Público
Público

Los escándalos del rey Juan Carlos Gobierno y Zarzuela se plantean apartar al rey emérito de la Familia Real si se abre la investigación judicial

La decisión podría presentarse como una iniciativa de Juan Carlos de Borbón para no comprometer a su hijo. Las dudas están en si afectaría también a la reina Sofía y en si podría seguir viviendo en el Palacio de la Zarzuela. El Ejecutivo y la Casa Real están en la estrategia de proteger a Felipe VI de los escándalos de su padre. Se barajan distintos tiempos para un pronunciamiento público del jefe del Estado, aunque lo más probable es que espere a la decisión de la Fiscalía.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el rey Felipe VI, tras prometer su cargo en el Palacio de la Zarzuela en Madrid.- EFE/Juan Carlos Hidalgo POOL
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el rey Felipe VI, tras prometer su cargo en el Palacio de la Zarzuela en Madrid.- EFE/Juan Carlos Hidalgo POOL

manuel sánchez / alejandro lópez de miguel

Hay más que nerviosismo y preocupación en el Gobierno y en la Casa Real por los escándalos financieros sobre el rey emérito que están saliendo a la luz, y ya  están estudiando todo tipo de escenarios y posibilidades con un objetivo primordial: proteger a la Felipe VI y blindar la forma política del Estado, la monarquía parlamentaria.

Contemplan apartar a Juan Carlos de Borbón de la Familia Real si la Fiscalía reclama la apertura de una investigación judicial

Para ello, el rey está dispuesto a dar los pasos que considere necesarios y, según personas del entorno de la Casa Real, no le temblará el pulso si tiene que hacerlo.

De hecho, según las fuentes consultadas, una de las posibilidades que hoy se barajan pasa por expulsar a Juan Carlos de Borbón de la Familia Real si, finalmente, la Fiscalía del Tribunal Supremo reclama la apertura de una investigación penal contra el monarca -posicionamiento esperado para finales de agosto o principios de septiembre-.

Esta decisión, que no dejaría de suponer un gesto de censura a la actuación del rey emérito -además de un cortafuegos para el actual jefe del Estado-, correspondería a Felipe VI, pero en estas circunstancias lo más probable es que la renuncia se tramitara, al menos formalmente, a petición del anterior monarca como forma de asumir sus responsabilidades.

Los miembros de la Familia Real tienen privilegios protocolarios y de tratamiento, y además tienen la posibilidad de vivir en el Palacio de Zarzuela

La Familia Real está actualmente compuesta por el rey Felipe VI, su esposa (la reina consorte, Letizia), sus hijas (Leonor, princesa de Asturias y la infanta Sofía) y los padres de éste (el rey emérito, Juan Carlos I, y la reina emérita, Sofía). El rey, tras el proceso sucesorio de 2014, decidió reducir la Familia Real a sólo estos seis miembros, pasando sus hermanas y el resto de familiares a la consideración de familia del rey. 

Los miembros de la Familia Real tienen privilegios protocolarios y de tratamiento, y además tienen la posibilidad de vivir en la Casa Real, ubicada en el Palacio de Zarzuela.

Por ello, una de las dudas que se presentarían si finalmente se diera este paso y el rey emérito dejara de formar parte de la Familia Real sería si podría seguir viviendo en la Zarzuela. Otra incógnita sería si la salida del rey emérito también arrastraría fuera de la Familia Real a la reina Sofía.

Lo único que está decidido a día de hoy es que el rey tendrá que dar una explicación, y se busca que haya una reacción que pueda dar la imagen de honestidad y contundencia, pero el debate también está en cuándo hacerlo.

Primero, la gira autonómica

Los reyes llevan semanas visitando todas las comunidades autonómas para escenificar su interés por las repercusiones de la pandemia, en el marco de una gira que ha sido promovida por el Gobierno, y que consideran que está dando buenos resultados. En la mayor parte de las ocasiones, los reyes se mantienen a tiro de cámara, pero siempre lejos de los micrófonos, sin comparecer ante los medios que les siguen. 

Lo más probable es que el rey no salga al paso de los escándalos de su padre hasta que concluya la gira por todas las autonomías, previsiblemente a finales de mes.

