Público
Público

La Garantía Juvenil El Gobierno aprueba este martes su plan de choque contra el desempleo juvenil, una de las medidas estrella de Trabajo

El Consejo de Ministros dará luz verde al Acuerdo del Plan de Garantía Juvenil Plus (2021-2027). El objetivo es el de orientar, formar y facilitar experiencia e inserción profesional a casi 7 millones de jóvenes (entre 16 y 29 años) para que puedan acceder "a un empleo estable y de calidad". El plan contará con una inversión récord, impulsada por los fondos europeos de reconstrucción.

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo durante su comparecencia este viernes tras la celebración del Consejo de Ministros. EFE
Imagen de archivo de Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, durante una comparecencia en La Moncloa. EFE

El Consejo de Ministros dará luz verde este martes al Acuerdo del Plan de Garantía Juvenil Plus para el periodo 2021-2027, un plan que contiene la hoja de ruta con la que el Gobierno quiere atajar de la mano de comunidades y ayuntamientos los graves problemas laborales que sufren los jóvenes en España, uno de los países con las tasas más altas en desempleo juvenil. 

Se trata de una de las medidas estrella del Ministerio de Trabajo y uno de los planes más relevantes del denominado componente 23, el documento que contiene las reformas que el departamento dirigido por Yolanda Díaz se comprometió a impulsar ante Bruselas en el marco de la recepción de los denominados fondos europeos de reconstrucción.

Este plan quiere agilizar la atención a las personas jóvenes que demandan empleo y detectar e incorporar al mercado laboral a las personas que no buscan empleo porque no esperan encontrar uno. En este sentido, las acciones previstas están encaminadas a orientar, formar y facilitar experiencia e inserción profesional a las personas jóvenes para que puedan acceder a un empleo estable y de calidad.

La Garantía Juvenil es una iniciativa europea enfocada a que todos los jóvenes no ocupados ni integrados en los sistemas de educación o formación puedan recibir una oferta de empleo, educación o formación, incluida la formación de aprendiz o periodo de prácticas, tras acabar la educación formal o quedar desempleados. La Comisión Europea aprobó esta medida en 2013 para aquellos países con un paro juvenil superior al 25% (entre los que se encuentra España). La recomendación europea que estableció el programa originario requiere que cada joven pueda recibir una oferta en un periodo de cuatro meses a partir de su inscripción en el denominado Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

El objetivo de Trabajo es que este plan logre atajar de una vez por todas los problemas estructurales de los trabajadores jóvenes, unos problemas que no solo pasan por la dificultad para encontrar un empleo, sino también por la falta de estabilidad y la precariedad de aquellos jóvenes que sí tienen un trabajo. Una de las diferencias con respecto al anterior plan (2014-2020) es que el compromiso ya no es que el trabajador pueda encontrar "una buena oferta de empleo", sino "un empleo estable y de calidad".

El anterior plan incluía a los jóvenes entre 16 y 25 años, mientras que la Garantía Juvenil Plus (2021-2027) extiende esta franja hasta los 29 años (6.817.100 personas, 75.000 más que el año anterior). Uno de los ejes para impulsar esta hoja de ruta reside en el refuerzo de los servicios de orientación, con especial atención a jóvenes alejados del mercado de trabajo, desanimados por encontrar obstáculos para su búsqueda de empleo o en riesgo de exclusión.

Acabar con la estigmatización del desempleado

La Garantía Juvenil es uno de los tres ejes de la revolución que Yolanda Díaz quiere llevar a cabo en las denominadas políticas activas de empleo (junto con el real decreto de activación del empleo y la estrategia de activación del empleo). El objetivo del Ministerio de Trabajo es dar un vuelco completo al enfoque que las políticas activas de empleo y sus estrategias han tenido históricamente, un enfoque que consideran fallido y que no ha servido para resolver los problemas más relevantes del mercado de trabajo.

En este sentido, consideran que hasta ahora las políticas activas en España han partido de una suerte de estigmatización del desempleado que traslada la culpa del desempleo al propio trabajador, lo que provoca que los poderes públicos no asuman su responsabilidad constitucional de buscar el pleno empleo. 

Para revertir esta situación, el Gobierno apuesta por desplegar estrategias coherentes con la problemática del desempleado a través de instrumentos como itinerarios personalizados, propuestas formativas y orientación para el empleo. Como avanzó Público, en Trabajo defienden que el desempleado debe tener derecho a contar con la ayuda de un orientador profesional con la formación suficiente que haga un diagnóstico individualizado de su situación y que, por lo tanto, establezca sobre esa base un itinerario que pueda acabar en una oportunidad de empleo (una dinámica que se quiere poner en marcha a través de la Garantía Juvenil Plus).

Tres programas de empleo: 'Tándem', 'Primera Experiencia' e 'Investigo'

Desde el departamento dirigido por Díaz avanzan que el plan contará con una inversión récord, aunque será la propia ministra la que desvele la financiación en la rueda de prensa que tendrá lugar este martes después de la reunión del Consejo de Ministros (lo que sí se conoce es que 765 millones de los denominados fondos europeos de reconstrucción se van a destinar a luchar contra el desempleo juvenil). El plan pivotará alrededor de tres programas de fomento del empleo joven.

El programa Empleo Joven-Tándem consiste en alternar formación y empleo, a modo de las escuelas taller, pero aplicado a proyectos de interés público dependientes del Estado. El Plan Primera Experiencia Profesional se desarrolla junto con el Ministerio de Política Territorial y Función Pública en el seno de los servicios prestados por las administraciones públicas, del que se beneficiarán personas jóvenes desempleadas cuya etapa formativa se haya completado y acreditado.

Por último, el programa Investigo (desarrollado junto con el Ministerio de Ciencia) ofrecerá oportunidades y contratos a jóvenes investigadores tanto en organismos públicos (universidades, parques tecnológicos...) como en empresas. Los contratos ofrecidos en estos programas serán financiados a través del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe).

El plan pretende elaborar itinerarios formativos específicos para las personas jóvenes para crear nuevas oportunidades de empleo en sectores emergentes y campos como la digitalización, las energías renovables o la economía circular.

Más noticias