Público
Público

Juicio al procés ERC pide a la JEC que presione al Supremo para que aparte a Vox del juicio al 'procés' durante la campaña

Los dos letrados del partido ultraderechista que le representan como acusación popular en la causa son además candidatos a las elecciones generales por Madrid y Zaragoza. El partido de Oriol Junqueras critica que, de mantenerse esta situación, "comportará que la formación política Vox tenga más visibilidad de la que le corresponde". 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Captura de la señal institucional del Tribunal Supremo, del secretario general de Vox, Javier Ortega Smith (d), y el vicesecretario jurídico de Vox, Pedro Fernández (i), durante la sesión del juicio al procés. /EFE

Nueva ofensiva contra los ultraderechistas de Vox en el juicio a la cúpula del procés. ERC, el partido que lidera Oriol Junqueras, procesado en la causa y número uno en su lista al Congreso de los Diputados en las elecciones del 28 de abril, ha presentado un escrito ante la Junta Electoral Central (JEC), en el que pide a este órgano que requiera al Tribunal Supremo, responsable de enjuiciar la causa, que impida que la formación de derecha radical siga actuando como acusación popular durante "todo" el periodo electoral. 

De no hacerlo, sostiene ERC, "comportará que la formación política Vox tenga más visibilidad de la que le corresponde"

El documento al que ha podido acceder Público, fechado el 3 de abril, pide también a la JEC que abogue por la suspensión de las declaraciones de todos los testigos coincidiendo con la campaña, que arranca a las 00.00 horas de este viernes, y que se prolongará durante dos semanas. Precisamente, el viernes 12 se cumplen los dos meses de un juicio que teóricamente iba a prolongarse en torno a tres meses, si bien las defensas ya dan por hecho que no concluirá antes de junio o julio. El Alto Tribunal tiene agendadas sesiones hasta el 25 de abril, y hoy no contempla suspender estas declaraciones.

"Teniendo en cuenta que el juicio tiene una gran repercusión mediática por el hecho de su transmisión por medios de comunicación tanto públicos como privados"..."comportará que la formación política Vox tenga más visibilidad de la que le corresponde, de acuerdo con la LOREG, perjudiciando al resto de candidaturas que se presenten a dichas elecciones y especialmente a Esquerra Republicana de Catalunya-Sobiranistes", reza el texto. 

Además, los dos letrados de Vox, que simultanean su papel en el juicio con sus cargos en la dirección del partido, van en los puestos 2 por Madrid y 1 por Zaragoza en las listas del partido ultra al Congreso de los Diputados. Son Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, y Pedro Fernández, que además de desempeñar este rol es vicesecretario Jurídico de su formación.

En noviembre, el Supremo rechazó la expulsar a Vox de la causa. Sólo le recordó que la acusación debe actuar "conforme a las exigencias de buena fe"

El partido ultra, que ha reconocido abiertamente que el juicio es un altavoz electoral impagable, se ha caracterizado por mantener un perfil bajo especialmente en las últimas semanas, por cuestionar de manera desordenada en interrogatorios clave, e incluso por olvidar las preguntas más relevantes -como ocurrió en la testifical del major de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero-.

Por contra, ha destacado por su intento -frustrado por el presidente de la Sala de Lo Penal, Manuel Marchena- de luchar contra los lazos amarillos, en solidad con los presos preventivos independentistas-, o por españolizar los términos Generalitat o Mossos ('Generalidad' y Mozos'), siempre luciendo la bandera de España en la muñeca

En noviembre, el Supremo rechazó la petición de la defensa de Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, para que expulsara a Vox de la causa. El Alto Tribunal sólo recordó a los ultraderechistas que la acusación debe actuar "conforme a las exigencias de buena fe".

El partido de Abascal es capaz de simultanear su deseo reconocido de enviar a prisión al expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, así como su promesa de acabar con la autonomía catalana y prohibir los partidos independentistas, con su rol como acusación en la causa, sin que la Sala dude en ningún momento de su "buena fe".

Más noticias en Política y Sociedad