Después, se tendrá que celebrar el tradicional encuentro veraniego en el palacio de Marivent, en Mallorca, donde suele haber una comparecencia conjunta del monarca y el presidente del Gobierno. Aquí, cabría la posibilidad de que el rey se pronunciara sobre los escándalos que afectan a su padre.

El rey tendrá que pronunciarse una vez que la Fiscalía tome una decisión sobre la investigación a su padre

Sin embargo, las fuentes consultadas, que apelan a la lógica más que a tener información concreta al respecto, indican que la Casa Real va a esperar a tomar cualquier decisión sobre su comparecencia a que la Fiscalía se pronuncie sobre si reclama la apertura o no de una investigación judicial al rey emérito por sus cuentas en Suiza. Si la decisión es investigar al monarca, nadie duda de que el rey tendrá que salir a dar explicaciones a los ciudadanos, aunque tampoco se descarta que lo haga en el caso de que el Ministerio Público concluya que no es posible investigar a sus padres. 

A la espera de esta decisión, los rumores sobre el futuro de Juan Carlos de Borbón crecen, y hasta se apunta a que el monarca podría irse del país si se le abre un nuevo frente judicial. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo no contemplan esta posibilidad, que ven disparatada, y aseguran que el rey emérito asumirá las responsabilidades que puedan derivarse de sus actuaciones.

Operación 'salvar a Felipe VI'

En el Gobierno de coalición, por su parte, tienen muy clara la estrategia de salvar a Felipe VI, al menos en el caso del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y de los ministros del PSOE. La diferencia de posturas entre el Partido Socialista y su socio, Unidas Podemos, a cuenta de la monarquía y de la sombra de corrupción que se cierne sobre el emérito son de sobra conocidas, fueron tenidas en cuenta antes de sellar la coalición y hoy no suponen un elemento de especial fricción. 

De hecho, mientras el propio Sánchez afirma que la Casa Real ha hecho esfuerzos por marcar distancias con Juan Carlos I, desvinculando a Felipe VI de los negocios de su padre, en Unidas Podemos siguen reclamando la apertura de una comisión de investigación parlamentaria sobre las finanzas del emérito. A falta de que la Mesa del Congreso de los Diputados vote la solicitud de reconsideración presentada por UP la pasada semana, el PSOE ya ha votado en contra de investigar a Juan Carlos de Borbón hasta en tres ocasiones, siempre apoyado por PP y Vox.

Unidas Podemos tiene claro que, hoy por hoy, el PSOE seguirá apuntalando a la Casa Real

Los portavoces de la formación de Pablo Iglesias, además, han defendido que las sospechas sobre Juan Carlos I sí han erosionado la imagen del actual jefe del Estado, además de abrir "un debate sobre la utilidad de la monarquía". En la misma línea, sostienen que las nuevas revelaciones evidencian que "se ha estado utilizando la Jefatura del Estado para intereses y negocios privados que han servido para que sus miembros se hicieran millonarios aprovechando su posición".

Pese a ello, también tienen claro que, hoy por hoy, el PSOE seguirá apuntalando a la Casa Real. Por su parte, seguirán recordando que apuestan por un jefe del Estado votado por los españoles, y no por obra y gracia de la línea sucesoria, pero nada apunta hoy a que estas diferencias puedan tensar su relación con el PSOE hasta límites peligrosos.

Tras las revelaciones sobre su cuenta offshore, en marzo, en la que Felipe VI constaba como beneficiario, la Casa Real emitió un polémico comunicado reconociendo que estaba al corriente de la existencia de esta cuenta desde un año antes, y manifestando la renuncia del rey a la herencia de su padre. Este último gesto es puramente simbólico, sin valor jurídico, ya que el Código Civil prohíbe renunciar a la herencia de una persona que sigue viva.

Además, Zarzuela decidió publicar el comunicado el mismo día en que entró en vigor el estado de alarma, el domingo 15 de marzo, con el país confinado y paralizado por la emergencia del coronavirus. También decidió retirar al emerito su asignación anual, de alrededor de 200.000 euros. Sólo tres días después, Felipe VI pronunció un discurso televisado, dada la gravedad de la pandemia. No hubo ninguna mención al escándalo que estremecía los cimientos de la Casa Real. 


Más noticias de Política y Sociedad