Público
Público

Elecciones 10-N Sondeos: la crisis catalana reforzaría al PP y haría aún más difícil un Gobierno de Sánchez

El alud de encuestas tras la sentencia del procés permite ya analizar parcialmente el efecto que tendrán sus consecuencias en las calles de Catalunya para la carrera electoral hacia el 10N. Y las primeras conclusiones del gabinete Key Data, en su Observatorio Continuo para 'Público', son contundentes: la derecha saldría beneficiada en su conjunto, pese al hundimiento de Cs, y el PSOE quedaría estancado y con más complicaciones que antes para reunir una mayoría parlamentaria de investidura.

El hemiciclo del Congreso que surgiría de las elecciones del 10N, repartido por bloques ideológicos, según las estimaciones de Key Data para 'Público'.

Al final, la cambiante realidad parece estar traicionando a Pedro Sánchez. Según los sondeos publicados tras la sentencia del procés, la crisis catalana está dando al traste con todos los cálculos del presidente cuando decidió convocar elecciones anticipadas, y tras el 10-N tendría aún más difícil que ahora conformar una mayoría de Gobierno en el Congreso de los Diputados.

Eso es lo que concluyen, por el momento, los análisis del gabinete demoscópico Key Data, en su último desk research elaborado con las encuestas realizadas cuando ya habían comenzado los grandes disturbios callejeros que provocó la condena del Supremo por sedición contra los líderes políticos soberanistas.

En el momento del adelanto electoral, Sánchez contaba con una estimación casi unánime de que el PSOE estaba subiendo rápidamente en las preferencias de los electores, mientras que Unidas Podemos se debilitaba y el PP permanecía estancado en los niveles más bajos de su historia. Pero casi inmediatamente después Íñigo Errejón saltó a la palestra de las generales con Más País –arrebatando los escaños que confiaban en ganar los socialistas y aumentando el número total de votos podemitas–, y tras la histórica sentencia contra el 1-O y sus consecuencias, se derrumbaron todas las previsiones electorales de La Moncloa.

Según esta nueva oleada de estimaciones de Key Data, el PSOE no sólo ha frenado su ascenso, sino que incluso ha empezado a caer, con lo que perdería más de un punto de su porcentaje de votos válidos y quedaría un escaño por debajo de los que tiene ahora. En cambio, el PP se dispararía hasta rozar el centenar de diputados, al ganar casi cinco puntos y 33 escaños, fundamentalmente a costa del descalabro de Albert Rivera, que hundiría a Ciudadanos hasta la quinta plaza, por detrás de Vox, como se puede ver en el siguiente gráfico comparativo:

Estimación de escaños para las elecciones del 10N, según las proyecciones de Key Data para 'Público', comparados con los resultados del 28A.

Auge de la ultraderecha y debilitamiento de Podemos

Pero la rebelión callejera de los jóvenes catalanes, y las grandes movilizaciones ciudadanas contra la sentencia del Supremo, también impulsarían –según las estimaciones de Key Data– el auge de la ultraderecha: Vox mantendría intacto su número de votos a pesar del descenso de la participación y con ello obtendría seis diputados más de los que tiene actualmente. La formación neofranquista de Santiago Abascal llegaría a los 30 escaños, a sólo dos de Unidas Podemos.

El partido de Pablo Iglesias sufriría una importante caída (dos puntos menos) por la escisión de Errejón y perdería una decena de diputados, aunque el conjunto total de votos podemitas (UP y Más País sumados) aumentaría con respecto al 28A. Un crecimiento del número de votantes izquierdistas que sin embargo –y como consecuencia de la ley electoral diseñada para blindar el bipartidismo– se saldaría con un descenso de cuatro escaños en la suma de los de ambos partidos, como se puede ver en la siguiente tabla completa de estimaciones:

Tabla completa de estimaciones de Key Data para las elecciones del 10N, comparadas con los resultados del 28A.

La suma de votantes podemitas aumentaría en unos 427.000, pero UP y Más País sumarían cuatro escaños menos que el 28A pese a subir del 14,3% al 16,9% de los votos válidos el 10N  

Estos cálculos indican que Unidas Podemos perdería a un 19% de sus votantes (alrededor de 700.000 votos), pero como un millón largo de electores votarían por Más País (dándole sólo 6 diputados), la suma de sufragios podemitas aumentaría en 427.000 a pesar de que la participación total bajaría más de cuatro puntos. Y entonces quedaría patente la enorme desproporción del sistema electoral: al ir por separado, con casi un 17% de los votos válidos sacarían cuatro escaños menos que los de UP el 28A con el 14,3% de las papeletas.

En el otro lado, la debacle de Ciudadanos sería demoledora para Rivera: perdería casi el 40% de sus votantes (más de 1,6 millones) y 33 de sus 57 escaños, quedándose con sólo 24 diputados e incapaz ya de influir en la formación de Gobierno ni siquiera como partido bisagra. La suma del "trifachito" sí reuniría seis diputados más –gracias al desproporcionado ascenso del PP por la Ley d'Hondt en la España "vaciada"–, pese a quedar medio punto más abajo que antes en porcentaje de votos válidos, pero seguiría muy lejos de la mayoría absoluta.

Al mismo tiempo, la suma de las izquierdas se reduciría en cinco diputados y eso haría prácticamente imposible que Sánchez reuniese el apoyo parlamentario suficiente para volver a ser investido presidente: aunque lograse los votos a favor de UP, MP y el PNV seguiría a diez escaños de la mitad más uno (176). Y difícilmente apoyaría Esquerra Republicana ese conglomerado en la actual situación de enfrentamiento entre La Moncloa y la Generalitat, y con su líder Oriol Junqueras sometido a una larguísima pena de prisión.

ERC superaría al PSC en 3 diputados y la CUP sacaría 1

Además, en Catalunya, ERC ganaría de calle con 15 diputados al Congreso (tres más que el PSC) y la antisistema Candidatura de Unidad Popular (CUP) entraría por primera vez en el Congreso con un parlamentario. En cambio, Ciudadanos perdería tres escaños y sólo obtendría dos, empatado con Vox.

El resto de los resultados por comunidades, según las estimaciones de Key Data, se pueden ver en este próximo gráfico interactivo (pasando el cursor sobre las barras aparecen los datos completos):

Queda patente cómo la formación naranja prácticamente desaparecería en muchas autonomías: además de en Catalunya, perdería también tres diputados en Madrid y Castilla-La Mancha, pero se estrellaría catastróficamente en Castilla y León –donde no le quedaría ni uno solo de los ocho escaños que ahora tiene– y perdería seis en Andalucía, más de la mitad de los que obtuvo el 28A.

En general, el desastre generalizado de Ciudadanos beneficiaría al PP, aunque el Partido Popular también recuperaría su fuerza electoral por el retorno a sus filas de un cuarto de millón de sus votantes que se habían ido a la abstención desengañados y ahora volverían a desfilar hacia las urnas como reacción a la crisis catalana.

No cabe duda de que el conflicto político entre la Generalitat y el Estado español, judicializado ante el Supremo, está volviendo a movilizar al electorado, ya que ahora se prevé que la participación sea casi del 71%, cuando antes de la sentencia del procés las encuestas la situaban en torno al 68,5% por el cansancio de los votantes, llamados a las urnas cuatro veces en cuatro años.

De todas formas, si se cumplen estas estimaciones, el panorama político posterior al 10N será todavía más complicado e inestable que el que ahora ha impedido consolidar un Gobierno mayoritario.