Público
Público

Comisiones parlamentarias El PP presiona al PSOE y exige "mayor representatividad" en el Congreso que la legislatura pasada

Estas negociaciones en el Congreso se conocen en un momento de máxima tensión entre ambas formaciones. El PP da por rotos los 11 pactos Estado que Casado ofeció a Sánchez para "dar estabilidad", al igual que la renovación del Poder Judicial.

Sesión constitutiva de una de las comisiones parlamentarias del Congreso

marta monforte

Los partidos ya negocian la composición de las comisiones de trabajo del Congreso, encargadas de elaborar los textos legislativos que se elaboran en la Cámara Baja. En la anterior legislatura, cada órgano estuvo compuesto por 43 diputados, repartidos de forma proporcional a la representación de cada grupo en el Pleno. Según confirman fuentes parlamentarias a Público, el PSOE, al ser el partido mayoritario, ha sido el encargado de contactar con los 'populares', que han exigido "mayor representatividad" que la legislatura pasada en los órganos del Congreso, ya que ahora tienen 22 diputados más, un total de 89.

Las Mesas de comisión están compuestas por cinco personas que ocupan respectivamente la Presidencia, dos vicepresidencias y dos secretarías. La forma de repartir los asientos es mediante acuerdos globales para repartirse estos cargos, cuyos ocupantes reciben unos complementos retributivos que oscilan entre los 1.516 y los 740 euros mensuales. La manera en la que se eligen es similar a la que sigue la Mesa del Congreso: mediante urna; con un primera votación que designa al presidente, después a los dos vicepresidentes y a continuación a los dos secretarios. Los diputados solo pueden escribir un nombre cada vez, por lo que los grupos deben pactar asegurarse el puesto al que se aspira.

Con la entrada de la extrema derecha en la Cámara Baja los socialistas propusieron durante la pasada legislatura que Vox no tuviera puesto en las mesas, un veto que no respaldaron el PP ni Ciudadanos. De hecho, ambas formaciones accedieron a que la formación ultra tuviera vicepresidencias en las comisiones de Trabajo, Industria y Agricultura, y a una secretaría en la de Sanidad. La secretaria general de Vox, Macarena Olona, denunció que su trato era "discriminatorio" porque no reflejaba su representación parlamentaria como quinta fuerza política. Ahora, tras obtener 52 diputados, la formación que preside Santiago Abascal podría presidir varias de ellas. Está por ver si buscan una alianza con los 'populares', que no llegó a buen puerto durante las negociaciones de la Mesa de la Cámara Baja.

Entre las formaciones políticas, lo más cotizado son las presidencias de las comisiones. En la legislatura fallida, el PSOE (con 123 escaños) presidió 17 comisiones, el PP (con 66) seis, Unidas Podemos (45) y Ciudadanos (57) cinco cada uno y Esquerra Republicana y PNV también obtuvieron una por partido. Habitualmente, los grupos reservan este cotizado puesto —que supone el mayor plus económico para la persona designada— para exministros o dirigentes de peso en los distintos partidosEl PP obtuvo en la legislatura XIII las presidencias de las comisiones de Interior, Hacienda, Sanidad y la Mixta de Seguridad Nacional junto con la de Seguridad Vial y la Mixta sobre Drogas. 

Las negociaciones también incluyen un acuerdo para determinar la composición de la Diputación Permanente, órgano que asume las funciones del Pleno cuando la Cámara entra en periodos inhábiles. "Queremos que se tramite lo antes posible", aseguran fuentes 'populares', que esperan que cuando Sánchez de a conocer los nombres de sus ministros este domingo, puedan ponerse a trabajar y designar a las personas "adecuadas" que ejerzan de "contrapeso" al gobierno para la diputación y las comisiones.

El PP da por rotos los pactos de Estado con el Gobierno

Estas negociaciones en el Congreso se conocen en un momento de máxima tensión entre ambas formaciones. El PP da por rotos los 11 pactos de Estado que Pablo Casado lleva ofreciendo a Pedro Sánchez desde su llegada a La Moncloa. Desde Génova ven "complicado" llegar a consensos en "grandes materias" si el socialista mantiene su acuerdo con Unidas Podemos: "Sánchez ya ha elegido. Vemos muy difícil que este tipo de acuerdos salgan adelante si están Podemos y Esquerra de por medio, aunque si el presidente nos llama acudiremos, como siempre hemos hecho", aseguran en la dirección del PP a este diario.

La ruptura también afecta la renovación del órganos como el del Poder Judicial, en funciones desde diciembre de 2018. Para renovar el Consejo General del Poder Judical (CGPJ) se precisa una mayoría de 210 diputados en las votaciones. Atendiendo a los resultados del 10-N, el PSOE (120 escaños) y el PP (89) tendrían la mayoría suficiente si se suman a ello los dos diputados de Navarra Suma. Sin embargo, y tras la polémica del exportavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, que se jactaba mediante un mensaje de WhatsApp de que su partido controlaría la sala segunda del Supremo "por detrás", entonces el magistrado Manuel Marchena renunció al cargo de presidente y se rompieron las negociaciones.

Pablo Casado junto a Ignacio Cosidó. (Ballesteros / EFE)

Tras la polémica, en la sede de Génova no quieren, por el momento, hablar de cuotas en el órgano de gobierno de los jueces —que ahora cuenta con mayoría conservadora—y proponen un sistema da elección mixto: 12 de los 20 vocales a propuesta de jueces y magistrados y los otros 8 a propuesta de los partidos. Recientemente, el CGPJ, pesar de estas en funciones desde hace un año, nombró a 46 cargos para presidentes de tribunales y magistrados del Tribunal Supremo que tendría que haber nombrado el próximo Consejo. En su mayoría, afines al presidente interino Carlos Lesmes y a los vocales nombrados a instancia del PP.