Público
Público

Elecciones 10-N Colau, Montero y Lluch: tres mujeres por el diálogo, la plurinacionalidad y los cuidados

En Comú Podem celebró este sábado un mitin en Catalunya con la número dos de Podemos, Irene Montero; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; y la candidata al Senado, Rosa Lluch. Colau reivindicó la "república federal plurinacional" como la única solución posible al conflicto territorial, pero advirtió que "los problemas de la gente" no pueden seguir esperando.

Irene Montero, Rosa Lluch y Ada Colau en un acto durante el segundo día de campaña en Barcelona / PODEMOS

Segundo día de campaña. Irene Montero viaja hasta Barcelona después del debate electoral que se celebró entre los portavoces parlamentarios este viernes por la noche. A Pablo Iglesias no le toca hoy hacer ningún acto. Las protagonistas del día de Unidas Podemos son tres mujeres que reivindican el diálogo, la plurinacionalidad y los cuidados. El mensaje es claro: los partidos tienen que sentarse a hablar para avanzar con el conflicto territorial, pero los problemas de la gente no pueden esperar más a esta resolución.

"Solo hay dos opciones si el PSOE quiere gobernar: o Sánchez es presidente con Cayetana Álvarez de Toledo y el PP, o Sánchez es presidente con Irene Montero", dijo Jaume Asens, el candidato de En Comú Podem este sábado durante un mitin en Barcelona. Fue una de las frases que dijo para presentar el acto que se celebraba a continuación: un diálogo entre la número dos de Podemos, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; y la candidata al Senado Rosa Lluch. Lanzó desde el primer momento el mensaje clave de la campaña: o Unidas Podemos consigue suficientes votos para forzar que el PSOE negocie con ellos una coalición o Sánchez buscará un pacto con el PP utilizando Catalunya como excusa.

Al acto asistieron entre 700 u 800 personas, según la organización, y se celebró en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona). Las tres mujeres sostuvieron que los problema de la gente llevan demasiado tiempo en un tercer o cuarto plano por el conflicto territorial y que hay que comenzar a dialogar de forma inmediata para poner las instituciones al servicio de la gente. Abanderaron el Ayuntamiento de Barcelona como ejemplo de que se pueden seguir cambiando cosas pese a la situación en Catalunya y Montero reivindicó medidas que impulsó Colau durante su primer mandato como el dentista municipal. "El feminismo y los problemas de la gente no pueden esperar más a que se resuelva el conflicto territorial", insistió la alcaldesa.

Irene Montero: "Hay artículos de la Constitución que no se han cumplido desde que hay democracia"

En esta dirección, Montero aseguró que "este país necesita cuidarse blindando los derechos que tenemos reconocidos en la Constitución". Criticó que el artículo del que más se habla sea el 155, "un artículo que elimina el autogobierno y que era consenso en España", y que se olviden por completo otros artículos como el 128 que dice que "toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general". "Este artículo no se ha cumplido en España desde que hay democracia. Si se cumpliera ninguna empresa podría cortarle el luz o el agua a una familia que no puede pagarla ni se podría hacer un desahucio sin alternativa habitacional".

Aún poniendo el foco en los derechos sociales, las tres políticas abordaron las propuestas para Catalunya: Montero alegó que "solo se puede salir de esta situación votando" y Colau afirmó que la "única solución" es la república federal plurinacional para garantizar "igualdad, libertad y fraternidad para todas". "Agradezco que desde Unidas Podemos siempre la hayáis defendido", dijo a sus aliadas. "Existe una España que quiere cuidar a Catalunya, respetar lo que decidáis, pero que no va a renunciar a convenceros de que queremos articular un proyecto de convivencia. Y, seguramente, esa España sea mayoría", también explicó la número dos de Podemos.

Fue un acto en el que, además de reivindicar la plurinacionalidad, la demostraron. Colau repartió sus intervenciones entre el catalán y el castellano, Lluch habló casi todo el tiempo en catalán y Montero en castellano. De hecho, la candidata al Senado explicó en modo de anécdota que realizó los estudios de Bachillerato en Madrid. Contó que entonces, en los años 80, el centro escolar le preguntó a su familia cómo querían recibir las notas: si en catalán o en castellano. Algo que afirmó que no pasaría ahora. 

En este sentido, las catalanas fueron especialmente duras con Pedro Sánchez por renegar de la plurinacionalidad. Y Colau mandó otro mensaje a los partidos independentistas: "El independentismo no puede dar lecciones de responsabilidad ni de gobernabilidad". Afirmó que ERC ha ido cambiando su posición y que celebrar que ahora busque el diálogo y el acuerdo con el Gobierno central, pero les recriminó que fueran ellos los que rechazaron los Presupuestos Generales del Estado de 2019 y "forzaron unas elecciones" que llevaron a la ultraderecha al Congreso.

Más noticias de Política y Sociedad