sanitarios" y que la comunicación al paciente y a su familia debe ser "clara, honesta y empática". 

La información también recoge testimonios médicos  los que llegó el protocolo. "Me sacudió por dentro. Supone hacer una criba por edad y condición. Era una orden y así la entendimos los que acudimos a diario a domicilios", afirma uno de ellos.

El País incluye asimismo el testimonio de Francisco Tarazona, vocal de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, quien resume así la situación: "Imagino que estos protocolos se elaboraron con la intención de poder tomar decisiones rápidas con un mínimo de criterios homogéneos para agilizar los procedimientos. Una valoración geriátrica integral bien hecha requiere 45 minutos".

Tras las quejas por discriminación de la Asociación de Bioética y de la organización Derecho a Vivir, fuentes de la Consejería de Sanidad señalaron a Efe el 10 de abril que se iba a eliminar el criterio de la edad, desaconsejando únicamente el traslado a los hospitales de personas en situación muy grave (dependientes cerca del final de su vida) o terminal.

A diferencia de otras ocasiones, la Comunidad de Madrid ha respondido en eta ocasión y ha afirmado: un portavoz de la Consejería de Sanidad madrileña aseguró el martes que posteriormente este protocolo "fue modificado". Se redujeron  flexibilizaron los criterios para no derivar a un hospital. Según El País quedaron así: "Paciente con enfermedad de órgano terminal (insuficiencia cardiaca crónica avanzada, enfermedad obstructiva crónica grave, cirrosis hepática, insuficiencia renal crónica grave) y/o CFS mayor o igual que 5; paciente con escala clínica de fragilidad (CFS) de 8-9, paciente con cáncer en fase terminal". 

Otras fuentes de la Consejería de Sanidad han señalado este miércoles a Efe que en un texto posterior, cuya fecha no especifican, se indicó que "la edad por sí sola y tal como se recoge en toda la bibliografía no es un criterio válido para orientar ninguna decisión".

Además, aseguran que "ningún paciente que precisase traslado ha dejado de ser trasladado y todos los traslados se han decidido y valorado por criterio clínico por los profesionales de Primaria".

Y explican que un tercio de los 34.231 pacientes atendidos por Primaria y trasladados a los hospitales tenían entre 80 y 89 años, y que "el tramo de edad que ingresó con más frecuencia fue el comprendido entre los 80 y los 89 años, seguido por el de 70 a 79 años".

Este texto se une a las instrucciones de triaje que se enviaron a las residencias de mayores y que, según el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, solo se aplicaron a partir del 27 de marzo, después de haber eliminado la recomendación de no derivar a los hospitales a aquellos ancianos con infección respiratoria que no puedan caminar por sí solos.

Más noticias de Política y Sociedad