Público
Público

El Gobierno andaluz retrasa el presupuesto a la espera de Sánchez

El consejero de Hacienda de Juanma Moreno se reúne con todos los partidos del arco parlamentario después de que Vox ya haya manifestado su voluntad de aprobar unas terceras cuentas con PP y Ciudadanos 

Bravo dice que Gobierno central tiene la "obligación" de presentar PGE de 2021
El consejero de Hacienda y Financiación Europea de la Junta de Andalucía, Juan Bravo.

raúl bocanegra

El Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, lleva con retraso la elaboración de los presupuestos para el año próximo. Empezaron a trabajar más tarde de lo habitual en ellos debido a la pandemia, según distintas fuentes, y ahora el Gobierno no da una fecha, una previsión sobre cuándo llegarán al Parlamento.

"Sin conocer los datos fundamentales que debe detallar el Gobierno central –cuantía de las entregas a cuenta del sistema de financiación, la regla de gasto, el objetivo de déficit para el próximo año…–, no podemos tener una previsión de ingresos", argumenta la consejería de Hacienda.

"Eso nos lo tienen que comunicar a las CCAA en un Consejo de Política Fiscal y Financiera para el que seguimos sin fecha", agregan desde Hacienda. El Ministerio, dirigido por María Jesús Montero (PSOE), aún no ha cerrado del todo las cuentas, aunque tiene el objetivo de aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) antes de final de año

En el ínterin, a la espera de las decisiones del presidente Pedro Sánchez, el consejero de Hacienda, Juan Bravo (PP), mientras recibe las peticiones de gasto de las diversas consejerías y hace diversas planificaciones para cuadrarlo todo, ha abierto una ronda de reuniones con todos los partidos del arco parlamentario –Vox, Adelante (Ciudadanos forma parte del Gobierno)– que cerró este lunes con el PSOE.

El portavoz de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, socio parlamentario del Gobierno, que ya ha mostrado su disposición a aprobar un tercer presupuesto a PP y Ciudadanos en Andalucía, detalló que Bravo le trasladó en un encuentro el pasado viernes, "la enorme dificultad que tiene para ir avanzando en la elaboración de los Presupuestos". Y agregó: "Los tiempos son los que son, vamos muy justos para sacarlos adelante antes de que finalice el año".

Es decir, que los PGE, aun en elaboración, y las cuentas de la Junta de Andalucía –el mayor presupuesto autonómico en términos absolutos– son hoy vasos comunicantes. En ese marco, más allá de los números, se puede encuadrar también la reunión de este lunes de Bravo con el PSOE, a la que Susana Díaz, secretaria general, envió al último consejero de Hacienda socialista, Antonio Ramírez de Arellano, hoy diputado autonómico, y a su portavoz de Empleo, Noelia Ruiz.

Díaz ha repetido varias veces que no quiere hacer una oposición como la de Pablo Casado a Pedro Sánchez, y a la vez, la reunión le permite hacer trabajo de oposición: poner sobre la mesa medidas y propuestas como el blindaje de la sanidad y los servicios públicos y la exigencia de transparencia sobre la ejecución presupuestaria y todos los ámbitos de la gestión de las cuentas, incluidos los fondos europeos.

Teatro

Sin embargo, esta reunión de Bravo con el PSOE no deja de tener un aire de obra de teatro, una vez que el presidente Moreno tiene la garantía de que Vox está por la labor de dar otro espaldarazo a sus políticas.

Así, mientras, el PSOE mostró su lado más conciliador tras la reunión y lanzó un comunicado en el que destacaba su "voluntad de colaboración para combatir la crisis sanitaria, social y económica" desatada por el Covid-19, en paralelo, la secretaria general del PP, Loles López, arremetía con dureza contra Díaz, lo que reveló que nada de esto va en serio porque es difícil que alguien, en medio de una negociación real y con algún tipo de horizonte, dijera lo que este lunes dijo, con extremado trazo grueso, la lugarteniente de Moreno sobre la expresidenta.

"Lo deseable es alcanzar un consenso en torno a los Presupuestos de la Junta para 2021 y la financiación de Andalucía por parte del Gobierno de España, pero la actitud del bulo y la mentira de la dirigente socialista hace prever lo contrario e implica deslealtad absoluta hacia los andaluces", manifestó López. "La actitud desquiciada y desbocada de Díaz acabará por llevar a su partido al precipicio", agregó, recoge Europa Press.

Tras estas declaraciones, Juan Cornejo, secretario de Organización del PSOE, exigió a Moreno que sujetase a López: "Debe controlar a sus kamikazes que pretenden reventar la negociación sobre los nuevos Presupuestos". "Sólo demuestra nerviosismo ante la incapacidad del primer partido del Gobierno de la Junta para dar respuesta y solución a los graves problemas ciudadanos derivados de una penosa y desafortunada gestión de la crisis del coronavirus", añadió Cornejo.

En Adelante Andalucía, que la semana pasada también mantuvieron un encuentro con Bravo, tampoco le dan excesiva credibilidad a la negociación abierta por el Gobierno, según las fuentes consultadas. Ángela Aguilera, portavoz de la coalición, reclamó "generosidad" a Moreno para "escuchar" las propuestas que la confluencia plantea de cara a los Presupuestos andaluces de 2021, que deben "traer una subida de impuestos, un blindaje de los servicios públicos y un cambio de modelo productivo que diversifique industrialmente y que sea alternativo" al actual.

Más noticias de Política y Sociedad