Público
Público

Filomena Madrid ordenó a los autobuses que siguieran circulando en plena tormenta pese a las alertas de los conductores

Los trabajadores advirtieron a las cinco de la tarde del riesgo que suponía circular con una situación meteorológica extrema pero las autoridades decidieron mantener el servicio en funcionamiento.

Un autobús a su paso por el hospital Gregorio Marañón de Madrid.
Un autobús a su paso por el hospital Gregorio Marañón de Madrid. Fernando Alvarado / EFE

público

Durante la tarde del viernes y en plena nevada el servicio de autobuses urbanos de Madrid siguió funcionando a pesar de las alertas de los conductores. Las líneas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) registraron numerosas limitaciones y desvíos en sus recorridos, pero no dejaron de operar porque así lo indicaron los altos mandos de la corporación, según ha informado El País.

"Por orden superior no podemos encerrar. Continuaremos en línea haciendo lo que podamos. Gracias". Es el mensaje que recibieron los chóferes de los vehículos que estaban conduciendo a las 20.36 horas. Pero la historia no comenzó ahí. Los trabajadores ya habían remitido los problemas de circulación a causa del temporal a las cinco de la tarde.

En concreto, los conductores alertaron de que las calzadas patinaban, lo que entrañaba un alto riesgo. Tuvieron que esperar hasta las 20.27 para obtener una primera respuesta: "Iros todos a encerrar", les ordenaron. Sin embargo, estos planes se truncaron en menos de 10 minutos, cuando la empresa reculó. 

Más de 250 buses quedaron atrapados en la nieve y siete de ellos han sido vandalizados

Según explicó el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se les dio orden a los conductores de que fueran a encerrarse a cocheras pero para algunos vehículos ya era demasiado tarde y les fue imposible circular.

El resultado de la decisión de mantener el servicio cuando no se daban las condiciones meteorológicas adecuadas fue catastrófico también por los daños materiales que ha sufrido la flota de vehículos: más de 250 buses quedaron atrapados en la nieve y siete de ellos han sido vandalizados con grafitis o partes de los mismos arrancadas, como asientos o máquinas para validar el abono transporte.

Caos en la gestión del temporal en Madrid

Este es un ejemplo más de la caótica gestión del temporal por parte de las Administraciones de la Comunidad de Madrid. La nieve y el hielo han pillado desprevenidos a los gobiernos autonómico y municipal, que durante los días anteriores a la llegada del temporal presumían de tener la situación bajo control.

Sin embargo, los líderes de los partidos que forman la coalición de gobierno tanto en el Ejecutivo autonómico como en el local, PP y Ciudadanos, sacan pecho por la tarea realizada. El líder del Partido Popular, Pablo Casado, calificó la gestión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso de "muy acertada". Casado también arropará este miércoles al alcalde la ciudad en nuevo acto. 

Por su parte, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, acompañó a la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, este martes en una visita a la Nevera, el pabellón deportivo situado en el instituto Ramiro de Maeztu de Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad