Público
Público

Barómetro del CIS Se desploma la preocupación por Catalunya y crece por la corrupción y las pensiones

El paro repite como principal problema con un 65,5, seguido de la corrupción y el fraude, que vuelve a repuntar y pasa del 35,1 de enero al 38,7. Más de un 92,8 por ciento de los encuestados por el CIS considera regular, mala o muy mala la situación política del país.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Cargas policiales durante el 1-O. /EFE

La preocupación por la independencia de Catalunya ha caído casi veinte puntos desde el referéndum del 1-O al pasar de ser citado en octubre por un 29% de los ciudadanos como uno de los tres principales problemas del país, a un 11,3% en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado mes de febrero, un descenso de casi 20 puntos.

No obstante, el paro repite como principal problema con un 65,5, seguido de la corrupción y el fraude, que vuelve a repuntar y pasa del 35,1 de enero al 38,7 del último barómetro. 

En concreto, la preocupación por la corrupción subió tres puntos en la encuesta del CIS del mes de febrero, realiza en los días del juicio a la trama valenciana de responsables de Gürtel, pero también aumenta la inquietud por la sanidad y por las pensiones.

La preocupación por este último asunto sube en tres puntos y ya se sitúan entre las diez principales preocupaciones de los ciudadanos, citada por un 8 por ciento de los encuestados, su mayor registro en más de 30 años, desde mayo de 1985, cuando llegó al 11,7 por ciento. Todo, a pesar de que el trabajo de campo de la encuesta se realizó entre el 1 y 14 de febrero, días antes de las masivas manifestaciones de pensionistas en toda España.

Esta encuesta, difundida coincidiendo con el 8-M, Día de la Mujer, revela no obstante que sólo un 2,4% de los encuestados citan la violencia contra la mujer entre sus preocupaciones, dos puntos menos que en enero, mientras que solo el 0,5 por ciento de los encuestados cita "los problemas relacionados con la mujer" como principal preocupación.

La encuesta se realizó en un contexto de estancamiento político en Catalunya, donde los partidos independentistas buscan un acuerdo que les permita investir a un nuevo presidente de la Generalitat que acabe con la intervención de la región por el Gobierno central español.

En todo caso, más de un 92,8 por ciento de los encuestados por el CIS considera regular, mala o muy mala la situación política del país.


Y ello, a pesar de que el trabajo de campo de la encuesta se realizó entre el 1 y 14 de febrero, días antes de las masivas manifestaciones de pensionistas en toda España.

Tras el paro y la corrupción, el tercer problema para los españoles son "los políticos", mencionados por el 24,2 por ciento de los encuestados, seguido de "los problemas económicos" que bajan a un 21,8 por ciento -23,0 en enero- y "la sanidad", cuya preocupación aumenta desde el 9,9 de la encuesta pasada, a un 12,7 por ciento.


Más noticias en Política y Sociedad