Público
Público

Nuria López, secretaria general de CCOO Andalucía "PP y Cs no pueden ser rehenes de los 400.000 votos y 12 diputados de Vox en Andalucía. Tienen que gobernar para todos"

La secretaria general de CCOO en Andalucía afirma que la reforma laboral es "la madre del cordero" del aumento de la desigualdad, del deterioro en las condiciones de vida de los trabajadores y alerta de que no atacar la raíz de los problemas cuando la izquierda gobierna provoca desafección por el sistema en las clases trabajadoras

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6

Nuria López, secretaria general de CCOO en Andalucía. Un retrato de Laura León.

Nuria López (Écija, Sevilla, 1978) dirige las Comisiones Obreras (CCOO) de Andalucía. Recibe a Público en su despacho de la sede sevillana. En esta entrevista afirma que el sindicato está a la espera de ver cómo concreta el nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos las medidas que han pactado. López tiende la mano a acuerdos, “el color del libro no nos importa", pero no a cualquier acuerdo, "sí nos importa su contenido”, afirma.

Así, ubica con claridad al sindicato en la defensa de la educación y la sanidad públicas, de los derechos y las libertades de las mujeres, y apuesta por la formación y la búsqueda de oportunidades en un mundo en el que la tecnología está provocando un impacto muy profundo en las relaciones laborales. “Esperamos que PP y Cs gestionen para todos y no sean rehenes de los 400.000 votos y doce diputados de Vox”, afirma. "Si las auditorías son con la calculadora para despedir, va a tener enfrente al sindicato", avisa.

López insiste a lo largo de toda la entrevista en que la reforma laboral es la madre del cordero del aumento de la desigualdad, del deterioro en las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y analiza que tal vez un factor importante, aunque no único, en la abstención de la izquierda en Andalucía y en la desafección de las clases trabajadoras hacia el sistema tenga que ver con esto. “Los problemas de raíz no se han tocado. La gestión de los partidos de izquierdas tiene que convertirse en una alternativa razonable. Y practicable”, afirma.

Sigue un resumen de las reflexiones de López, según los temas tocados en la entrevista.

La abstención en la izquierda

La izquierda no ha sabido plantear una alternativa ilusionante para la gente. Los diez años de crisis han. venido a romper los elementos que hasta ahora habían equilibrado a la sociedad. Han desgastado el sistema de pensiones, los salarios, los mecanismos de intermediación, los servicios públicos. Había un agotamiento y una desigualdad y la gente no ha ido a votar.

No creo que haya sido una única causa la que ha llevado a la izquierda a perder los votos. Han sido muchas cosas, también el desgaste de la administración andaluza y las políticas de ajuste. Se recortaba en España en los servicios públicos. Aquí hubo una idea de mantener estructuras, pero también se erosionaron porque no venían recursos económicos. Si en aquel momento se hubiera sido más valiente o más claro y se hubiera dicho: tenemos que afrontar medidas porque se nos imponen, a lo mejor la gente hubiera entendido los mensajes.

Por tanto, se mezcla todo, la desigualdad, el hartazgo, los agravios comparativos. La crisis catalana también ha tenido un impacto importante. Se ha hablado mucho de la desigualdad territorial y poco de la desigualdad social.

Desafección de la clase trabajadora

Se ha creado un desorden para que en el desorden puedan amasar las grandes multinacionales. El autónomo de la esquina está tan machacado como el trabajador. En las grandes empresas financieras se concentra la mayor parte de la riqueza. En estos años de crisis se ha erosionado la democracia y la confianza en las instituciones. Los partidos de izquierdas no han sido capaces de plantear el problema del paro, de la precariedad.

Los temas de debate público

Cuando hablamos de resituar la agenda social, tenemos que ponerle nombre y apellidos porque si no llegan otros partidos, otras instancias, otros grupos de presión y hablan de la agenda social, pero les ponen el nombre y apellidos que ellos quieren: Catalunya, inmigración, privatizaciones, como mejorar la eficacia y la eficiencia, con eufemismos.

Nosotros hablamos de empleo, de cómo acabar con las tasas de paro enormes, de cómo acabar con la precariedad y los salarios de miseria, de cómo le ponemos freno a la subcontratación enorme y también de los problemas de la siniestralidad laboral y de los problemas de fondo de los servicios públicos. Que en lugar de exenciones fiscales se controle y que la riqueza no se vaya a paraísos fiscales. Si se reducen ingresos de dónde se sacan ingresos. Esta es nuestra agenda social. La agenda social de otros es el enfrentamiento entre trabajadores y nunca cómo reconstruir el sistema con sus elementos vertebradores y de solidaridad. El que pierde es siempre el currito.

