Público
Público

Explota otra crisis en Podemos a las puertas de la Moncloa

El origen de la polémica fue una carta de una exabogada en la que se denunciaban graves irregularidades cometidas por la dirección. Podemos niega las acusaciones, explica que cesó al jefe de la trabajadora por acoso a una compañera y están estudiando tomar acciones legales. El acusado prevé presentar una querella contra la formación.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la presentación de su libro 'Nudo España' en el Congreso. / EFE

Este miércoles saltó a los medios de comunicación otra crisis de Podemos con acusaciones de irregularidades económicas y en las primarias. Una exabogada del partido mandó a varios medios una carta dirigida a la Ejecutiva recriminando que la despidieran a ella y a otro ex abogado, José Manuel Calvente, por investigar graves irregularidades. El partido se defendió esta mañana y explicó que el despido de Calvente se realizó por una denuncia por acoso sexual y laboral a una compañera. Fuentes de la dirección desmienten todas las acusaciones y ahora Calvente dice que presentará una querella contra el partido. 

Esta es una de las crisis que más puede afectar al partido. Podemos está a punto de formar el primer Gobierno de coalición desde la transición y está en el punto de mira de todos los medios de comunicación pero, también, de las élites económicas que ya han mostrado su descontento hacia la entrada de Pablo Iglesias en el Ejecutivo como vicepresidente. 

El origen de la polémica está en la carta que mandó la responsable de control normativo, Mónica Carmona, a la dirección de Podemos. En el escrito, la trabajadora denuncia que su posible despido es una forma de tomar "represalias" contra ella por haber investigado "graves irregularidades de Podemos en materia de Protección de Datos y de Cumplimiento Normativo Penal y en los que se verían envueltos varios cargos internos y que conllevaría graves perjuicios para el partido". Irregularidades que tienen que ver con aspectos económicos, laborales y en la realización de consultas y primarias. 

La carta de la exabogada no presenta ninguna prueba de las irregularidades

Carmona también recrimina al partido que el despido de José Manuel Calvente Redondo como Delegado de Protección de Datos del partido se debe a estos mismos motivos. Sin embargo, y pese a la serie de acusaciones que se plasman en la carta, no se detalla ninguna irregularidad concreta y no se da ninguna prueba de que se hayan cometido.

En un primer momento, desde la dirección de Podemos se limitaron a desmentir las acusaciones y alegaron que el cese de Carmona se debe a una "reordenación del equipo". Calvente era el jefe de Carmona y, tras su cese, la previsión es cambiar el equipo. Según avanzaba la noche, más medios se hacían eco de esta carta hasta que este jueves el partido se defendió y avanzó a Efe unas declaraciones en la que sostenían que se despidió a Calvente por acoso sexual y laboral a una compañera

Público confirmó que el cese se debe a este motivo. "Se ha producido un despido por acoso sexual y laboral a una trabajadora. A raíz de su despido, se ha reordenado el departamento legal. Ninguna de las acusaciones vertidas tienen fundamento. El partido está valorando las acciones legales pertinentes", explican fuentes de la dirección a este medio.

El letrado denunciado, por su parte, también niega estas acusaciones y, a través de un comunicado, ha anunciado que va a interponer una querella por calumnias. Sin embargo, este medio ha tenido constancia de que existen estas acusaciones de acoso. Pero, pese a esto, el partido tiene que afrontar las acusaciones vertidas que han derivado en otra de las grandes crisis que suelen acaparar el foco mediático durante días. Y ahora lo tienen que hacer mientras se negocia un Gobierno. 

Más noticias de Política y Sociedad