Público
Público

Elecciones 2-D El PP retrasa las decisiones sobre las elecciones de 2019 a la espera de su "improbable" triunfo en Andalucía 

Oficialmente, los conservadores mantienen que el adelanto electoral anunciado esta semana no ha influido en su hoja de ruta, pero en privado reconocen que toca centrar todos los esfuerzos en Andalucía, y avanzan que Pablo Casado dará margen a las direcciones territoriales para escoger a sus candidatos para 2019. Aunque su aspirante a la Presidencia, Juanma Moreno, consiga un resultado peor que el de 2015, lo darán por bueno si logra formar gobierno con Ciudadanos.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno. EFE

El discurso oficial del PP machaca que su maquinaria electoral para las municipales, autonómicas y europeas de 2019 está hoy en marcha y funciona a pleno rendimiento, pero en privado los conservadores reconocen que la toma de decisiones de cara a estos procesos ya se está ralentizando.

Los conservadores reconocen que ganar a Díaz se antoja "improbable", y hoy el objetivo es formar gobierno con Ciudadanos

Dirigentes del PP consultados por Público explican que hoy todos los esfuerzos se centran en Andalucía, a apenas mes y medio de las elecciones del 2 de diciembre, y asumen que les toca tragarse su discurso sobre la importancia de que gobierne la lista más votada, para llegar a un pacto con Ciudadanos en esta región.

Reconocen también que ganar estas elecciones se antoja "improbable", pero se muestran optimistas sobre las posibilidades de entendimiento con los naranjas para expulsar al PSOE de Susana Díaz de la Junta de Andalucía. De hecho, este es su objetivo más realista.

El jueves, el líder de Cs en la región, Juan Marín, se comprometió públicamente a no respaldar una nueva investidura de Díaz como presidenta; intentaba así desmarcarse del Ejecutivo al que ha sustentado durante tres años, y hasta hace poco más de un mes, y disputarle el espacio político de la derecha al PP -al parecer, crecido por los sondeos que anticipan este escenario, despreciados por los conservadores-.

En el PP remarcan la ausencia de credibilidad de Cs, que hasta hace días era el sostén del PSOE, el partido al que que hoy critica con fiereza

Así las cosas, desde el Partido Popular remarcan la ausencia de credibilidad de Cs, que hasta hace días era el sostén del PSOE, el partido al que que hoy critica con fiereza, y se preparan para echar el resto en la campaña.

El líder del PP, Pablo Casado, dará el pistoletazo de salida a la precampaña este domingo, y a partir de ahí las caras más visibles de su formación desfilarán por los distintos territorios para insuflar oxígeno a un candidato que no puede decirse favorito de la actual dirección. 

Moreno apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias por la Presidencia del PP, pero Casado decidió mantenerle en su puesto, consciente de la ausencia de tiempo para construir un nuevo liderazgo en Andalucía antes de la cita con las urnas. 

El error de Sánchez: perder el tren de las andaluzas

En otro orden de cosas, las fuentes consultadas sostienen que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cometido un error de bulto al dejar pasar el tren y no convocar elecciones generales al mismo tiempo que la presidenta andaluza. Interpretan que un PSOE andaluz movilizado le habría beneficiado considerablemente, y al mismo tiempo que habría puesto fin al desgaste que, afirman, sufre día tras día desde hace algo más de mes y medio. 

Al PP no le interesan elecciones de inmediato. El 'efecto Casado' aún no se deja notar en las encuestas, y Sánchez acaba de sellar con Unidos Podemos un acuerdo sobre los Presupuestos para 2019

La dimisión de dos ministros y el cuestionamiento de otros tantos, -entre ellas la titular de Justicia, Dolores Delgado, reprobada por Congreso y Senado-, así como sus dificultades para gobernar con 84 diputados, son factores que debería haber tenido en cuenta, en lugar de aferrarse al sillón presidencial, según el relato del PP. El partido de Casado retrata al jefe del Ejecutivo como alguien obsesionado por su trascendencia en términos históricos, y empeñado en resistir en La Moncloa contra viento y marea, pase lo que pase.

No obstante, el grueso de los dirigentes consultados dan por hecho que Sánchez podrá mantenerse en su puesto hasta otoño de 2019, y hay quienes recuerdan que los resultados de las autonómicas, municipales y europeas de mayo servirán como termómetro y, quizás, contribuirán a acelerar los acontecimientos.

Lo cierto es que a los conservadores no les interesan elecciones de inmediato, que el efecto Casado que insisten en vender aún no se deja notar en las encuestas, y que Sánchez acaba de sellar con Unidos Podemos un acuerdo sobre los Presupuestos para 2019 -aunque para tramitarlos deberá granjearse el respaldo de otras fuerzas parlamentarias-.

Esta misma semana, en el PP daban por hecho que los dos grandes partidos de izquierdas lograrían sellar este acuerdo, y reconocían que el pacto es gasolina para que el Ejecutivo Sánchez siga funcionando. Ante las cámaras, sin embargo, la consigna más repetida por el Partido Popular es que el Gobierno se está desmoronando, que el presidente no tiene más remedio que convocar elecciones generales de inmediato.

Más noticias en Política y Sociedad