Público
Público

La hermana de Mikel Zabalza acusa al Estado de "entorpecer y enmarañar" para impedir que se conozca la verdad

Tras la difusión del audio en que altos mandos de la Guardia Civil reconocen las torturas sufridas por la víctima, sus familiares vuelven a denunciar la impunidad que ha rodeado este caso. "No hubo ninguna voluntad de avanzar", afirman.

Homenaje a Mikel Zabalza
Imagen de archivo de un homenaje a Mikel Zabalza. Cedida / EUROPA PRESS

La capacidad de asombro de Idoia Zabalza se ha visto menguada a lo largo de los últimos 35 años. Cuando esta semana Público dio a conocer el audio en el que dos guardias civiles charlaban sobre la muerte de su hermano, tuvo una sensación algo extraña: eso que ahora por fin sabe "la opinión pública" ella lleva soportándolo desde hace mucho tiempo. Por esto y por otras razones, a Idoia Zabalza la impunidad le duele, pero ya no le sorprende.

"Habíamos visto la transcripción de esos audios, pero nunca los habíamos escuchado. Es un tema muy manido; son muchos años...", dice la hermana de Mikel Zabalza al otro lado del teléfono móvil, ese mismo aparato al que durante los últimos días han llegado unos cuantos mensajes preguntando, precisamente, por la siniestra conversación en la que el capitán de la Guardia Civil Pedro Gómez Nieto le cuenta al entonces coronel del CESID Juan Alberto Perote que Mikel Zabalza había muerto tras ser torturado en los interrogatorios.

El audio difundido el lunes por Público forma parte de la investigación realizada por los directores Miguel Ángel Llamas y Amaia Merino en el proceso de elaboración del documental "Non dago Mikel?" (¿Dónde está Mikel?), que se estrenará este viernes. El portal informativo Naiz ha dado a conocer este martes que en otra parte de esa conversación, Gómez Nieto se refiere a los asesinatos de Joxean Lasa y Joxi Zabala. "Lo primero les hicieron hacer los agujeros, les hicimos hacer los agujeros", afirma el ex guardia civil, que llegó a ser ascendido posteriormente por el Gobierno de José María Aznar.

La primera parte del audio, en la que Gómez Nieto se refería a la muerte de Zabalza, provocó que EH Bildu y Geroa Bai solicitaran en el Congreso y en el Senado respectivamente la comparecencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. "Lo tendrá fácil para dar largas: seguramente se remitirá a la decisión que tomó en su día el juez", pronostica Idoia Zabalza.

En efecto, la Audiencia Provincial de Gipuzkoa y el Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián desacreditaron el valor de aquella conversación entre Perote y Gómez Nieto, alegando que el entonces ministro de Defensa, Eduardo Serra, declaró en un escrito presentado en julio de 1996 que en el CESID no existía "documento alguno que contenga información que pueda contribuir al esclarecimiento de las circunstancias en las que se produjo la muerte de Mikel Zabalza Gárate".

"Es sorprendente cómo se puede inadmitir una prueba que para nosotros tiene muchísimo peso. A pesar de todo, se hizo", señala la hermana de la víctima. Con esos datos sobre la mesa, Idoia Zabalza sostiene que "ha habido una voluntad de entorpecer, enmarañar y no colaborar", así como una decisión por parte del Estado de "mantenerse en la versión oficial, con todo lo que flaquea". "La voluntad firme es que no se conozca la verdad", lamentó. 

El caso de Mikel Zabalza lleva archivado desde 2010. "Para que se reabriese tendría que aparecer una información nueva", comenta su hermana. Hasta ahora, todos los intentos de obtener documentos oficiales sobre el caso han sido frenados por Defensa, que se aferra al carácter secreto de las informaciones del CESID.

"No somos víctimas"

Esa "falta de voluntad" para aclarar lo ocurrido ha estado acompañada por otra ausencia: el Estado no ha reconocido ni a Mikel Zabalza ni a sus familiares como víctimas de ningún tipo de violencia. "No, nada. No somos víctimas. En cualquier caso, sería curioso que el Estado nos reconociese cuando durante todo el proceso de investigación no hubo ninguna voluntad de avanzar", remarca Idoia Zabalza. "En otras palabras –continúa–, es un poco contradictorio que te reconozcan como víctima cuando la versión oficial sigue en pie".

Ahora, con la publicación de los audios y el estreno del documental, cree que se expone ante la opinión pública "la inconsistencia de la versión oficial", que apuntó en todo momento a que Mikel Zabalza se había ahogado tras escapar de los guardias civiles que le retenían cuando le llevaban a identificar un supuesto zulo. "Hay un contrasentido muy grande: la verdad es reconocida por todos, pero no por la justicia", se lamenta. 

Más noticias de Política y Sociedad