Público
Público

Juan Espadas toma ya el control orgánico del PSOE de Andalucía tras pactarlo con Susana Díaz

Un comité director convoca primarias adelantadas a la secretaría general. Espadas será elegido bien el 23 de julio, si nadie se presenta o nadie logra avales, o bien el 5 de septiembre, en el improbable escenario de que alguien decidiera optar al puesto

Susana Díaz y Juan Espadas, este lunes en San Vicente.
El próximo secretario general del PSOE de Andalucia, Juan Espadas, felicitado por la candidata Susana Díaz a su llegada a la sede del PSOE andaluz en Sevilla. Raúl Caro / EFE

En medio de fuertes presiones de Ferraz para que se cerrase cuanto antes la etapa de Susana Díaz en el PSOE de Andalucía, Juan Espadas tomará ya el control orgánico, el 23 de julio, si nadie se presenta a las primarias a la secretaría general que se adelantarán en un comité director, que se celebrará el próximo 12 de julio.

Si alguien logra los avales, lo que no parece previsible, después de que Espadas venciera en las primarias para ser el candidato a la Junta de Andalucía del pasado 13 de junio, habría una votación antes del 5 de septiembre.

De esta manera, se consuma el relevo de Díaz y el cierre de su etapa, que ha marcado durante los últimos ocho años, desde que en 2013 accediera a la presidencia de la Junta de Andalucía, el devenir del partido hegemónico en Andalucía.

Espadas y Díaz comparecieron en una rueda de prensa conjunta para anunciar la solución pactada y el punto y final del liderazgo de la segunda. A Espadas este formato le ha permitido presentarse como autónomo de Ferraz, que tiene la última palabra sobre el proceso, y a Díaz despedirse con acuerdo y pacto y sin mayores ruidos que los que han emitido sus enemigos internos. "Hemos ordenado el proceso, ambos creíamos que había que acortar los plazos y generar estabilidad desde el punto de vista orgánico", dijo Espadas.

Al utilizar esta fórmula, novedosa, Espadas evita, por un lado, una gestora y por otro, dos congresos casi consecutivos, porque el ordinario, después del federal, es obligatorio hacerlo, según las fuentes consultadas. Así que Espadas será el secretario general elegido de una Ejecutiva que conformó Díaz.

En ella, podría hacer los cambios que considerara oportuno. De momento, Díaz seguirá como diputada en el Parlamento de Andalucía. "Soy leal al PSOE y estaré dónde me diga el partido. Mi voluntad es absoluta para apoyarle en lo que él necesite porque es apoyar al PSOE de Andalucía", dijo Díaz. "La dirección de la política autonómica le corresponde a Juan Espadas", remachó.

Una transición tranquila

Las principales ideas que trasladó la expresidenta de la Junta de Andalucía en la rueda de prensa fueron estas: "Desde la noche del 13 de junio me puse a disposición del ganador a candidato a la Presidencia de la Junta, Juan Espadas. Le correspondía a él tomar las decisiones y hemos hecho un trabajo importante entre los dos desde la discreción y diálogo constante. Nuestra intención es que hubiera un proceso de transición tranquilo y que el partido saliera reforzado y unido. Me trasladó que no hubiera gestora, y a pesar de las filtraciones, la verdad es que hemos trabajado de manera conjunta".

"Convoqué primarias para que el ruido no le hiciera daño al partido y no voy a permitir que las primeras semanas de Juan Espadas se vean empañadas con filtraciones ni intoxicaciones. Necesitamos unir al PSOE y no fracturarlo. Juan me va a tener para unir al PSOE y reforzarlo", remachó.

Por su parte, Espadas manifestó: "Aquí no ha habido prisas sino una firme voluntad de tomar decisiones consensuadas. Cerrado el proceso de las primarias lo que tocaba ahora es volver a unir al partido, volver a trabajar para ganar unas elecciones y gobernar Andalucía. Susana Díaz supo darme autonomía y capacidad para ordenar este proceso. Reconozco a Susana Díaz su trabajo, su esfuerzo, su sacrifico personal y entrega todos y cada uno de los días que ha trabajado para este partido".

Más noticias