Público
Público

GOLPE EN BOLIVIA La embajada en Bolivia recomienda a los españoles “no salir de sus domicilios” tras el golpe de Estado

El ministerio de Exteriores aconseja no viajar a ese país latinoamericano, inmerso en una grave crisis institucional. La delegación de la Unión Europea en La Paz también pide “reconsiderar” los viajes.

Fotografía tomada de la cuenta @evoespueblo del presidente de Bolivia, Evo Morales, en un lugar sin determinar en la región de Cochabamba (Bolivia). TWITTER

Si usted tiene documentación española y vive en Bolivia, cierre la puerta y no la vuelva a abrir hasta nuevo aviso. Tras el golpe de estado contra Evo Morales, el primer presidente indígena de América Latina, la Embajada de España en ese país ha lanzado una serie de recomendaciones a sus connacionales. Entre ellas, no salir de casa.

“Ante la situación en Bolivia, es importante que la colonia española mantenga la calma, permanezca en sus domicilios sin salir y esté atenta a las redes sociales y a toda la información posible”, advertía el lunes la delegación diplomática española en La Paz. Lo hacía, eso sí, a través de Twitter, ya que la embajada –según notificó también a través de esa red social– estuvo cerrada durante toda la jornada.

Por su parte, el ministerio de Exteriores que dirige (en funciones) Josep Borrell se dirigió a todas y todos aquellos que tengan previsto viajar a Bolivia para que lo piensen dos veces antes de subirse al avión. “Se recomienda no viajar al país”, dice la última actualización formulada por la cancillería en su apartado “recomendaciones de viaje”.

Exteriores indica que “tras las elecciones del 20 de octubre, se vienen produciendo manifestaciones, concentraciones y bloqueos en las principales ciudades de Bolivia, haciendo imposible la circulación y la libre movilidad en y hacia las mismas”.

“Algunas de estas manifestaciones están deviniendo violentas, y es previsible que la situación continúe igual durante las próximas semanas”, continúa el ministerio. “Por ello, y ante la práctica imposibilidad de poder circular libremente, se recomienda no viajar, especialmente por turismo, al país”, remarca.

Para los ciudadanos que ya se encuentran en Bolivia, Exteriores recomienda “limitar totalmente las salidas y los planes de ocio a los estrictamente necesarios”, así como permanecer en todo momento “alejado de manifestaciones y concentraciones”. “Si su viaje se ve interrumpido, no intente cruzar los bloqueos en carreteras, busque rutas alternativas o permanezca en el lugar en que se encuentra, evitando las situaciones de riesgo”, advierte.

Recomendación de la UE

La Delegación de la Unión Europea en el país andino también ha formulado una recomendación similar a los viajeros de este continente. “Tras la renuncia del presidente Morales, la situación política en Bolivia es altamente impredecible. Ha habido actos de violencia y saqueos en La Paz y El Alto la noche del 10 al 11 de noviembre”, dice en una breve comunicación.

“Esta situación puede persistir y extenderse a las otras ciudades del país. Se recomienda reconsiderar sus viajes a Bolivia e informarse sobre la evolución del conflicto antes de decidir su viaje”, apunta.

En una declaración publicada el domingo, la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad de la UE, Federica Mogherini, subrayaba que “el retorno a la estabilidad en Bolivia requiere de un proceso electoral nuevo y organizado sin demora, que sea creíble y refleje fielmente la voluntad del pueblo”. “Hacemos un llamado a todas las partes, especialmente a las autoridades, para que asuman sus responsabilidades democráticas y tomen las decisiones apropiadas que permitan una reconciliación rápida y eviten más violencia”, remarcó.

La declaración del Gobierno en funciones de Pedro Sánchez fue algo más clara. En un comunicado difundido el lunes, el Ejecutivo condenó que “el proceso abierto ayer (por el domingo) hacia una nueva convocatoria electoral se haya visto distorsionado por la intervención de las FFAA y de la Policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia a la Presidencia, lo que éste hizo más tarde”. “Esta intervención retrotrae a momentos ya pasados de la historia latinoamericana”, apuntó.

El Ejecutivo exhortó a todos los actores a “evitar el recurso a la violencia” y calificaba como urgente “garantizar la seguridad de todos los bolivianos”, “incluyendo al propio ex presidente Morales, sus allegados y los miembros de su administración”. Algunas horas después, el hasta ahora mandatario boliviano aceptaba la oferta del presidente mexicano Manuel López Obrador para asilarse en ese país.