Público
Público

Indultos Casado aparca su ruptura con Vox y volverá a manifestarse junto a la extrema derecha a cuenta del 'procés'

El PP vuelve a protagonizar un vaivén respecto a la relación con los ultraderechistas, a los que en algunas ocasiones el PP ha definido como "constitucionalistas" y otras como "populistas" de extrema derecha. 

Pablo Casado y Santiago Abascal en la concentración en la Plaza de Colón (Madrid) bajo el lema 'Por una España unida' celebrada en febrero de 2019.
Dirigentes del Partido Popular y Vox, entre ellos sus líderes, Pablo Casado y Santiago Abascal, en la concentración en la Plaza de Colón celebrada en febrero de 2019. Ricardo Rubio / Europa Press

La ruptura escenificada entre el Partido Popular y Vox el pasado mes de octubre tras la moción de censura impulsada por el partido ultraderechista en el Congreso nunca existió. Así lo ha afirmado el secretario general del PP, Teodoro García Egea. "Nosotros no hemos roto con nadie", ha asegurado desde la sede de Génova. Ahora que las encuestas favorecen al PP pero indican que necesitará a la formación de Santiago Abascal para formar un hipotético gobierno, Vox pasa a ser un partido completamente "democrático" y "con el que se puede coincidir".

Se trata de un nuevo vaivén respecto a la relación con los ultraderechistas, a los que en algunas ocasiones el PP ha definido como "constitucionalistas" y otras como "populistas" de extrema derecha. Hace seis meses Pablo Casado enarboló un discurso aplaudido por propios y ajenos en el rompió amarras con Abascal: "Hasta aquí hemos llegado", le dijo. En palabras del líder del PP, su formación decía 'no' "a la España a garrotazos, en blanco y negro, de trincheras, ira y miedo". También decía 'no' a "ese engendro antiespañol" destinado a "hacer que los españoles se odien y se teman". Pero en ese 'hasta aquí' se ha cruzado Catalunya.

La dirección del PP ha confirmado que Casado participará en la manifestación que se celebrará en la madrileña plaza de Colón en protesta a los indultos que, previsiblemente, el Gobierno de Pedro Sánchez concederá a los políticos independentistas que impulsaron el procés en Catalunya. Esta aparición de Casado contrasta con el discurso que mantuvo la pasada semana el propio líder del PP, que quería evitar repetir una nueva "foto de Colón" con Abascal. También se unirá Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos.

La instantánea de los tres dirigentes de PP, Vox y Ciudadanos —con esta última formación capitaneada por Albert Rivera— en febrero de 2019 se convirtió en una de las imágenes del año, con la que las tres formaciones quisieron mostrar su rechazo a Pedro Sánchez también con Catalunya de fondo. En aquel caso fue en protesta por la propuesta de nombrar un relator entre Gobierno y Generalitat a fin de acercar posturas entre ambas administraciones.

Sin embargo, la concentración acabó beneficiando al socialista: convocó elecciones, hizo una campaña centrada en derrotar a "las tres derechas" —esgrimiendo la foto como su principal argumento— y ganó, pasando de 84 a 123 diputados. La derecha demostró que dividida no sumaba: el PP cayó a su peor resultado histórico, con 66 diputados, Cs logró 57 y Vox 22. La repetición electoral de ese mismo año dejó a los 'naranjas' con 10 diputados y Rivera dimitió.

Casado emula la estrategia de Rajoy contra el estatut 

En el año 2005, con Mariano Rajoy en la oposición tras la victoria de José Luis Zapatero el año anterior, el conservador impulsó mociones en todos los parlamentos autonómicos y consistorios municipales contra el proyecto de nuevo Estatut catalán y realizó una campaña de recogida firmas, que después fue ampliamente criticada desde dentro de las filas 'populares'. Ese mismo año, tras su aprobación en la Cámara Baja y la posterior validación con el 72,9% de los votos en Catalunya, el Partido Popular de Rajoy presentó un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Supremo.

Aquel recurso fue resuelto por la corte de garantías en junio 2010, cuatro años después de que el texto fuese refrendado en referéndum, con la anulación de hasta catorce artículos. "Recurrir el Estatut fue excesivo y la recogida de firmas un error", admitió en el año 2017 el exministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que actualmente ejerce como eurodiputado por el PP.

Ahora Casado sigue su estela a propósito de los indulto. Ya han comenzado con las iniciativas en ayuntamientos —según García Egea lo harán en más de 8.000— y también han anunciado ya la recogida de firmas. Sin embargo, no está claro que en este caso el PP puedan formalizarlos al no estar personados en la causa que derivó en la condena de los doce dirigentes del procés. Solo Vox se personó como acusación popular.

Más noticias