Público
Público

Elecciones Andalucía 2-D Ciudadanos intenta resolver dos paradojas

La resaca del debate deja claro que la pelea en la derecha está abierta y que el partido de Rivera quiere su parte del pastel del voto de derechas mientras que en la izquierda Susana Díaz y Teresa Rodríguez no parecen tener muchas ganas de entenderse

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Juan Marín, presidente de Ciudadanos en Andalucía, retratado por Laura León

La campaña de las autonómicas andaluzas vivió esta mañana la resaca del primero de los debates televisados que se producirán antes del 2 de diciembre, fecha de la votación. Los candidatos y candidatas, después de terminar tarde en Canal Sur, se lanzaron de nuevo hoy a la carretera, a tocar y dejarse tocar por la gente. Susana Díaz se fue a la provincia de Huelva; Juanma Moreno a la de Granada; Teresa Rodríguez, a la de Málaga , y Juan Marín, también a la de Huelva.

El debate dejó claras dos cosas. Por un lado, que Ciudadanos habita dos paradojas que se resolverán solas el próximo día 2, con la votación. Y por otro, que las izquierdas tienen que superar aún muchos desencuentros para que la Comunidad tenga estabilidad tras los comicios, si el partido de Albert Rivera mantiene su no a Susana Díaz.

El diccionario de la RAE define paradoja como “empleo de expresiones o frases que encierran una aparente contradicción entre sí”. Esto es lo que sucede con el discurso de Ciudadanos en estas autonómicas. Así, por un lado, Marín defiende su labor en estos últimos tres años y medio en que, sin entrar en el Gobierno, ha dado su apoyo a la presidenta Díaz y, a la vez, manifiesta que no cuente con sus votos para repetir la jugada. Y, por otro, Marín dice que si con el PP suman un solo sufragio más que la izquierda y eso les permita hacer un Ejecutivo, lo harán, pero, al mismo tiempo, carga con dureza contra la inutilidad de los conservadores.

Ciudadanos ha decidido competir por el liderazgo de la derecha en Andalucía con el PP de Moreno

La que esconden estas dos paradojas es que la realidad, para sorpresa de Moreno, es que Marín, una vez comprobado que ninguna encuesta le da a PP y a su partido la mayoría suficiente para derrocar a Díaz, ha decidido competir con todo lo que tiene por el liderazgo de la derecha. Ciudadanos va a por todas en estos comicios y después de pasearse en Andalucía por el centro político gracias a su acuerdo con el PSOE, busca ahora pescar en el caladero del voto tradicional conservador, presentándose como la derecha útil, la que ha conseguido bajar el impuesto de Sucesiones y el IRPF por primera vez, tras 36 años de fracasos del PP.

Se nota la mano de Albert Rivera en estas andaluzas, que ha enfocado con mucho menor riesgo personal y político -tras una lesión producida jugando al tenis- que el que ha decidido tomar Pablo Casado, quien se ha montado una caravana propia con la que hace campaña. Adelantar al PP -o quedarse muy cerca- es el resultado que necesita Rivera para que, tras la victoria en Catalunya, se le ponga cara de alternativa de gobierno.

Los candidatos a la Presidencia de la Junta por el PSOE, Susana Díaz; el PP, Juanma Moreno (2d); Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez (d), y Ciudadanos, Juan Marín (i), al comienzo del primer debate a cuatro de la campaña para las elecciones del 2 de diciembre, en Canal Sur Televisión. EFE/Julio Muñoz

Esta mañana, dijo Marín al respecto de estos asuntos: ”Si PP y Cs suman los suficientes escaños para que en Andalucía haya cambio político, se va a dar. Tengan la seguridad porque no habría un andaluz que nos perdonara que no lo hiciéramos. Hay 40 años de hartazgo con el mismo gobierno y las mismas políticas". "Es el momento de dar el salto y que Andalucía crezca”, recoge Europa Press. Y, preguntado por el nivel de confianza que despierta entre los andaluces después de que firmara un acuerdo de investidura con el PSOE la pasada legislatura, Marín defendió la utilidad del acuerdo, pero culpó al PSOE por “romper la confianza porque no quiere cambiar absolutamente nada”.

Desencuentros por la izquierda

Los desencuentros por la izquierda entre la presidenta Díaz y la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, siguen vivos y no parece que, a pesar de que la presidenta evitó grandes críticas y encontronazo tanto en el debate como en el análisis posterior al mismo, hacia Adelante Andalucía, y, de manera indirecta, trató de llamar la atención sobre las cosas en las que esta de acuerdo con Rodríguez, ninguna de las dos tenga ganas en este momento de entenderse. Esto, su relación, podría dificultar la gobernabilidad de la Comunidad tras el 2-D.

Así, mientras Susana Díaz manifestaba esta mañana que su preferencia es formar un gobierno en solitario "que no dependa de nadie" y trataba de meter presión a los partidos para que no escurran el bulto de la gobernabilidad si, una vez conocidos los resultados de estos comicios, los números no les dan para desalojar al PSOE del Gobierno andaluz, Rodríguez arremetía contra la presidenta.

Díaz: "Cuando uno no puede gobernar, no puede impedir que otro lo haga, porque no se puede culpar a los ciudadanos"

"Cuando uno no puede gobernar no puede impedir que otro lo haga, porque cuando a uno no le votan no puede hacer culpables a los ciudadanos y menos impedir que se gobierne y que haya oportunidades en tu tierra”, dijo Díaz en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press. Esto es algo sobre lo que pidió explicaciones durante el debate a cuatro a las fuerzas políticas, sobre todo a esa "especie de matrimonio mal avenido" que forman, según dijo, el candidato del PP, Juanma Moreno, y el de Ciudadanos, Juan Marín. "Se dicen que no se soportan pero que se van a unir para quitar al PSOE o quitarme a mí, eso es un mal síntoma y por eso les pregunté si iba a bloquear y a generar estabilidad”, añadió Díaz.

Mientras, Rodríguez analizó que la presidenta estuvo "en un segundo plano, a la defensiva y con el mismo discurso de hace tres años y medio", lo que revela, a su juicio, "el agotamiento enorme de su proyecto”. Sí saludó que la socialista haya "copiado", dijo, alguna de las propuestas que lleva Adelante Andalucía en su programa electoral para el 2D, como por ejemplo "exigir a las empresas que contraten con la Junta que demuestren que cumplen la normativa laboral y los convenios". "Si Susana Díaz y el PSOE-A van a asimilar esa propuesta nos parecerá maravilloso pero durante estos años de legislatura han ignorado completamente cada medida que hemos puesto en la mesa para proteger a los trabajadores”, recoge Europa Press.

Más noticias en Política y Sociedad