Público
Público

Pablo Casado Los vaivenes de Casado con Vox desconciertan al PP

"Vox es un partido de extrema derecha" ; "Vox es centroderecha"; "Es una formación populista" ; "No creo que Vox sea populista, Podemos sí", son algunas de las frases del líder del PP en este último año y medio.

Pablo Casado y Santiago Abascal en el Congreso de los Diputados. / Europa Press
Pablo Casado y Santiago Abascal en el Congreso de los Diputados. / Europa Press

marta monforte

La estrategia de Pablo Casado respecto a Vox no acaba de entenderse entre sus propias filas. El líder del PP ha ido fluctuando su posición respecto a la formación de extrema derecha durante este último año, sin mantener una coherencia que pueda ser defendida con solvencia por los cargos y dirigentes del PP. "Pablo tiene que confrontar al Gobierno como si Vox no existiera y tiene que confrontar a Vox como si el Gobierno no existiera", fue el consejo que le dio el expresidente del Gobierno, José María Aznar a Casado durante el foro organizado por la Universidad Francisco de Vitoria celebrado este martes en Madrid.

"Yo no defino al resto de partidos"; "Comparto con ellos muchas ideas y muchos principios"; "Vox no tiene ideas y hace política de barra de bar"; "Vox es un movimiento transversal que obtiene votos de Ciudadanos, PSOE, Podemos y la abstención"; "; "Vox es un partido de extrema derecha" ; "Vox es centroderecha"; "Es una formación populista" ; "No creo que Vox sea populista, Podemos sí". Todas ellas son frases que Pablo Casado ha manifestado en este último año y medio.

En el PP hay cierto malestar al respecto y son varios los cargos y dirigentes que están desconcertados con la estrategia de su líder a propósito de la formación presidida por Santiago Abascal. "Mientras Madrid dice una cosa, nosotros decimos otra", comenta un dirigente territorial del PP en conversación con este diario, que opina que Casado "intenta hacer malabarismos", lo que dificulta trazar una estrategia en común para hacerle frente a la extrema derecha.

"Nosotros somos centroderecha y ellos extrema derecha", señala en privado un miembro de la dirección del Grupo Popular en el Congreso. "Yo tengo tanto que ver con Vox como con Podemos", sostiene. A su juicio, Casado debería "enfatizar" todos aquellos puntos en los que se diferencia con los ultraderechistas y lanzar un mensaje claro desde el partido de cara a la ciudadanía. "No podemos dejar que  condicionen tanto nuestra estrategia", se lamenta.

Sucedió recientemente con la censura parental. Casado defendía como propia la medida 'estrella' de Vox —autobautizada por el partido ultraderechista como pin parental— una posición que ni si quiera compartía la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, muy cercana al líder del PP. Los presidentes de la Junta de Castilla y León y la Xunta de Galicia, Alfonso Fernández Mañueco y Alberto Nuñez Feijóo respectivamente, también se opusieron a que se aplicara en sus autonomías.

También hay quien defiende la estrategia de Pablo Casado. "Las contradicciones en política hay que asumirlas, mira a Pedro Sánchez con Podemos. Pablo hace lo que puede. Si estuviéramos criticándolos todo el tiempo se nos echarían encima, haciéndose las víctimas. Nuestro principal adversario es el gobierno, no Vox", señalan fuentes cercanas al líder del PP a Público.

Vox acusa al PP de querer "silenciarlos" en el Congreso

La relación entre ambas formaciones no pasa por su mejor momento. Los de Abascal se quejan constantemente de que populares y socialistas lleguen a consensos sobre las comisiones en el Congreso o en cuestiones relacionadas con la Mesa de la Cámara Baja, sin tener en cuenta la posición de Vox. Ya ocurrió con la votación para designar a los miembros del órgano en la sesión constitutiva, que se saldó con un puesto extra para Unidas Podemos tras no llegar a un acuerdo entre las dos formaciones. El PP quería incluir a Ciudadanos en la Mesa y Vox se negó, por lo que los naranjas se quedaron finalmente fuera. 

Este martes ocurrió lo mismo con Vox, que no obtuvo un puesto en la Mesa de la Diputación Permanente. Ambos partidos se culparon mutuamente de su falta de entendimiento. Fuentes parlamentarias destacan que el único miembro de los ultraderechistas en la Mesa del Congreso, Ignacio Gil Lázaro, les acusa de "votar conjuntamente" cada vez que pueden con la intención de "aislarles".

El portavoz de la formación, Iván Espinosa de los Monteros, también acusó públicamente al PP de querer "silenciarlos" en el Congreso: "El consenso progre silencia la voz de 4 millones de españoles", señaló a la entrada de la Junta de Portavoces que se celebró el martes.

Más noticias de Política y Sociedad