Público
Público

El alojamiento de Ayuso El dueño de Room Mate confirma que alquila dos apartamentos a Ayuso por 80 euros al día

Kike Sarasola asegura que su empresa no ha recibido ni un solo euro por ceder sus hoteles a la Comunidad de Madrid y precisa que la presidenta madrileña abonará "personalmente" el alquiler una vez deje el hotel. "Le hemos hecho un paquete. Tiene parking, seguridad, un salón en otro apartamento para trabajar y limpieza".

Kike Sarasola
El empresario Kike Sarasola en una imagen de archivo,

Público | efe

El propietario de la cadena hotelera Room Mate, Kike Sarasola, ha subrayado este miércoles que las informaciones "falsas" sobre el apartahotel en el que está alojada la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el supuesto contrato de medio millón de euros adjudicado a su empresa buscan "ganar rédito político".

Sarasola sí ha reconocido, sin embargo, que su empresa ha alquilado dos apartamentos de lujo en el centro de Madrid a Ayuso por un precio de 80 euros al día, los dos apartamentos. "Le hemos hecho un paquete. Tiene parking, seguridad, un salón en otro apartamento para trabajar y limpieza", ha explicado Sarasola. 

El coste total mensual del alojamiento de Ayuso asciende a 2.400 euros cuando su coste es de 6.000 euros. Sarasola aduce que que por larga estancia el precio por noche se reduce a 80 euros y precisa que la presidenta madrileña lo abonará "personalmente" una vez deje el hotel, como se hace de forma habitual.

En una entrevista con Efe, el empresario asegura no sabe "qué pensar" sobre esta polémica generada en torno a la presidenta madrileña, y si corresponde a "una mano negra" o a "una equivocación", como aseguraron fuentes de la Consejería de Políticas Sociales respecto a la publicación de la información del contrato.

La cadena hotelera ha cedido a la Comunidad de Madrid sus seis hoteles en la capital "de forma altruista" durante la pandemia de la COVID-19, cuatro para personal sanitario y otros dos para personas mayores sin coronavirus por los que no ha cobrado "ni un solo duro", insiste Sarasola, quien en el programa Todo es Mentira, de Cuatro, ha mostrado su enfado con la Comunidad de Madrid por verse salpicado por esta polémica, cuando él se ha limitado a ceder sus hoteles de manera altruista.

Inicio de la polémica

La polémica comenzó por el coste del apartahotel en el que se aloja Ayuso desde el pasado 16 de marzo, ante la duda de si corría a cargo de la Comunidad de Madrid, unas suposiciones zanjadas por el Gobierno regional y la cadena hotelera, que asegura que el pago lo abonará la propia presidenta.

Según publicó el lunes la revista Vanity Fair, el apartahotel donde Ayuso está instalada es una suite de lujo propiedad del empresario hotelero Kike Sarasola, presidente de Room Mate, con un precio de mercado de unos 200 euros al día.

Tras ello, en el Portal de Contratación de la Comunidad de Madrid figuró un contrato de la Consejería de Políticas Sociales atribuido por "error" a Room Mate por un importe de 565.749,58 euros con IVA incluido, ya que el verdadero adjudicatario es la Coordinadora del Tercer Sector.

Posteriormente, ese "error" fue subsanado y el importe se redujo a 240.443,57 euros IVA incluido, inferior al precio inicial puesto que solo se ha puesto en marcha el hotel Alicia, uno de los dos que se iban a adaptar como residencias para ancianos sin síntomas de COVID-19, según han explicado fuentes de la Consejería de Políticas Sociales.

"Qué raro que ayer cuando sacan la noticia de Díaz Ayuso también me sacan a mí que he cobrado 500.000 euros, qué casualidad", denuncia Sarasola, que reta a quien asegure que Room Mate ha cobrado "un solo euro que lo saque".

Insiste Sarasola en que ha sido un proceso "totalmente transparente", al igual que el del alojamiento de la presidenta en uno de sus apartahoteles donde decidió trasladarse, según el empresario, "para poder trabajar porque su piso es muy pequeño".

Sarasola explica que, días antes del inicio del estado de alarma, el equipo de Ayuso se puso en contacto con él para buscar un lugar que reuniera las condiciones de seguridad y de espacio adecuadas porque todos los aparatos tecnológicos y su despacho "no cabían en su casa".

El empresario aceptó porque tiene "el hotel vacío" por la pandemia y cualquier oportunidad de alojar a alguien supone ingresar algo de dinero.

El empresario afirma que no ha recibido dinero por ceder sus hoteles a la Comunidad de Madrid, como tampoco de la Generalitat de Cataluña, País Vasco, Milán, Roma, París o Nueva York, lugares en los que ha habilitado un total de 13 espacios hoteleros "para intentar ayudar".

"Nos ha costado muchísimo dinero, pero lo hemos hecho por amor, por ser solidarios", sostiene Sarasola, que señala que él sume los gastos relativos al hotel y la Coordinadora del Tercer Sector los correspondientes a la atención social y sanitaria, que son los que figuran en el contrato.

Más noticias de Política y Sociedad