Público
Público

Gobierno de Ayuso Ayuso mezcla fichajes de Cs y aznaristas en su Gobierno madrileño que mira a La Moncloa

La estrategia de la presidenta madrileña es presentarse como la cara visible del PP como  "alternativa" a Pedro Sánchez. Recientemente el expresidente Aznar se refirió a ella como "la figura política más relevante de España" en la actualidad.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (c) conversa con sus nuevos consejeros tras la ceremonia de toma de posesión el pasado 21 de junio en la Real Casa de Correos.
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (c) conversa con sus nuevos consejeros tras la ceremonia de toma de posesión el pasado 21 de junio en la Real Casa de Correos. Carlos Hidalgo / EFE

"España nos mira con esperanza y con ilusión y por eso tenemos que estar a la altura una vez más", con esas palabras, la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso presentaba a su equipo de gobierno el pasado 21 de junio. Un Ejecutivo de corte continuista pero sin la influencia de Ciudadanos. Días antes, en su discurso de investidura en la Asamblea de Madrid la dirigente conservadora dejó muy claras sus intenciones: ser la cara visible del PP para presentarse como la alternativa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Un rol que ha ejercido durante la pandemia y que ha explotado tras su contundente victoria en las autonómicas del mes de mayo. El último ejemplo sucedió después de que Sánchez anunciara formalmente la concesión de los indultos a los presos del procés. Entonces, la dirigente popular realizó una declaración institucional en la que pidió la dimisión del socialista. Fue la única baronesa del PP que lo hizo. Ni siquiera el líder de la formación, Pablo Casado, empleó esa fórmula para mostrar su oposición a la medida de gracia.

Ayuso tiene garantizado el cargo hasta lo próximos dos años, lo mismo que duró la anterior legislatura, pero su liderazgo ha experimentado un giro tras su emancipación política de la dirección nacional del PP. En este caso, y a diferencia de lo que ocurrió en 2019, el equipo de Casado no se ha inmiscuido en la formación del actual Gobierno madrileño. Esa "libertad" de Ayuso preocupa a Génova, y algunos desconfían del rol que ejerce su jefe de Gabinete, Miguel Ángel Rodríguez. 

La influencia del 'aznarismo' en el Ejecutivo de Ayuso

Rodríguez, conocido como MAR en el entorno político y mediático, fue uno de los artífices del ascenso a La Moncloa de José María Aznar. El asesor conoció a Aznar cuando cubría como periodista su campaña electoral para presidir la Junta de Castilla y León. El representante, en ese momento, de Alianza Popular decidió fichar a Rodríguez, que tan solo tenía 23 años, como portavoz de la Junta. Una vida política al lado del expresidente que ha marcado su talante y trayectoria profesional. La influencia del aznarismo en el Gabinete de Díaz Ayuso ha sido una constante en su estrategia de comunicación.

Ese aznarismo se ha visto reforzado este miércoles con la incorporación de Alfredo Timermans como viceconsejero de Empleo. Este licenciado en Derecho por la Universidad Complutense llegó a lo más alto de su carrera política de la mano de Aznar, para el que trabajó como director general de Asuntos Internacionales de la Presidencia del Gobierno, subdirector de Gabinete y secretario de Estado de Comunicación. Se trata de su primer cargo público relacionado con la economía, después de un breve periodo como jefe de gabinete de Cayetana Álvarez de Toledo, exportavoz del PP en el Congreso.

El acercamiento entre Ayuso y el expresidente del Gobierno no se palpa únicamente a través de sus hombres más afines. El pasado viernes ambos protagonizaron un acto conjunto en el que Aznar se refirió a la presidenta como "la figura política más relevante de España" en la actualidad. A su entender, la presidenta madrileña marcado el "camino esencial" a seguir para el PP.

Rivera de la Cruz, Cantó y Reyes... los tres 'ex' de Cs

Otro de los fichajes aprobados este miércoles ha sido el de Toni Cantó, exdirigente de Ciudadanos. El Gobierno madrileño ha creado ex profeso una dirección de área de la Oficina del español, que dependerá de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, después de que el Tribunal Constitucional dejase fuera a Cantó de las listas electorales por no haberse empadronado a tiempo. La conservadora decidió situar a Marta Rivera de la Cruz, otra exdirigente de Ciudadanos, en la cartera de Cultura. Ahora ella será la 'jefa' del valenciano.

El sueldo de Cantó oscilará entre los 75.000 y los 80.000 euros anuales, según indican fuentes de toda solvencia. "Estaría justo por debajo de una dirección general en términos retributivos aunque puede descolgar de cualquier otro nivel orgánicamente hablando", indican a este diario. El valenciano percibirá un 20% menos que quienes tienen el cargo de director general, pero estará mejor retribuido que cuando era portavoz de Cs en Les Corts. También superará con creces el salario de los diputados de la Asamblea de Madrid. Cantó tiene una larga hemeroteca en la que critica este tipo de puestos de nueva creación, que tildaba de "chiriguitos".

En Génova llevaban semanas buscando una salida para el valenciano, después de Ayuso no le premiara con ninguna consejería. Fuentes de la dirección de Casado esperaban que la conservadora le hiciera un hueco dentro del Ejecutivo madrileño, como finalmente ha ocurrido. Otra de las opciones que barajaban en el PP pasaba por ofrecerle un cargo dentro de la estructura de Génova.

Asimismo, el Gobierno de Ayuso ha fichado a otra 'ex' de Ciudadanos, Patricia Reyes, que se hará cargo dela Dirección General de Igualdad. Reyes se quedó sin escaño en las elecciones generales de noviembre de 2019, cuando Ciudadanos perdió 47 escaños. Tres meses después, empezó a trabajar como responsable de Responsabilidad Social Corporativa en el Real Madrid.

El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a la actual consejera Marta Rivera, la vicealcaldesa Begoña Villacís, la recién nombrada directora de Igualdad Patricia Reyes y la exportavoz de Cs Melisa Rodríguez.
El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a la actual consejera Marta Rivera, la vicealcaldesa Begoña Villacís, la recién nombrada directora de Igualdad Patricia Reyes y la exportavoz de Cs Melisa Rodríguez. EFE

La exdiputada, que formó parte de la Mesa de la Cámara Baja, se ocupaba del área de Mujer y LGTBI y era la portavoz de su grupo en la Comisión de Igualdad. En el pasado Reyes ha defendido que hace falta un regulación en prácticas como la prostitución o los vientres de alquiler, cuestiones que el PP rechaza de plano. 

Más noticias