Público
Público

PP vasco La derechización del PP de Casado en Euskadi: de Alonso a Iturgaiz en 48 horas

Los perfiles de Alonso y Iturgaiz no podrían ser más distintos y la nueva apuesta de Génova deja entrever la clara preferencia de Casado por candidatos cercanos a la ultraderecha.

El exlíder del PP vasco, Alfonso Alonso, junto a Carlos Iturgaiz y Javier Maroto. EFE
El exlíder del PP vasco, Alfonso Alonso, junto a Carlos Iturgaiz y Javier Maroto. EFE

marta monforte

Punto y final. Alfonso Alonso, el máximo responsable del PP vasco, ha anunciado este lunes al resto de la dirección autonómica que no seguirá al frente de la formación conservadora y que abandona la vida política tras ser defenestrado por el líder de los populares, Pablo Casado. El pulso, al final, lo ganó Madrid: "Siempre manifesté y vuelvo a manifestar que no podemos renunciar a un proyecto político y a su carácter nacido de la tierra", ha señalado en su despedida.

Han sido unos días de infarto en la sede del Génova 13. El miércoles PP y Cs cierran en acuerdo en Euskadi, el jueves los naranjas presumen de que han arrancado dos puestos de salida a los conservadores. Ese mismo día, por la tarde, el PP vasco califica de "inasumible" la coalición con Ciudadanos. El viernes, Alonso planta a Génova y saltan las alarmas: 48 horas después, la dirección de Madrid lo cesa. El sábado, el todavía candidato a lehendakari guarda silencio. Finalmente, el domingo mantiene una reunión con el secretario general del PP, Teodoro García Egea, en la que no llegan a acuerdo. Más tarde, Casado le comunica su cese y Génova designa a Carlos Iturgaiz como su sustituto.

Iturgaiz apuesta por la colaboración con Vox para hacer frente al "Gobierno fasciocomunista que quiere romper y destruir España"

Los perfiles de Alonso y Iturgaiz no podrían ser más distintos y la nueva apuesta de Génova deja entrever la clara preferencia de Casado por candidatos cercanos a la ultraderecha. Mientras que Alonso apela a un PP "centrado y moderado" que de autonomía a sus dirigentes territoriales y afirma que Vox no es constitucionalista —lo que ha generado tensiones constantes con la dirección de Madrid reclamando una 'vuelta al centro' de Casado—, el ahora candidato a lehendakari apuesta por la colaboración con la formación de extrema derecha para hacer frente al "Gobierno fasciocomunista que quiere romper y destruir España" y dirige palabras amables al líder de Vox, Santiago Abascal.

De 54 años y de familia con orígenes carlistas, Iturgaiz representa a los más duros entre los duros del PP. Creció políticamente a la sombra de Jaime Mayor Oreja y de José María Aznar. Comenzó su actividad política como concejal en su localidad natal de Santurtzi (Bizkaia) y en 1991 pasó al Ayuntamiento de Bilbao, periodo en el que Jaime Mayor Oreja le nombró secretario general del PP vasco, hasta que en 1996 le relevó como presidente de los populares vascos, cuando Mayor Oreja marchó a Madrid como ministro del Interior del Gobierno de José María Aznar.

A lo largo de su carrera, tanto en Euskadi como en Bruselas, donde ha sido europarlamentario hasta 2019, ha protagonizado varias polémicas. Siempre ha estado encuadrado en el sector más a la derecha del PP, enarbolando un discurso muy duro contra el aborto, el matrimonio gay, el nacionalismo vasco y últimamente contra el independentismo catalán.

 Alonso dice 'agur' 30 años después 

Treinta años después de iniciar su carrera en el PP, Alonso dice 'agur'. El dirigente ha desempeñado cargos destacados en el partido: fue alcalde de Vitoria, diputado, portavoz en el Congreso y ministro de sanidad con Rajoy. "Es decisión grave", ha señalado este lunes, adoptada tras comprobar que no cuenta con "la confianza del partido" a nivel nacional. "En esas circunstancias, es imposible seguir ostentando esta responsabilidad", afirmó.

"No es posible ejercer el liderazgo sin capacidad de decidir algunas cosas", ha explicado el exministro. Sobre Casado, ha señalado que ambos tienen "una manera diferente de entender España y de cómo se articula su diversidad". "Me preocupa ser leal yo. Me podré haber equivocado, pero siempre he tenido la intención de actuar con la máxima de las lealtades", respondió Alonso cuando le preguntaron sobre deslealtades por parte de la dirección nacional del PP.

"Esto es muy serio y traerá cola. Alonso no es un cualquiera", detallan fuentes del grupo parlamentario popular a Público. "Es un alcalde, portavoz y ministro" —continúan—y se le ha ninguneado". Las citadas fuentes aseguran que son varios los dirigentes que critican en privado las formas utilizadas por la dirección del PP contra Alonso y que temen que la "obsesión" de Casado por refundir la derecha aliándose con Ciudadanos acabe por dinamitar el partido a nivel interno.

"Tenemos un problema si echamos del PP a personas como Sémper y Alonso"

La dimisión de Borja Sémper, exportavoz del PP en el Parlamento vasco, anunciado el pasado mes de enero puso de manifiesto que las dos "almas" del PP siguen sin confluir. Sémper llevaba ya varios meses mostrando sus discrepancias con el giro del partido hacia posiciones más extremas tras la irrupción de Vox y lamentaba que "el populismo reaccionario" arrastrara a su formación. "Tenemos un problema si echamos del PP a personas como Sémper y Alonso", aseguran voces de la dirección popular, que lamentan que el acercamiento a Vox les esté haciendo perder el "gran caudal político por el que siempre nos hemos identificado".

Borja Semper y Alfonso Alonso en una imagen de archivo / EFE

Además de las discrepancias estratégicas con Génova, Sémper, al igual que Alonso, no estaba de acuerdo con la imposición de las listas por parte de Madrid. Según revelaron diversas fuentes en el momento de la dimisión del exortavoz, Sémper había "llegado a su límite" y estaba "quemado" con la actitud de Génova. En la última campaña electoral el presidente del PP guipuzcoano prefirió mantenerse a un lado, sin aparecer en los actos de bajo impacto realizados por el candidato impuesto por Casado en Gipuzkoa, Íñigo Arcauz. El motivo: su absoluto distanciamiento de Arcauz, fiel a la línea más conservadora. 

Tras la dimisión de Alonso, el partido deberá encaminarse hacia un nuevo congreso, en el que tendrá que elegirse al sustituto del hasta ahora presidente. Desde ahora y hasta entonces, ese cargo será ocupado por la actual secretaria general, Amaya Fernández, una de las dirigentes populares más cercanas al expresidente vasco.