Bajada de impuestos y servicios públicos

El mensaje que lanza con la primera medida nos preocupa enormemente. Si se saca dinero del presupuesto, y si se habla de aumentar la sanidad, la educación -de dependencia no ha hablado el gobierno-, pero se sacan de la bolsa recursos nos tendrá que decir por qué vía va a obtenerlos ¿Eso significa que va a aumentar la deuda?

Auditorías y despidos

Las auditorías bien, vale. Entiendo que el Gobierno puede hacerlo. Entendemos que se pueden reducir altos cargos y personal de confianza, pero no se puede criminalizar a la gente que trabaja en los servicios públicos como se hizo en la campaña. Y en estos primeros tiempos el Gobierno lo está haciendo. Está poniendo en tela de juicio a los empleados públicos, que son los que han sostenido los servicios públicos durante la crisis, con mucho esfuerzo, y están en una situación de hartazgo, porque no se ve todo el esfuerzo que se ha hecho. A nosotros lo que nos preocupa es que las auditorías sirvan para esconder cosas. No se puede medir todo en términos económicos. Todos y cada uno de los servicios públicos tienen un impacto en las personas que menos tienen y eso es un valor intangible enorme.

Nunca vamos a aceptar despidos de los trabajadores, ni en las agencias ni en ninguna empresa privada. De hecho, los combatimos. Si se habla de crear empleo, no se puede destruir. Los servicios públicos hay que reforzarlos. Hay que hablar de reorganización del trabajo, de elementos de futuro… háblese. Y hágase, por supuesto, con la representación sindical votada por los trabajadores y en los marcos de diálogo establecidos. Aquí no vale llamar al vecino, al primo, al amigo.

"Nunca vamos a aceptar despidos de los trabajadores. Ni en las agencias públicas ni en ninguna empresa privada"

Aquí hay unas reglas, y se tiene que hablar en las mesas de diálogo social representativas. Está muy bien que haya auditorías que conozcan la realidad de las empresas, que conozcan todo el conjunto de actividades, pero una vez dicho esto, las cosas con la calculadora no se pueden hacer, hablamos de agencias públicas que apagan incendios, por ejemplo. Si las auditorías son con la calculadora para despedir, va a tener enfrente al sindicato. Y otra cosa más: El Gobierno en ninguno de sus acuerdos ha dicho si va a cumplir el acuerdo que se firmó en junio de 2018 con los empleados públicos para recuperar los derechos que durante toda la crisis se han perdido. De eso no hablan nada.

Y cuando se habla de despolitización, a mí me tienen que explicar qué es eso, ¿qué es despolitizar? Dicho desde un partido político. ¿Quítate tú para ponerme yo? ¿Despolitizar qué es? Lo que tiene que haber son criterios objetivos que garanticen que los funcionarios cumplen las normas establecidas y que dejen trabajar. Lo que tiene que haber son criterios objetivos que garanticen la prestación de los servicios públicos que dejen trabajar a los profesionales con las normas establecidas.

Concertación social

Nuestro interés solo es el de los trabajadores y trabajadoras. Será el Gobierno el que decida cómo quiere gestionar. Nosotros entendemos que el diálogo social es necesario siempre. Siempre. Tanto el bilateral en la negociación colectiva como con los gobiernos. Siempre vamos a querer incidir en aquellas políticas que impactan en los trabajadores y trabajadoras y el presupuesto de la Junta impacta en su vida. Y las normas van a perjudicar o beneficiar. Queremos hablar con los gobiernos para que las leyes tengan una visión del mundo del trabajo y puedan tener un impacto más positivo. Queremos incidir en las políticas públicas que impactan en la vida de la gente. El diálogo será abierto, como con todos los gobiernos. No nos importa el color del libro, sino lo que contenga el libro, y que eso se cumpla y se evalúe. Es un mandato estatutario. Nosotros desde el minuto cero estamos diciendo que mano tendida.

La irrupción de Vox

Van contra los derechos humanos. Estamos hablando de saltarse algunas normas, cuando se habla de expulsiones de inmigrantes se saltan las reglas establecidas, y las reglas del juego que hoy hay en este país, ademas de suponer un desconocimiento absoluto del Estado de las autonomías. Algunos deberían de leerse el Estatuto de Autonomía. En CCOO siempre vamos a defender la Constitución y el Estatuto de Autonomía, que también intentaremos mejorar.

