Público
Público

Crisis del Covid-19 Los afectados por ERTE cobrarán el paro sin que compute el tiempo de prestación

El Gobierno aprueba un decreto histórico de auxilio económico para paliar las consecuencias del coronavirus. La norma incluye el derecho a cobrar la prestación por desempleo para todos los trabajadores afectados por despidos temporales aunque carezcan del periodo de cotización mínimo.

Suances abre el plazo de inscripción en varios cursos de hostelería que se impartirán en marzo
Los trabajadores de la hostelería son los que más están sufriendo los despidos temporales de las empresas

Los trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) a causa de la crisis del Covid-19 podrán recibir la prestación por desempleo sin que compute el tiempo en el que están recibiendo el subsidio y, por lo tanto, sin que puedan consumir los periodos máximos de percepción establecidos. 

Esta es una de las medidas del decreto que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros para paliar los efectos económicos de la crisis del coronavirus. Ante la avalancha de despidos temporales por parte de las empresas en los últimos días (sobre todo en sectores como el de la hostelería, completamente paralizado tras la declaración del estado de alarma), el Gobierno ha adoptado una serie de medidas de protección social y laboral.

El decreto facilita que las empresas se puedan acoger a un ERTE sin cumplir con el requisito de entrar en pérdidas (tal y como establece la ley en la actualidad), y alegando la crisis sanitaria provocada por el coronavirus como una causa de fuerza mayor. Además, se han agilizado los procesos de autorización de los despidos temporales para que las empresas puedan acogerse a este "paréntesis" cuanto antes para evitar la destrucción de empleo.

Para paliar la pérdida de ingresos que estos expedientes pueden provocar a los trabajadores, el decreto aprobado recoge que los empleados cobrarán la prestación contributiva por desempleo y que ese tiempo de paro no contará como 'gastado'.

Además, también se establece que aquellas personas afectadas por un despido temporal no tendrán que alcanzar el mínimo del periodo de ocupación cotizada legalmente establecido para cobrar el subisidio (el general es de 360 días dentro de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo).

El Estado también se hará cargo de las cotizaciones a la Seguridad Social de los empleados despedidos de forma temporal. Hasta ahora los trabajadores afectados por un ERTE conservaban su puesto de trabajo, pero dejaban de percibir un salario y de cotizar; con esta medida, se mantienen las cotizaciones, que serán asumidas por la administración y no por las empresas.

En el Ejecutivo aseguran ser conscientes de que el estado de alarma perjudica el desarrollo de algunos trámites relacionados con los despidos temporales al que previsiblemente se acogerán numerosas empresas, por lo que ha establecido una prórroga automática de las prestaciones por desempleo para que nadie pierda su subsidio por no poder acudir a las oficinas de Empleo.

"La mayor movilización de recursos de la democracia"

"Este decreto es probablemente el más importante que se ha aprobado en la historia de nuestra democracia. Es un escudo económico de 200.000 millones de euros", ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa que ha ofrecido después de la reunión del Consejo de Ministros.

El lider del Ejecutivo ha agradecido la colaboración de los agentes sociales (sindicatos y patronal), de los líderes de los partidos de la oposición y también de los presidentes de las Comunidades Autónomas a la hora de elaborar las medidas contenidas en el decreto. "Debemos trabajar unidos: trabajadores, empresas y Gobierno", ha instado.

Según ha explicado Sánchez, el objetivo de las medidas es "frenar la caída de la producción y del empleo para relanzar la economía una vez pasada la crisis sanitaria". El presidente ha insistido en varias ocasiones en que el decreto aprobado este martes representa "la mayor movilización de recursos de nuestra historia democrática".