Público
Público

Congreso ERC ERC advierte al PSOE que la única vía para afianzar el diálogo es “desplazar la represión”

El 28º Congreso Nacional de los republicanos, celebrado hoy sábado en Barcelona, ratifica el apoyo a la dirección en vista a negociar con los socialistas un salida política al conflicto político y conseguir un futuro gobierno que apueste por la soberanía y la justicia social.

La portavoz y Secretaria General adjunta de ERC, Marta Vilalta, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, el presidente del Parlament, Roger Torrent y la consellera de Justicia, Ester Capella, en el 28 Congreso Nacional de ERC.

álex romaguera

Confianza absoluta en la estrategia de la dirección. Esta es la principal conclusión que puede extraerse del Congreso Nacional que Esquerra Republicana ha celebrado hoy sábado en Barcelona. En un momento clave para el futuro político de Catalunya y del Estado, la militancia ha cerrado filas en torno a la cúpula del partido, que en boca de su coordinador general, el vicepresidente del Gobierno Pere Aragonès, el PSOE debe “desplazar la represión” si pretende descongelar las negociaciones.

El cónclave, que ha tenido lugar en el Centro de Convenciones del Foro de Barcelona, ha servido para que los republicanos reivindicaran su papel en aras de buscar una salida en el contencioso que enfrenta Catalunya y España y lograr un gobierno de la Generalitat de amplio espectro progresista que sea favorable a la autodeterminación. Dos objetivos a los cuales ha hecho referencia Aragonès y la secretaria general adjunta de la formación Marta Vilalta, el tándem que pilota el partido en ausencia de Oriol Junqueras y Marta Rovira, actualmente en la prisión y en el exilio respectivamente.

Cuando persistir es ganar

Aragonés y Vilalta han subrayado la responsabilidad que ERC tiene en el actual contexto político. Según los máximos dirigentes, los éxitos logrados por el partido en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo y, sobre todo las del Congreso de los diputados del 10 de noviembre, obligan a la formación a persistir en la estrategia de la negociación. “Estamos aquí para hacer política en mayúsculas y asumir las responsabilidades que haga falta para resolver los conflictos y trabajar por una República de oportunidades para todo el mundo”, ha indicado Marta Vilalta, a la vez que Pere Aragonès ha añadido: “Son tiempos complicados, pero la gente nos ha votado para ser el rompehielos de la represión y ampliar las mayorías para conseguir la independencia y la justicia social”.

Para los máximos dirigentes republicanos, lejos de pensar que la represión haya debilitado el independentismo, esta ha reforzado su convicción que la mejor manera de garantizar los derechos y las libertades es lograr la plena soberanía de Catalunya. “Hace 88 años que andamos a hombros de gigantes y, a pesar de esto, nos toca continuar, puesto que es la única forma de ganar”, ha afirmado Vilalta. También Aragonès ha insistido en que “algunos creían que nos descabezarían, pero estamos más fuertes, unidos y dispuestos que nunca a luchar por los derechos, la dignidad y las libertades de todo el mundo”.

Posible investidura antes de Reyes 

ERC se ha presentado en el Congreso como "rompehielos" ante el bloqueo político y se inclina por reactivar la negociación con el PSOE de cara a una posible investidura del socialista Pedro Sánchez. Según la formación republicana, es posible que esta se produzca entre el 27 de diciembre y el 4 de enero, siempre y cuando "la política desplace a la represión". Fuentes de ERC barajan la posibilidad de que en los próximos días se pueda alcanzar un acuerdo con el PSOE sobre los aspectos que considera como básicos, entre los cuales figuran la mesa de negociación para buscar una solución política, y un posicionamiento favorable hacia la negociación política.

Ampliar las convicciones

Como era previsible, el Congreso de ERC, al cual han asistido 1.700 militantes, ha ratificado el plan de acción política que, bajo el nombre Pilares de la República, ya había sido aprobado en el marco de la Conferencia Nacional celebrada el verano del 2018. Un documento que prevé consolidar al partido como “punta de lanza de una próxima hegemonía de las izquierdas catalanas” y promover “una negociación bilateral con el Estado para desbloquear el conflicto político”. También ha prosperado sin problemas la reforma de los Estatutos, lo cual refuerza una dirección paritaria que, en su mayoría, integran nuevos perfiles de entre los 30 y los 45 años.

Con el título “Fortalezcámonos para volver; fortalezcámonos para ganar”, el 28º Congreso Nacional de ERC ha sido un mero trámite en términos organizativos, hasta el punto de que las enmiendas que apostaban por rechazar la investidura de Sánchez si el Estado no reconocía la autodeterminación de Catalunya, han sido rechazadas por la militancia.

Durante el Congreso se ha emitido un audio de Oriol Junqueras así como una intervención por videoconferencia de Marta Rovira, quien desde Ginebra ha exhortado a ERC a “aprender de las lecciones del pasado” y “ganar legitimidad en la sociedad catalana y en la esfera internacional”. Según Rovira, el partido debe “ampliar la representación política en las urnas y recuperar el hilo invisible de complicidades con otras instituciones y movimientos sociales de Catalunya”.

Moral de victoria

Las proclamas de apoyo a los dirigentes de ERC represaliados -en alusión a Junqueras, Rovira, la expresidenta del Parlamento Carme Forcadell y a los ex consejeros Meritxell Serret, Raül Romeva y Dolors Bassa- han puesto el tono más emotivo de un congreso balsámico, solo interrumpido por los gritos de libertad e independencia que los presentes han entonado a lo largo de las intervenciones.

Con todo, el cónclave ha consolidado la posición central de los republicanos en el panorama político. Una centralidad que la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de otorgar inmunidad a Junqueras para ejercer como eurodiputado y el sondeo publicado ayer viernes por el Centro de Estudios de Opinión (CEO), en que sitúa ERC como la lista más votada en la cámara catalana al pasar de 32 a 39 diputados, no hace sino que reforzarse. Con esta “moral de victoria”, en palabras de Pere Aragonès, la formación independentista espera los movimientos que pueda hacer el PSOE de Pedro Sánchez, a quien ahora toca mover ficha.

Más noticias