Público
Público

El Congreso agiliza la creación de la Diputación Permanente con la mirada puesta en los primeros movimientos del Gobierno 

La Mesa del Congreso se reúne el miércoles para intentar cerrar la constitución del órgano encargado de la actividad parlamentaria en periodos fuera de sesiones (como es el caso de enero). Una de las primeras medidas que quiere impulsar el nuevo Ejecutivo es la subida de las pensiones al 0,9%.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, conversa con diputados de Cis, durante una Diputación Permanente / EP

El Congreso apretará el acelerador esta semana para cerrar la constitución de la Diputación Permanente, el órgano encargado de velar por los poderes del Parlamento y de asumir buena parte de su actividad en los momentos en que se encuentra fuera del periodo de sesiones.

Los periodos de sesiones ordinarios van de febrero a junio y de septiembre a diciembre, por lo que enero es un mes inhábil a efectos parlamentarios. Sin embargo, ha sido en este mes cuando ha tenido lugar la investidura del nuevo Gobierno, y también será en enero cuando el Ejecutivo presente las primeras medidas aprobadas en Consejo de Ministros.

Durante estos 'lapsos' de tiempo, el Congreso no dispone de todas sus facultades y cualquier actividad parlamentaria tiene un carácter extraordinario. Es aquí donde cobra relevancia la Diputación Permanente, que asume algunas de las funciones más importantes de la Cámara tanto cuando se encuentra fuera de los periodos de sesiones, como cuando se han disuelto las Cortes por una convocatoria electoral.

Si el Congreso está disuelto, la Diputación incluso asume funciones legislativas importantes del Pleno (la aprobación de decretos, por ejemplo). No lo hace cuando se encuentra fuera del periodo de sesiones, pero sí que asume la función de convocar sesiones extraordinarias en las que se podrían aprobar iniciativas, pedir comparecencias o llevar a cabo otras actividades.

Desde el pasado 3 de diciembre, cuando se celebró la sesión constitutiva de las Cortes, el Congreso no cuenta con la Diputación Permanente. Además, la celebración de la investidura y la formación de Gobierno también han retrasado la constitución de las comisiones parlamentarias, donde se lleva a cabo el grueso de la actividad legislativa.

Sin comisiones y fuera del periodo de sesiones, casi cualquier acción parlamentaria tendría que pasar por la Diputación Permanente, pero al no estar tampoco constituida, la Cámara sufre un 'vacío de poder' que la incapacita para ejercer su actividad.

Los grupos quieren más peso en la Diputación

Es por esto que la Mesa del Congreso quiere agilizar cuanto antes su constitución. El órgano presidido por Meritxell Batet se reunirá este miércoles, según avanzan fuentes parlamentarias, para tratar de cerrar su creación, que depende de un acuerdo entre los grupos. El Reglamento establece que la Diputación Permanente estará presidida por la propia presidenta de la Cámara y fija un número mínimo de diputados que deberán componerla (21), pero no un máximo.

La única indicación en este sentido es que la distribución de los diputados en este órgano debe ser proporcional al peso de cada grupo en el Pleno. La decisión final es de la Mesa (una vez oída la Junta de Portavoces), pero la costumbre es que sean los partidos los que fijen el número máximo de parlamentarios y el cupo que le corresponde a cada uno.

Aunque esta cifra debe respetar la proporcionalidad del Pleno, en las negociaciones los grupos tratan de ampliar su representación en la Diputación (siempre dentro de esta proporcionalidad) para conformar mayorías con más facilidad.

Sánchez suprimió la subida del 0,25% de las pensiones para llevar a cabo una única subid del 0,9%

El nuevo Gobierno celebra su primer Consejo de Ministros este martes y podría convocar otro el viernes . En estas reuniones se aprobarán las primeras medidas de la legislatura, y algunas de estas reformas están marcadas como "urgentes" en el calendario del Ejecutivo.

Este es el caso de la subida de las pensiones al 0,9%. Durante la campaña electoral del 10 de noviembre, Pedro Sánchez se comprometió a efectuar esta subida antes de que acabara el año, pero las dudas jurídicas que suscitaba aprobar una medida de este calado estando su Gobierno en funciones y el calendario de la investidura dieron al traste con la reforma.

El Ejecutivo socialista suprimió en uno de sus últimos decretos la subida del 0,25% anual establecida por Mariano Rajoy para acometer la subida completa del 0,9% prometido. La intención de Sánchez es la de incrementar la cuantía de las pensiones con efectos retroactivos al 1 de enero, una reforma que llegaría en forma de decreto y que el Gobierno querría llevar al Congreso cuanto antes.