Público
Público

Europa se convierte en el paraíso fiscal de Latinoamérica

Holanza, Suiza y Luxemburgo son, junto a Panamá, los países más utilizados para evadir impuestos en los países latinoamericanos, según ha denunciado Oxfam

Un canal en Amsterdam.- EFE

PÚBLICO | EFE 

La utilización de paraísos fiscales se ha multiplicado por cinco en Latinoamérica durante los últimos 15 años, según un estudio de Oxfam, y tres de los cuatro países más utilizados para evadir impuestos son europeos: Holanda, Suiza y Luxemburgo. El cuarto es Panamá. 

Saber cuánto dinero está oculto "es difícil, precisamente por la naturaleza misma de estos flujos", pero hay investigadores que calculan que suma "aproximadamente entre 20 y 32 billones de dólares" a nivel global. "Un volumen equivalente al PIB de las dos potencias mundiales, Estados Unidos y China, juntas", señala.

El informe de Oxfam, que ha sido presentado en La Paz (Bolivia) por Susana Ruiz, repsonsable de justicia de la ONG, reclama la creación de "una lista negra de los destinos de la evasión fiscal con sanciones verdaderamente efectivas" para hacer "más difícil la huida de este dinero necesario para escuelas y hospitales públicos". 

Además, el texto señala que se debería "incrementar la transparencia en la información financiera" para evitar los desfalcos e impulsar una "ley de lucha contra paraísos fiscales". En su análisis, Ruiz pone en valor la "ejemplaridad de Ecuador", que aprobó en referéndum el año pasado que "los cargos electos públicos no puedan tener cuentas ni activos en paraísos".

Las Islas Caimán recibe 7 veces más inversión que Brasil

A nivel mundial, "las Islas Caimán atraen siete veces más inversión que Brasil y tres veces más que China", según Oxfam. "Más de la mitad del comercio mundial pasa por paraísos fiscales", que a su vez generan "el 45 % de los beneficios empresariales", recalca citando datos del economista francés Gabriel Zucman, autor del libro La riqueza oculta de las naciones: Investigación sobre los paraísos fiscales.

Oxfam mantiene que, de los 170.000 millones de dólares que los países en desarrollo dejan de recaudar cada año, 100.000 millones se deben a la evasión fiscal de grandes empresas.

Esa cantidad sería suficiente para proporcionar educación a 124 millones de niños sin escolarizar y para costear la atención sanitaria que podría salvar la vida de seis millones de menores, según el análisis de esta organización sobre unos paraísos que solo unos pocos pueden "disfrutar". EFE

Más noticias