Público
Público
Únete a nosotros

las cuentas de Andalucia PP y Ciudadanos incluyen una partida para la Ley andaluza de Memoria en las cuentas que negocian con Vox

1,6 millones para memoria democrática, 119.000 euros menos que el presupuesto del año anterior, del PSOE, y 47,5 millones para la protección de las mujeres y para acciones favorecedoras de la igualdad

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2

El vicepresidente Juan Marín (Ciudadanos), Juan Bravo (PP) y Elías Bendodo (PP).

El consejero andaluz de Hacienda, Juan Bravo (PP), presentó esta mañana el presupuesto de la Junta para lo que queda de año. Para su aprobación necesita de los apoyos del partido de ultraderecha Vox, puesto que Adelante Andalucía y PSOE van a rechazarlo.

Bravo dijo en rueda de prensa, después del consejo de Gobierno extraordinario en que se aprobaron las cuentas, que contempla una partida para ejecutar las políticas de memoria democrática de 1,6 millones de euros, 119.000 euros menos que lo presupuestado por el Gobierno socialista. Buena parte de estos 1,6 millones
se dedica a gastos de personal -380.000 euros-, otros 535.000 euros están previstos para "estudios y trabajos técnicos" y 155.000 "a familias e instituciones sin fines de lucro, impulso a la Ley de Memoria Democrática". 463.000 euros están previstos para inversiones, según recoge el proyecto de presupuestos.

También afirmó que la partida para protección de las mujeres contra la violencia machista se mantiene en los 4,2 millones y la de acciones para la igualdad llegará hasta los 43,3 millones. Bravo hizo hincapié en que estas partidas son realistas y suponen fuertes incrementos respecto a lo que realmente ejecutó el Gobierno anterior.

Estas dos partidas tienen su relevancia, porque hasta ahora, Vox, el partido de ultraderecha del que depende el Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos, ha manifestado en diversas ocasiones que no podrá apoyar unas cuentas en las que se prime el feminismo y las políticas de memoria democrática.

El portavoz de Vox en la Cámara, Alejandro Hernández, dijo el pasado 15 de mayo que la guía será el acuerdo de investidura firmado con el PP: “Hay un incremento en igualdad y queremos ver a qué se destina y si no contraviene, una vez más, los pactos, los 37 puntos que tenemos firmados con el Gobierno”. Y sobre memoria histórica: “Hay un punto muy concreto en los acuerdos. Que se supriman subvenciones y ayudas que no sean de utilidad pública”. Por ello, está por ver que durante su tramitación parlamentaria, estas partidas no sufran modificaciones. 

Poco antes de que Bravo comenzase su rueda de prensa, el presidente del grupo de Vox en el Parlamento de Andalucía, Francisco Serrano, le dio voz en Twitter a un tuit del diputado de ultraderecha Rodrigo Alonso, en el que este escribió: “Mucho optimismo veo yo por aquí... Tener predisposición de llegar a acuerdos por el bien de los andaluces no significa aprobar los presupuestos. Debemos estudiar a fondo cada partida. Algunos tienen demasiadas prisas por vender la piel del oso..."

Contactos previos

Bravo definió los presupuestos como los “de todos los andaluces”, admitió contactos previos también con Vox antes de la presentación -“hemos escuchado a todo el mundo”- y agregó que las cuentas ahora “entran en el Parlamento y se tendrán que negociar”. “Hemos llamado con la mayor educación y con la mayor sinceridad. Unos partidos han aparecido y otros no. Con Vox, hemos ido contándoles cuáles son nuestros objetivos en los presupuestos”.

El consejero defendió la inclusión de las partidas de memoria para “ayudar” a quienes “sufren” o a “aquellas personas que tienen familiares que localizar”. Bravo hizo hincapié en el que el objetivo era “la concordia” y no la “confrontación” con estos asuntos. Bravo agregó que el reparto de los 1,6 millones para memoria dependerán de la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, que tiene que decidir en qué se los va a gastar.

Más noticias en Política y Sociedad