Público
Público

ELECCIONES VASCAS Casado recurre a la simbólica Ermua para lanzar la campaña del PP vasco

El líder de la formación conservadora ha visitado la localidad de Miguel Ángel Blanco para mostrar su apoyo a Carlos Iturgaiz, designado a dedo como candidato a lehendakari tras la fulminante destitución de Alfonso Alonso. En los discursos ha habido críticas al PSOE por su supuesta complicidad con EH Bildu.

Casado
El líder del PP, Pablo Casado. EFE/Chema Moya

El "espíritu de Ermua" ha entrado en el primer folio del guión de Carlos Iturgaiz. El candidato del PP vasco se ha encontrado esta mañana con el líder nacional de la formación conservadora, Pablo Casado, en el pueblo de Miguel Ángel Blanco. Allí han dado el puntapié inicial de la campaña de los populares en Euskadi tras el terremoto que supuso la fulminante destitución de Alfonso Alonso. 

"El PSOE con Sánchez a la cabeza se sigue apoyando en Bildu, en los herederos de los terreroristas que no han condenado el asesinato de nuestros compañeros ni los 300 asesinatos sin esclarecer. Ahora ostentan responsabilidades y han permitido que Sánchez sea presidente del gobierno de España", afirmó Casado durante su discurso en la sede del PP de Ermua. Justo detrás había un cuadro con el rostro de Miguel Ángel Blanco.

El máximo responsable del PP defendió el acuerdo electoral alcanzado con Ciudadanos en Euskadi, el cual implicó una grave crisis interna que acabó con la carrera política de Alonso y supuso la designación a dedo de Iturgaiz como candidato a lehendakari. "Aquí teníamos que ir unidos los constitucionalistas", subrayó. Habló además de la "generosidad" del PP a la hora de establecer esta coalición. De hecho, Ciudadanos es una formación residual en Euskadi. 

Casado también formuló duras críticas al PNV, partido al que acusó de no ser "honrado" ni tampoco "honesto". Se refirió entonces la tragedia del vertedero de Zaldibar, situado cerca de Ermua, para recordar que tres semanas después hay "dos familias destrozadas que aún no han encontrado los cuerpos de sus seres queridos". 

El líder del PP insinuó incluso que pueden existir "motivos electorales o económicos" detrás del "mantenimiento de una infraestructura como ese vertedero mortal de Zaldibar". Habló también de "ocultamiento de datos" ante esta "catástrofe ambiental". 

Del mismo modo, acusó al PNV de ser "un partido de derechas que es capaz de aliarse con los que presumen del comunismo", en referencia a Podemos. Rechazó además las transferencias de la gestión de la Seguridad Social o de las cárceles, tal como figura en el calendario pactado entre el Ejecutivo de Sánchez y el Gobierno Vasco. En el caso de las prisiones, Casado cree que se utilizará para "favorecer" a los presos de ETA.

"Gratitud y deuda"

"Te vamos a estrujar y traer en muchas ocasiones", le había dicho un rato antes Iturgaiz, quien realizó un breve discurso en el que reivindicó al PP como la única formación que "defiende claramente la unidad de España, la constitución española y las libertades". "Ese espacio solo lo ocupa el PP vasco. Otros estuvieron un día, pero se marcharon y se aliaron con los que quieren destrozar España", lanzó en dirección al PSOE.  

El candidato designado por Madrid mostró su "gratitud y deuda" hacia el PP nacional y recordó, al igual que Casado, los años duros de ETA. "Este partido se ha hecho en base a sudor y lágrimas", remarcó.

Más noticias de Política y Sociedad