Público
Público

CRISIS EN EL PP VASCO Alfonso Alonso abandona la dirección del PP vasco: "Me dedicaré a otra cosa"

El presidente de la formación conservadora en Euskadi anuncia su retirada 24 horas después de que Pablo Casado le comunicase que no será candidato a lehendakari. Se abre así una crisis de imprevisibles consecuencias a seis semanas de las elecciones autonómicas.

Alonso dimisión
El líder del PP vasco, Alfonso Alonso, en la junta celebrada en Vitoria. EFE/ David Aguilar

Se acabó. Lo acabaron. Alfonso Alonso, máximo responsable del PP vasco, ha anunciado este lunes al resto de la dirección autonómica que no seguirá al frente de la formación conservadora tras ser defenestrado por Pablo Casado. El pulso, al final, lo ganó Madrid.

Es la crónica de una dimisión anunciada. Desde hacía meses se especulaba cuándo sería el día en el que Casado haría dimitir a Alonso. Hasta hace apenas unos días, en el PP vasco confiaban que no habría terremotos hasta después de las elecciones autonómicas, convocadas para el 5 de abril. Sin embargo, las discrepancias de Alonso con el acuerdo firmado en Madrid entre las respectivas cúpulas del PP y Ciudadanos han acelerado los acontecimientos.

El alejamiento de Alonso se ha filtrado mientras estaba reunida la Junta Directiva del partido en Vitoria. La reunión había sido convocada antes de que se conociera que Casado había decidido retirar la confianza al hasta ahora líder del partido en Euskadi para depositarla en el ex europarlamentario Carlos Iturgaiz, que será quien finalmente se presentará como candidato a lehendakari del PP vasco. Se abre así una crisis de imprevisibles consecuencias dentro de este partido, ya de por sí golpeado por los malos resultados en territorio vasco.

Los rostros compungidos que se vieron en el inicio de la reunión se mantenían intactos hora y media después, cuando llegó el momento de las declaraciones. O mejor dicho, de la declaración final de Alfonso Alonso, a quien sus compañeros habían recibido con un aplauso, ese mismo aplauso que el líder del partido en el País Vasco hubiese preferido no recibir jamás.

Treinta años después de iniciar su carrera en el partido, llegó el momento de decir agur. "A la última vienen", bromeó ante una sala repleta de periodistas. Instantes después, confirmó lo que para entonces ya era noticia: su dimisión "irrevocable y firme" como presidente del PP vasco. Dijo que era una "decisión grave", adoptada tras comprobar que no cuenta con "la confianza del partido" a nivel nacional. "En esas circunstancias, es imposible seguir ostentando esta responsabilidad", afirmó.

"Voy a dedicarme a otra cosa, que no sé qué es. Esto no lo tenía previsto", dijo en otro tramo de su intervención, en la que acabó con un nudo en la garganta. "Me preocupa ser leal yo. Me podré haber equivocado, pero siempre he tenido la intención de actuar con la máxima de las lealtades", respondió cuando le preguntaron sobre deslealtades por parte de la dirección nacional del PP.

No se va

Aclaró también que abandona la política activa, pero no se va del partido. En cuanto al acuerdo del PP con Ciudadanos, dijo que en todo momento era "favorable a que haya una coalición", aunque cree que hubo una "diferencia de interpretación" sobre este asunto. "Por supuesto, siempre manifesté y vuelvo a manifestar que no podemos renunciar a un proyecto político y a su carácter nacido de la tierra", remarcó.

La dirección autonómica del partido queda ahora en manos de la secretaria general, Amaya Fernández, quien tomará las riendas de forma temporal. Alonso lo verá todo desde fuera.