Público
Público

Elecciones 10-N Sánchez e Iglesias se encarnizan: si el PSOE no duerme tranquilo, que cambie de colchón

El líder socialista y el secretario general de Podemos acentúan sus ataques a medida que se acercan las elecciones del 10-N

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y Pedro Sánchez, líder del PSOE y presidente del Gobierno. / EFE

Los ataques entre los secretarios generales del PSOE, Pedro Sánchez, y de Podemos, Pablo Iglesias, se acentúan a medida que se acercan las elecciones del 10 de noviembre, comicios que las dos formaciones se acusan mutuamente de haber provocado por la falta de voluntad de acuerdo.

Si la pasada el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aseguró que "no dormiría tranquilo" de haber aceptado ministros de Podemos, esta mañana ha sido Pablo Iglesias quien le ha sugerido que se cambie el colchón, además de acusarle de "mentir" y de necesitar "acaparar todo el poder para dormir tranquilo".

"Pedro me mintió, me dijo antes y después de las elecciones generales que haríamos un gobierno de coalición y yo confié en él", ha afirmado Pablo Iglesias, que también ha sugerido que el socialista no le quería en su gabinete porque se siente más cómodo si no hay nadie que le haga sombra.

En su entrevista en Antena 3, Pablo Iglesias ha afilado más los dardos que dirige al presidente del Gobierno en línea con la nueva estrategia del partido de atacar al jefe del Ejecutivo en funciones para denunciar que, a diferencia de lo que han hecho sus presidentes autonómicos, él ha decidido no pactar con la izquierda para mirar a Ciudadanos.

También le ha restado importancia a la posibilidad de que Íñigo Errejón vuelva a la política nacional, algo que en su opinión sucederá "más tarde o más temprano" porque lo autonómico "es algo que no le ha interesado nunca". Y ha sugerido que su ex número dos podría regresar de la mano del PSOE.

Isabel Celaá defiende el 'insomnio' de Sánchez

A las acusaciones de Pablo Iglesias ha respondido este viernes la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, que ha dicho que el presidente "en absoluto mintió" cuando ofreció un "gobierno de colaboración" al líder de Unidas Podemos.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha defendido que no se equivocó ayer al usar una expresión sobre la que ha girado buena parte del debate político hoy. "Ni yo dormiría tranquilo ni tampoco el 95% de los ciudadanos, entre ellos votantes de Podemos", dijo Sánchez. Preguntada por ello, la ministra portavoz ha remarcado que "todo el mundo sabe lo que quiso decir el presidente".

Sin embargo, Ciudadanos ha llevado al Congreso su "asombro" por las declaraciones de Sánchez y ha registrado varias preguntas, entre ellas si "piensa que la presidenta de Navarra duerme bien por las noches con Arnaldo Otegi como socio".

La socialista María Chivite, que obtuvo la investidura en la comunidad foral gracias a la abstención de EH Bildu, gobierna en Navarra con Geroa Bai y Podemos dentro del Ejecutivo.

Casado: "No es un destino inevitable para España"

También el presidente del PP, Pablo Casado, ha incidido en esta misma idea al asegurar que él no podría dormir tranquilo si hubiera pactado con Bildu y ha defendido que su formación puede estar satisfecha porque ha hecho su trabajo y ha descubierto a un presidente del Gobierno que no quería "gobernar" y que "ha disfrutado" en funciones.

"Sánchez y el PSOE no son un destino inevitable para España", ha defendido Pablo Casado, que no entiende cómo Sánchez "pretende con esa arrogancia decir que no le hace falta a nadie".

Pablo Casado ha hecho estas acusaciones en el mismo día en que se ha conocido que Twitter y Facebook suspendieron 359 cuentas atribuidas a su partido, dedicadas a potenciar la opinión pública artificialmente en las semanas anteriores a las elecciones del 28 de abril pasado y a aumentar la interacción mediante "comportamientos de spam".

Suspensión de cuentas de Twitter atribuidas al PP

Todas las cuentas se crearon en un periodo de dos meses, entre febrero y marzo de 2019, según las conclusiones de la red social hechas públicas en su informe de transparencia, ante lo que el Partido Popular ha dicho que "nunca ha creado cuentas falsas" y que esta operación podría responder a lo que "puedan hacer los usuarios de la red que, bajo su responsabilidad, interactúan con las cuentas".

Según la base de datos aportada por la red social, las más de 200 cuentas suspendidas se administraban desde diferentes puntos de España, y en su mayoría se dedicaban a criticar a Sánchez y al resto de partidos, al mismo tiempo que ensalzaban el discurso de Casado. 

Más noticias en Política y Sociedad