Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Palma

EXCLUSIVA | Las cloacas de Palma El juez de la mafia balear acusa a su antecesor y al fiscal sin haber mirado el sumario del caso

En más de un año desde que asumió la instrucción, Miquel Florit ni siquiera ha abierto el armario donde siguen bajo llave los miles de folios del sumario del caso Cursach, pero se ha dedicado a indagar posibles irregularidades de la investigación sobre la trama mafiosa, arriesgándose a invalidar las actuaciones judiciales. El juez incluso ha recibido una reprimenda del Tribunal Superior de Baleares por no presentar una exposición razonada de las imputaciones contra los que le precedieron.

Publicidad
Media: 4.35
Votos: 20

El juez Miguel Florit (izquierda) a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Baleares, con su abogado, para testificar sobre la querella por prevaricación que afronta por haberse incautado de móviles de periodistas. | EUROPA PRESS

El rapapolvo que acaba de recibir el juez Miquel Florit, actualmente encargado del caso Cursach, por parte del Tribunal Superior de Justícia de Illes Balears es de órdago: le ha devuelto, con una durísima reprimenda, la causa que remitió a sus superiores con las acusaciones de la Policía contra el magistrado y el fiscal que le precedieron en la investigación de la mafia policial balear que trabajaba para el famoso "rey de la noche" de Palma.

Porque Florit ha tratado de pasarle a ese TSJIB la patata caliente de unas graves imputaciones contra el juez Penalva y el fiscal Subirán, ambos aforados, sin asumir su responsabilidad de decidir si procede o no encausar a los dos investigadores que han pasado cuatro años afrontando una pesadilla de obstrucciones e incluso amenazas mafiosas. Por no hacer, Florit ni siquiera presentó la preceptiva exposición razonada que justificase la persecución judicial del juez y del fiscal por unas supuestas filtraciones de informes no declarados secretos, como las que se producen cotidianamente en muchos juzgados españoles.

Así se lo han dejado bien claro, en lenguaje seco y cortante, los tres magistrados que respondieron a su oficio del 3 abril mediante un auto al que Público ha tenido acceso y que expone los siguientes "Razonamientos Jurídicos":

Razonamientos Jurídicos del TSJ de Baleares para devolver, con reprimenda, el oficio del juez Florit contra su antecesor Penalva y el fiscal Subirán.

El TSJ reprocha al juez Florit que le enviara el informe policial "automáticamente", sin razonar si era o no procedente investigar

De hecho, el Alto Tribunal expone un único razonamiento jurídico que desmonta de plano el oficio de Florit (las negritas son nuestras):

ÚNICO. El Ministerio Fiscal solicitó que se remitiera a esta Sala de manera inmediata el informe de la policía para que si esta lo estimara oportuno ordenara continuar la investigación respecto de los dos aforados.

Tal petición no debió ser atendida automáticamente por el instructor por cuanto ha de ser éste, que conoce las actuaciones, quien decida si procede o no elevar la exposición razonada que, en el caso, dice estar incorporada a un auto susceptible de recursos, como en el mismo se indica, y que, por ello puede ser eventualmente dejado sin efecto o modificado por el propio instructor o por la Audiencia Provincial.

Lo pertinente sería que el instructor, de considerarlo adecuado, redactara una exposición razonada a este Tribunal y que previamente a su elaboración diera traslado a todas las partes personadas para que informaran sobre la conveniencia de elevar la causa a esta Sala.

Más duramente no se puede reprender a un juez por no haber hecho su trabajo. Pero sí se le puede reprochar todavía más claramente su dejación de responsabilidad, tal como hace la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Baleares cuando asevera:

Advertencia del TSJ de Baleares al juez Florit sobre su deber de hacer una exposición razonada si "pretende declinar su propia competencia" para que sean imputados el magistrado y el fiscal que le precedieron en el caso Cursach.

"Las dos líneas del auto [de Florit] no cumplen, ni de lejos, los referidos requisitos", afirma el Tribunal Superior

En resumen:

resulta indispensable que el Juez instructor que pretende declinar su propia competencia, exponga las razones que determinarían la incoación por el Tribunal Supremo del procedimiento especial contemplado en los arts 750 a 756 LECrim” (...)

En todo caso, las dos líneas contenidas en el Antecedente de Hecho Cuarto del Auto remitido no cumplen, ni de lejos, los referidos requisitos.

Mientras no se remita la citada exposición y se decida sobre la competencia ésta radica en el instructor que, por ello, debe abstenerse de enviar a la Sala cualquier material instructorio.

