Público
Público
Únete a nosotros

La debacle electoral del PP vasco agrava la crisis interna: "Dimisión y gestora"

Ex cargos públicos de la formación conservadora denuncian que fueron excluidos por la dirección y reclaman “responsabilidades” por los malos resultados obtenidos en las elecciones del pasado domingo. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 7

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, tras depositar su voto en las últimas elecciones. EFE/ David Aguilar

El presidente del PP de Sestao (Bizkaia) lleva varias semanas esperando una llamada. Le gustaría que alguien de la dirección provincial del partido le buscase en la agenda de contactos (se llama Eduardo Andrés) y, aunque ya sea tarde, le explicase por qué motivo han dejado de contar con él. Tiene una espina clavada: cuenta que se enteró por el Boletín Oficial que ya no sería candidato a concejal, cargo que hasta ahora compaginaba con el de juntero en la Diputación vizcaína. Tampoco le tuvieron en cuenta para esa lista.

Andrés, que de momento sigue al frente del PP de Sestao –“de aquí no me quitan porque no pueden”, subraya-, es la imagen viva de la frustración y el enfado que a día de hoy recorren las filas de la formación popular en este territorio. Las sensaciones negativas se incrementaron el domingo a la noche, cuando las urnas confirmaron que los conservadores vascos siguen en caída libre, acumulando derrota tras derrota.

Las cifras son elocuentes. De los 79 concejales que el PP conquistó en Euskadi en 2015, ahora ha pasado a 55. Hay lugares donde son directamente anecdóticos, como los cuatro obtenidos en toda Gipuzkoa. Quien mejor aguanta es, paradójicamente, Borja Semper, el candidato donostiarra que durante la campaña apenas enseñó las siglas del partido. En la capital guipuzcoana retienen los tres concejales que tenían en la legislatura pasada e incluso suben en votos: si en 2015 lograron 9.272 (9,4%), ahora han obtenido 10.340 (10,7%).

Si se mira a nivel de toda la Comunidad Autónoma Vasca, los populares caen casi cuatro puntos: del 9,60% obtenido en las municipales de hace cuatro años al 5,94% del pasado domingo. En Vitoria cayeron del primer al cuarto puesto. Sólo tienen asegurado que seguirán gobernando en dos pequeños municipios alaveses: Navaridas y Baños del Ebro. En Labastida y Laguardia (también en Araba) quedaron primeros, pero si sus rivales se alían les arrebatarán ambas alcaldías.

La caída también ha sido notoria en las Juntas Generales de Araba, Gipuzkoa y Bizkaia, donde también han registrado –con distinta intensidad- una pérdida de votos. Tras conocerse esos resultados, el hasta ahora portavoz del PP en las Juntas de Bizkaia, Javier Ruiz, no dudó en escribir una serie de tuits incendiarios. “La culpa fue del cha, cha, chá”, decía uno de sus irónicos mensajes, en el que aseguraba que el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, el candidato alavés Iñaki Oyarzabal y la secretaria general de la formación, Amaya Fernández, “están todo el día cantando esta canción”, a tal punto que “la interpretan mejor que el propio Jaime Urrutia”.

Ruiz ha recibido varios mensajes de solidaridad y apoyo por parte de simpatizantes y miembros del partido que lamentan su salida de la Diputación. No se va por una derrota en las urnas, sino por la decisión de la dirección de su partido, que le dejó fuera de la lista. “Ya sé que nadie es imprescindible, pero me enteré por la prensa que iba a ser sustituido. Nadie nos ha dado una explicación, ni a mí ni a otros compañeros a los que les ha pasado lo mismo”, dice el dirigente popular.

El ex responsable del PP en Juntas de Bizkaia advierte que las urnas han confirmado unos resultados que dejan a esas siglas “en una situación de absoluta irrelevancia política”. En esa línea, ha sido uno de los primeros en pedir la dimisión de Alonso y de Raquel González, presidenta del PP vizcaíno. Unas medidas que, a su criterio, deberían ir acompañadas por la conformación de una gestora y la convocatoria de un congreso extraordinario. El hasta ahora juntero asegura que “a nivel interno hay mucho malestar y mucha gente muy cabreada. Otra cosa es que haya gente que no se atreva a pronunciarlo públicamente, porque el miedo silencia muchas voces críticas”.

Ruiz, quien ahora señala que está valorando si continúa o se marcha del PP, fue uno de los cargos públicos que en el congreso del PP de Bizkaia celebrado en junio de 2017 respaldó a la parlamentaria Nerea Llanos. En ese cónclave provincial, Raquel González –que contaba con el respaldo de Alfonso Alonso- se impuso a Llanos y consiguió la jefatura del partido. El enfrentamiento, según relatan algunos dirigentes, no terminó ahí: varios seguidores de la derrotada han sido excluidos de las listas electorales para las elecciones municipales y forales del pasado domingo. Ruiz habla directamente de una “purga” contra quienes apoyaron a Llanos. “No se le puede llamar de otra manera”, subraya.

“No conocíamos al candidato”

“Tras el congreso provincial de 2017, nos echaron de todos los foros”, dice por su parte el ex concejal de Sestao Eduardo Andrés. En ese municipio sacaron 597 votos (4,33%), lo que les deja por primera vez sin representación en ese consistorio vizcaíno. Su hasta ahora único concejal asegura que desde la dirección del partido en Bizkaia “se hizo una lista en la que prescindían de todos los que siempre han estado trabajando para el partido en este municipio”, empezando por él mismo y continuando por el resto de la junta local. “Salvo el que iba octavo, el resto eran personas que habían afiliado en Sestao en diciembre pasado. Al candidato a alcalde ni le conocíamos”, denuncia. Andrés asegura que esa misma situación se ha reproducido en otros municipios vizcaínos, “como Erandio o Durango”.

El presidente del PP de Sestao no ha querido desvelar a quién votó el pasado domingo. O mejor dicho, ha evitado confirmar si lo hizo por la candidatura popular o si optó por otro partido, tal como sugirió que iba a hacer el ya ex portavoz de los populares en el ayuntamiento de Bilbao, Luis Eguiluz, quien dio a entender que apoyaría al PSE. Andrés, en cambio, prefiere no soltar prenda. “Les encantaría que hiciese una declaración así para poder expulsarme, pero no les voy a dar ese gusto”, remarcó.

Más noticias en Política y Sociedad