Público
Público

Indultos PP El PP evidencia su falta de proyecto para Catalunya y busca sacar rédito por los indultos en el resto del Estado

En el PP confiesan que "nadie sabe muy bien qué hacer" para resolver el conflicto territorial en Catalunya. El principal objetivo de Casado es enarbolar un discurso duro, en el que compite con Vox, para atraer votantes en el resto del Estado. 

El líder y el secretario general del PP, Pablo Casado (d) y Teodoro García Egea, respectivamente, al inicio de la sesión de control al Gobierno de este miércoles en el Congreso centrada en los indultos a los presos del 'procés' y a la que no asiste Pedro
El líder y el secretario general del PP, Pablo Casado (d) y Teodoro García Egea, respectivamente, al inicio de la sesión de control al Gobierno de este miércoles en el Congreso centrada en los indultos a los presos del "procés" y a la que no asiste Pedro Sánchez, de viaje oficial en Argentina. Juan Carlos Hidalgo / EFE

Pedro Sánchez ha firmado la decisión de mayor calado de su carrera política: la concesión de los indultos a los presos del procés. Una apuesta que cuenta con el apoyo de los socios del Gobierno y con la ferviente oposición de la derecha, representada por Partido Popular, Vox y Ciudadanos. El presidente del Gobierno ha aludido a razones de "utilidad pública" para conceder la medida de gracia a los políticos afectados, entre los que se encuentra el líder de Esquerra Republicana (ERC), Oriol Junqueras.

Eso sí, el socialista ha matizado que los indultos son parciales (se mantienen las penas de inhabilitación para ocupar cargos públicos) y que están condicionados (los políticos indultados no podrán cometer ningún delito grave durante un plazo de tiempo, porque en ese caso la medida de gracia quedaría sin efecto).
"Siempre vamos a trabajar por el entendimiento y no por el enfrentamiento. Estamos muy alejados en lo político, pero no podemos ignorarnos", ha asegurado Sánchez.

En ese contexto el líder de la oposición, Pablo Casado, ha anunciado que su formación solicitará presentará un recurso contra los indultos, para lo que necesita ser "parte perjudicada", basándose en un informe de la Guardia Civil que le situaba como objetivo de los CDR catalanes. Sin embargo, el caso plantea dudas jurídicas, puesto que el informe no aporta pruebas más allá de una búsqueda en Google de Casado, el exregidor Manuel Valls y la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrés, entre otras personalidades destacadas.

Casado ha anunciado este recurso en una entrevista en Onda Cero con Carlos Alsina, en la que el líder del PP ha vuelto a evidenciar que no tiene ninguna propuesta nueva para tratar de solucionar el conflicto abierto entre la mitad de los catalanes que quieren seguir formando parte de España y la mitad que no. Ante las insistentes preguntas de Alsina, el conservador ha señalado que su propuesta "es la convivencia que da la Constitución Española, que Catalunya salga de esta espiral de desempleo, de salida de empresas y de ruptura". Una respuesta que no ha convencido al entrevistador por su falta de concreción

Por ese motivo el líder popular ha planteado una serie de mejoras en educación, sanidad y seguridad ciudadana. También ha insistido en que si él fuera presidente garantizaría la "neutralidad" del espacio público y de los medios de comunicación. La única propuesta vinculada al territorio ha sido la apuesta por "una nueva financiación autonómica", al igual que demandan València, Madrid y la España vaciada, según sus palabras. A lo que sí se ha negado tajantemente Casado es a plantear cualquier reforma del marco territorial.

El líder del PP ha citado hasta en tres ocasiones el Plan Ibarretxe como un ejemplo de que se puede ser independentista cumpliendo la Constitución, en sus palabras. "En España no se encarcela por las ideas, pero no se puede subvertir la ley. Si tu quieres que Catalunya sea independiente debes recabar el apoyo de dos tercios de las Cortes. Si eso sucede, las Cámaras se disuelven y se hace un referéndum... Si no, estás dando una patada en el tablero". 

A juicio del portavoz del PP en Catalunya, Alejandro Fernández, "el independentismo activará ahora la segunda fase del procés, que pasa por "debilitar y perjudicar" a España. Según ha explicado en rueda de prensa desde Catalunya las formaciones independentistas no declararán la independencia como hicieron en el año 2017 de manera unilateral, sino que tratarán de erosionar al Estado para evitar que a medio plazo "no tenga la fuerza democrática suficiente" para frenar el avance del movimiento.

En el PP confiesan que "nadie sabe muy bien qué hacer" para resolver el conflicto territorial 

Las fuentes consultadas por Público en el PP apuntan a que "nadie sabe muy bien qué hacer" para resolver el conflicto. Los conservadores critican la propuesta de Sánchez porque, dicen, "es un premio a los independentistas". En este sentido trazan el símil con "un secuestrador" que "pide condiciones para un rescate": "Si le das lo que pide, después seguirá exigiendo. Así funcionan los independentistas", valoran.

"Sánchez dice que la ‘vía judicial’ no ha funcionado y que va a volver a la ‘vía política’ que el pp ya intentó durante años sin éxito", reflexiona una voz que forma parte de la dirección del Congreso. "Era una pregunta difícil y creo que no la llevaba preparada", continúa, en referencia a la citada entrevista. "Así que salió con los principios del PP: cumplimiento de las leyes, libertad económica y de elección en la escuela: eso es lo que funciona en Madrid", precisa.

Casado busca en el caladero del PSOE y Vox

El líder del PP no esconde que su principal objetivo de cara a los próximos comicios generales es atraer a los votantes socialistas que están "desencantados" con la "deriva" de Pedro Sánchez. El conservador plantea una dicotomía entre el "sanchismo" y el "socialismo histórico". A su juicio, Sánchez quiere "acabar" con un partido "respetable" como el PSOE por su alianza con los independentistas. 

En el equipo del líder popular tratan de revestir la protesta de transversalidad. Como parte de este discurso afirman que votantes socialistas se acercan a sus carpas para firmar contra los indultos. Una recogida de firmas que no está dando los resultados esperados, aunque desde Génova aseguran que seguirán con su plan de hacer oposición por todas las vías: la institucional, la mediática y la de la sociedad civil. 

Por otro lado, su estrategia para atraer al votante de Vox pasa por enarbolar un discurso duro, en el que compite con la formación ultraderechista, para evitar que Santiago Abascal capitalice el descontento contra los indultos. Ese fue el motivo por el que Casado acudió a la protesta celebrada en la madrileña plaza de Colón el pasado domingo 13 de junio, que acabó 'pinchando' en número de asistentes. Además, el conservador se quedó en un discreto segundo plano, eclipsado por el líder ultra y por la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

El PP deja olvidado en un cajón su 'Libro Blanco'

En agosto del año 2019 la entonces portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, anunció que su partido estaba preparando un "Libro blanco para la libertad en Catalunya" que tenía como objetivo revertir la "expulsión del Estado" en esta comunidad y "fortalecer a los constitucionalistas". Una iniciativa que el PP ha dejado olvidada en el cajón tras el cese de Álvarez de Toledo un año después. 

Álvarez de Toledo presentó ese "libro blanco" con la intención de "desandar" los 40 años de nacionalismo en Catalunya y poner fin al "repliegue" del Estado en esa comunidad. Fernández ha sido uno de los principales defensores de la conservadora y ha asegurado que las soluciones deben pasar por "fortalecer" al Estado y el constitucionalismo en la región, revirtiendo la agenda 2000 de "construcción nacional" que ideó Jordi Pujol, y "acabando con la dictadura blanca que predijo Tarradellas".

Más noticias