El acuerdo de Vox y PP dice algunas cosas que nos preocupan porque podrían vulnerar los derechos más fundamentales de las andaluzas. En CCOO, entendemos que el nuevo Gobierno, ni PP ni Ciudadanos, van a ser rehenes de 400.000 votos. Tienen que gestionar para los 8 millones y medio de andaluces. Entiendo que las posiciones no las marcarán los 12 diputados de Vox. No creo que sean rehenes de lo que digan. Y Juan Marín no creo que lo vaya a ser. Porque si no, entonces, apaga y vámonos. Confiamos en que no sea Vox el que marque el discurso del Gobierno.

Feminismo y el 8M

Nos preocupa el discurso de enfrentamiento entre hombres y mujeres que nada tiene que ver con lo que es el feminismo y lo que persigue. El terreno de juego no lo puede marcar un grupo minoritario. En esto no se puede dar ni un paso atrás. Todo deben ser pasos adelante. Le vamos a exigir al Gobierno andaluz que haya políticas públicas que sensibilicen, que creen opinión, que generen sinergias para que la igualdad en los centros de trabajo, pueda seguir avanzando, para que se cumplan las leyes.

Queremos que haya reglas del juego serias y claras. Y sobre todo en estos temas. En materia de igualdad. Que se implementen normas para ejecutar el pacto estatal y que los centros de información a la mujer se refuercen desde la Junta de Andalucía, porque las mujeres no pueden verse solas. Tenemos que luchar conjuntamente para detectar y combatir situaciones de acoso y violencia. Se pueden detectar muchas situaciones, cuando una mujer no se siente bien, cuando llora, son síntomas de determinadas situaciones de violencia, de acoso: tenemos la obligación de tirar adelante. Una de cada dos mujeres cobra menos del SMI.

"Las huelgas salen bien o mal en función de la implicación. Haremos huelga de dos horas por turno y aumentaremos a 24 horas donde se pueda"

Por tanto, nosotros vamos a hacer lo que hicimos el año pasado. Una huelga de dos horas por turno, que aumentaremos a 24 horas en aquellos centros de trabajo en los que las compañeras y compañeros nos digan que ven condiciones objetivas para hacerlo, porque lo han acordado. Las huelgas salen bien o mal en función de cómo los trabajadores se impliquen. Lo que queremos hacer es que se produzca una gran contestación social, una gran demostración de que el sistema no está funcionando y de que durante la crisis económica se han hecho algunas cosas para que las mujeres vuelvan al mundo privado y salgan del mundo del trabajo. No echar dinero a la dependencia, limitar la Oferta Pública de Empleo donde las mujeres metían cabeza por igualdad mérito y capacidad, eso significa que las mujeres no están en plenitud de condiciones en el mundo del trabajo.

Nuestro compromiso es absoluto. Para nosotros todos los días son 8M. Nosotros reivindicamos la negociación colectiva, porque llevaba aparejada los planes de igualdad. Ahora, las empresas han visto una oportunidad para no hacerlos. Por tanto, vamos a hacer huelga donde se pueda, pero si no, reforzaremos con el paro de 2 horas por turno. Queremos sensibilizar y crear para futuro, no enfrentar. No. podemos caer en el plano de la ultraderecha. Hay que evitar eso a toda costa. En eso siempre perdemos los mismos y ganan siempre los mismos.

Sanidad y educación

El papel lo aguanta todo. Los acuerdos de Gobierno no dicen cómo se refuerza la sanidad y la educación. No se habla nada de oferta de empleo público. Todo lo que afecte al marco laboral tiene que ser negociado y hablado en las mesas sectoriales que están para eso. Se lo decíamos al gobierno anterior y se lo decimos a este gobierno. ¿Cómo se van a cubrir las bajas vegetativas en la administración?¿Qué dice el Gobierno de esto? Los acuerdos no dicen nada de esto.

Hay en ellos cosas que puedes compartir, otras que no terminan de verse cómo van a ser, y cosas que rechazamos porque apuntan a una privatización encubierta de determinadas cosas, como la elección de médico. Nos gustaría que el Gobierno dijera si va a cumplir con el compromiso al que llegó el anterior Ejecutivo, por tanto, Junta de Andalucía, de cumplir los acuerdos en materia de recuperación de derechos.

Ahí había conciliación, paternidad, subidas salariales, procesos de oferta extraordinaria para cumplir la demanda y reducir los empleos temporales en la administración. Esto es vital para garantizar el empleo y estabilidad en la administración y para que las personas que menos tienen puedan tener servicios elementales y sustanciales. Una cosa es lo que dice el papel y otra si realmente el Gobierno tiene vocación de diálogo.