Por tanto, continúa el auto, el Tribunal Superior de Justicia:

HA DECIDIDO
Devolver al Juzgado de su procedencia el material acompañado al oficio remisorio para que prosiga con la tramitación de la causa y, en su caso, se actúe de conformidad al razonamiento jurídico único de esta Resolución.

Contra la presente resolución no cabe interponer recurso. 

Pocas veces se lee una desautorización tan rotunda de la labor de un magistrado que, además, pretende que se procese al juez y al fiscal de la causa

Pocas veces se ha visto una bronca judicial semejante desautorizando la labor de un magistrado, y en algo tan serio como la puesta en marcha de un procedimiento contra un juez y un fiscal que, además de ser por supuesto aforados, son los que le precedieron en la investigación de una macro-causa sobre presuntos delitos muy graves que lleva paralizada desde que Florit asumió la instrucción hace más de un año, tras la recusación de Penalva en marzo de 2018.

Tan clamoroso es la aparente indolencia del juez Florit en este caso, y tan tajante la reconvención del Tribunal Superior –que dictó su resolución reprobatoria el mismo día en que recibió el oficio–, que Público se puso a indagar a qué se debía tal despropósito y descubrió algo que pone los pelos de punta:

Florit no "conoce las actuaciones" del caso Cursach –como da por supuesto el TSJ en su auto–, simplemente porque ni siquiera ha abierto, en el curso de estos 14 meses, el sumario de la causa que supuestamente instruye. Este diario ha podido confirmar de tres fuentes coincidentes distintas –dos judiciales y una policial– que los miles de folios que componen el resultado de años de investigación sobre la trama mafiosa de Mallorca siguen encerrados bajo llave en el mismo armario del despacho de Penalva donde los dejó el magistrado recusado por los abogados de Cursach.

Es decir, el sumario del caso Cursach sigue custodiado en el despacho del titular del Juzgado de Instrucción 12 de Palma, sin que Florit haya pedido que se lo trasladen al suyo, el de Instrucción 6, para poder trabajar con él.

Florit responde personalmente a 'Público': "Pregunta usted si he estudiado un asunto y no pienso contestarle"

Como este hecho parece increíble, pero es afirmado reiteradamente por las diversas fuentes consultadas –que incluso sostienen que el juez Florit tampoco sabe dónde está la llave de ese armario–, Público se ha puesto directamente en contacto con el propio magistrado, a quien le ha preguntado directamente si ha estudiado el contenido de ese sumario. Su respuesta, por vía telefónica, también ha sido tajante:

"Pregunta usted si he estudiado un asunto y no pienso contestarle". 

En cualquier caso, las fuentes que insisten en que no ha echado ni un vistazo al sumario aportan también una explicación:

"Florit hace muchos años que no ha dado un palo al agua. Tenía dos funcionarios que le escribían todas las resoluciones; ¡todas! Sentencias, autos, oficios, providencias… Pero esos dos funcionarios ya no están –uno se jubiló y el otro falleció– y ahora lleva un año y pico tomando decisiones sin mirar ni un papel… ¡Nada! Entre otras cosas porque de la propia causa principal de Cursach no hace nada".

Sea eso verdad o no, lo cierto es que tras el rapapolvo del Tribunal Superior de Baleares, Florit deberá elaborar una exposición razonada del motivo por el que hay que procesar al juez y al fiscal que investigaron la trama mafiosa, en base a una serie de presuntas filtraciones que les imputa un informe policial. Imputaciones que están aprovechando los abogados de Cursach para solicitar la anulación de todas las actuaciones y el sobreseimiento de una macro-causa plagada de pruebas y testimonios sobre la existencia de una vasta organización criminal dedicada al enriquecimiento de sus dirigentes que manipuló la Administración pública, el poder legislativo, los tribunales de oposiciones y la Policía local.

Además, debería explicar por qué se ha dedicado todo este tiempo exclusivamente a investigar esas presuntas filtraciones –de informes no protegidos por el secreto sumarial, y por tanto no constitutivas de un delito de revelación, según la jurisprudencia del Supremo–, mientras se han dejado pasar impunes actos de revelación de secretos y de obstrucción a la Justicia cometidos flagrantemente por los abogados del presunto capo mafioso que está en el centro de la investigación.

Unos hechos de los que Público posee ahora abundantes pruebas materiales, documentales y testimoniales, y que no han merecido actuación ninguna del juez Florit, tal como revelaremos en próximas exclusivas.

...CONTINUARÁ

Más noticias en Política y Sociedad