Público
Público

Derogación de la reforma laboral El PSOE ya firmó la derogación de la reforma laboral con el BNG en enero en el acuerdo de investidura

"Derogaremos la reforma laboral, de la negociación colectiva, respetando los marcos autonómicos de relaciones laborales", acordaron los socialistas en un documento firmado por la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, y la líder del BNG, Ana Ponton. En este acuerdo, a diferencia del pacto con Bildu, no se acotaba ningún plazo.

Adriana Lastra, Rafael Simancas y Néstor Rego
Los portavoces de PSOE y BNG en el Congreso, Adriana Lastra y Néstor Rego, durante una reunión

La firma del PSOE en el acuerdo con Bildu no es la primera rúbrica de los socialistas en un documento que incluye un compromiso para derogar la reforma laboral del PP. En enero, la portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, firmó un texto conjunto con la líder del BNG, Ana Pontón, en el marco de los pactos para lograr la investidura de Pedro Sánchez en el Congreso.

En el documento, el BNG se comprometía a votar a favor del entonces candidato socialista a cambio de una serie de compromisos por parte del PSOE. Estos acuerdos iban desde el ámbito territorial (exigencias propias de la formación para Galicia), hasta el general, donde se incluyen reformas como la mencionada derogación de la reforma laboral o la supresión de otras normas, como la ley mordaza.

En el punto 6.6 del acuerdo, firmado el 3 de enero de 2020, se establece lo siguiente: "Derogaremos la reforma laboral, de la negociación colectiva, respetando los marcos autonómicos de relaciones laborales. Impulsaremos el diálogo institucional incluyendo a todas las organizaciones sindicales que gozan de la condición de más representativas a nivel estatal".

Además, también se establece la derogación de la reforma de las pensiones, de la LOMCE, del artículo 315.3 del Código Penal (que castiga hasta con tres año de cárcel los piquetes que coaccionen en una huelga) y de la ley de seguridad ciudadana.

Existen diferencias entre el acuerdo al que el PSOE llegó con el BNG en enero y el que Unidas Podemos, Bildu y los socialistas firmaron el miércoles. Sin embargo, estas diferencias varían en función de que se tome como referencia el texto original difundido por la formación vasca y firmado por los tres grupos o la "matización" del PSOE que, según los de Sánchez, "anula" el punto referido a la derogación de la reforma laboral.

El documento original establece un compromiso para "derogar de manera íntegra la reforma laboral del año 2012 impulsada por el PP. La derogación deberá ser efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis originada por el covid-19".

La primera distinción respecto al texto pactado con el BNG es la promesa de una derogación "íntegra" (entendiendo por esto la reforma de todas aquellas medidas incluidas en el paquete legislativo de la reforma laboral del PP, aunque ninguna de las formaciones lo ha explicado de forma detallada). La segunda, es que en el documento difundido el miércoles se acota en el tiempo la derogación efectiva, que debería llevarse a cabo antes de que finalicen las medidas económicas y laborales destinadas a paliar la emergencia sanitaria (el objetivo, explican fuentes conocedoras de la negociación, es que los trabajadores dispongan de un marco laboral distinto al diseñado por el PP cuando se supere la covid-19).

Derogación "integra" y plazos temporales

Desde el BNG apuntan a que la derogación completa también era su objetivo, pero el texto afinado con el PSOE dio como resultado una derogación "de la negociación colectiva". Sin embargo, las diferencias se difuminan de forma notable si se atiende a la "aclaración" de los socialistas, que anula el punto primero del acuerdo con Bildu.

"Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos", apunta el PSOE en su nota, que se corresponde exactamente con el mismo texto del acuerdo entre Sánchez e Iglesias para el gobierno de coalición.

Esta segunda versión, al igual que el acuerdo firmado con el BNG, habla en concreto de una reforma en el marco de la negociación colectiva (de cara a diseñar los convenios colectivos). En concreto, los socialistas ponen sobre la mesa tres reformas "urgentes" (ya pactadas con Unidas Podemos): derogación de la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad; derogación de las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo; y derogación de la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

El primer compromiso de los de Sánchez en el acuerdo con Bildu, la derogación del despido por el absentismo causado por bajas por enfermedad, ya se llevó a cabo en febrero, cuando el Consejo de Ministros, en una reforma impulsada por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, eliminó el artículo 52d. del Estatuto de los Trabajadores, que permitía el despido con indemnización reducida si se da un determinado porcentaje de faltas de asistencia al puesto de trabajo.

Más noticias de Política y Sociedad