Concertar el bachillerato

Concertar el bachillerato no nos suena bien. Pero estas son de las cosas con las que pretenden entretenernos para que nos distraigamos de la mayor. Nos preocupa la oferta pública de empleo. Si dices, voy a reforzar la escuela pública, de 0 a 3 años, que eso está muy bien: oferta pública de empleo, ¿No? Como el papel no dice eso, queremos escuchar qué dice el Gobierno.

Y en cada ámbito, nos tendrán que decir para que tengamos una educación integradora y en igualdad. Que nos diga cómo va a reforzar el Servicio Andaluz de Salud. No vemos oferta pública de empleo por ningún lado y conocemos por otras CCAA gobernadas por el PP en las que ha habido grandes contestaciones sociales porque se ha intentado privatizar parcialmente la sanidad y la educación. Esperemos que este gobierno sea más inteligente. CCOO va a defender la sanidad y la educación pública.

La industria y los incentivos

Queremos que se concreten las propuestas. Ahora hablan de incentivos fiscales para la industria. Eso es muy antiguo ya. No van a venir más empresas porque les des más incentivos. Las empresas vienen y se van. Solo vas a recaudar más si tus habitantes tienen mayores salarios. Nos preocupa que el consejero no haga un dibujo y hable de las cosas más antiguas. Tenemos que hablar de la revolución tecnológica, que es la que está cambiando el mundo. Y Andalucía no lleva nada trabajado. Hay que hablar de los impactos de los procesos productivos y de las nuevas oportunidades. Hay que hablar de renovables. ¿Vamos a ir a los incentivos fiscales otra vez?

Todas las industrias en su justa medida y de manera sostenible y regularizada, no liberalizadas, con normas objetivas que permitan compatibilizar los entornos y empleos de calidad son importantes para Andalucía. Desde Almería hasta Huelva, cada provincia tiene su especialidad. Habría que reunir la mesa de la industria para analizar lo que se lleva haciendo. Y para ver qué se puede hacer a futuro. ¿Este es el gobierno del cambio? ¿Otra vez vender suelo? ¿Otra vez vamos a alicatar Andalucía?

La reforma laboral

Pedro Sánchez se comprometió a cambiar elementos de la reforma laboral y no se están cambiando. Y esa reforma esa la madre del cordero, porque esa reforma hace que se rompan las reglas del juego del mundo laboral, hace que la gente lleve a su casa 300 euros, que no pueda pagar la luz. Luego hay otra serie de leyes que también impactan, las sanitarias, educativas, pero la principal y la prioritaria que da en el corazón, es la reforma laboral, la que hace la primera distribución de la renta, el salario.

"Los problemas de raíz no se han abordado. La gestión de la izquierda tiene que convertirse en una alternativa razonable"

Al presidente del Gobierno le exigimos que cambie la reforma laboral en los aspectos más sustanciales. Que se ponga orden en la subcontratas, que se ponga orden en la negociación colectiva, que el empresario no te pueda despedir porque sí, porque le da la gana. Que haya un control de los horarios, para que quien va con Glovo, por ejemplo, pueda tener un salario. Hay que tocar cosas que son elementales y que cambiarían desde el centro de trabajo. Por eso, nosotros le insistimos que ahí está la madre del cordero. Esa es la agenda social. Apostamos por hacer preponderar el Convenio sectorial sobre el de empresa.

Quizá por eso persiste la desafección, porque los problemas de raíz no se han tocado. La gestión de los partidos de izquierdas tiene que convertirse en una alternativa razonable. Y practicable. Decimos que se establezca una negociación colectiva para que haya salarios y condiciones dignas. Y eso tienen que hacerlo. Sí o sí. Muchos empresarios están viendo cómo ganar espacio porque entre las propias empresas se genera competencia desleal. Tú pagas impuestos, el convenio colectivo, pero el de la esquina no. Con lo cual piensas en rebajar. El problema de este país es la desigualdad anclada en la reforma laboral. De ahí saldrían muchas cosas. En el mercado de trabajo hay que poner orden.

Prespuestos del Estado y Estatuto de Autonomía

La disposición adicional tercera es la primera vez después de la crisis que se cumple. Hay que valorarlo. La gente tiene mucha necesidad. Hay más recursos para gasto social, inversión pública y vivienda. Lo hemos pedido hasta la saciedad, es de justicia que la inversión llegue. Los presupuestos tienen que aprobarse. La bandera no vale solo sacarla para el conflicto. La austeridad mata los servicios públicos, las inversiones, la capacidad. Es una buena noticia que la propuesta no sea de austeridad. Supone más recursos para sanidad, para dependencia. Si vienen más recursos para Andalucía y esos presupuestos van a permitir desarrollar competencias, hay que aprobarlos.

Más noticias en Política y Sociedad