Público
Público

Lola Sánchez La diputada más veterana de Podemos renuncia a revalidar su escaño en Bruselas

Lola Sánchez Caldentey llegó al Europarlamento junto a Pablo Iglesias, Pablo Echenique, Teresa Rodríguez y Carlos Jiménez Villarejo, en mayo de 2014, cuando el partido apenas tenía cuatro meses de vida. En una misiva a la que ha tenido acceso 'Público' en exclusiva, Sánchez critica que la dirección no le haya consultado sobre sus “expectativas”, y aclara que se mantendrá en su escaño hasta agotar la legislatura. Sí dejará de inmediato su cargo en la dirección de Podemos en Murcia.

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 9

Los eurodiputados de Podemos, poco después de ser elegidos, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid (2014): Sánchez, Villarejo, Iglesias, Rodríguez y Echenique# EFE

Lola Sánchez Caldentey es la eurodiputada de Podemos que más tiempo ha permanecido en su escaño de Bruselas; la dirigente con más trienios en la historia de su formación, pero este sábado ha decidido abandonar “la primera línea institucional y orgánica” del partido morado, tras cuatro años y medio de trabajo en la Eurocámara.

Sánchez seguirá en el Europarlamento hasta las elecciones, pero sí dejará su puesto en la dirección de Podemos en la Región de Murcia

Público ha accedido en exclusiva a la misiva en la que la europarlamentaria y dirigente de la formación en Murcia anuncia su dimisión como integrante del Consejo Ciudadano de la región, y su decisión de no participar en el proceso de primarias para revalidar su escaño. Tampoco quiere postularse como candidata a las elecciones “autonómicas ni locales” de mayo de 2019. No obstante, Sánchez aclara que sí agotará la legislatura en Bruselas -para “dejar el trabajo realizado listo y bien atado para ser retomado”-, y también afirma que no dejará de militar en su formación.

La carta en cuestión incluye un dardo dirigido a la dirección estatal de Podemos, a la que Sánchez le reprocha que no se haya interesado por conocer sus “expectativas” políticas, y también que la cúpula no tenga "expectativas" sobre su continuidad como europarlamentaria: “Estoy convencida de que no romperé las expectativas de la Dirección de este partido ya que, a día de hoy no he sido consultada sobre las mías”, reza el documento. Se da la circunstancia de que su decisión llega a apenas un par de días -el próximo 16 de octubre- de que concluya el plazo para presentar candidaturas individuales a las primarias del partido, de cara a las múltiples citas con las urnas de 2019.

“Estoy convencida de que no romperé las expectativas de la Dirección de este partido ya que, a día de hoy no he sido consultada sobre las mías”, critica la eurodiputada

“Durante estos años”, continúa el texto, “todas nos hemos dejado por el camino aspectos esenciales de nuestras vidas, con un coste a nivel físico, psicológico y familiar bastante alto. A nivel personal, no encuentro la energía e ilusión necesarias como para afrontar un proceso interno y una campaña electoral, y anhelo retomar una vida que he aplazado para ser cargo público europeo”, apunta.

La misiva, remitida “a las compañeras de Podemos”, y fechada el sábado 13 de octubre de 2018, desgrana en casi dos folios las explicaciones y agradecimientos de Sánchez. Arranca recordando su situación de mujer “formada pero precaria”, “tres veces expatriada, falsa autónoma y autónoma real”, antes de comenzar a construir el círculo de Podemos Cartagena. “Dí un paso al frente como candidata a las primarias porque ninguna mujer del círculo quería hacerlo”, sentencia.

Apenas cuatro meses después del lanzamiento del manifiesto fundacional de Podemos -Mover Ficha-, y de su presentación en el Teatro del Barrio, en enero de 2014 -cuando aún no se habían teñido de morado y lucían el verde en su logo-, el partido de Pablo Iglesias logró hacerse con 1,2 millones de votos en las elecciones Europeas del 25 de mayo de 2014.

Sánchez: "A nivel personal, no encuentro la energía e ilusión necesarias como para afrontar un proceso interno y una campaña electoral, y anhelo retomar una vida que he aplazado para ser cargo público europeo”

El propio Iglesias, Teresa Rodríguez, Carlos Jiménez Villarejo, Lola Sánchez y Pablo Echenique acapararon todas las miradas de los medios españoles a su llegada a Bruselas; el exfiscal anticorrupción Villarejo fue el primero en dejar su escaño -apenas un mes y medio después de tomar posesión, como había prometido, en beneficio de Tania González-, e Iglesias fue quien más tiempo permaneció ligado a Bruselas, -octubre de 2015, cuando ya llevaba un año en el cargo de secretario general, y se preparaba para las elecciones generales del 20 de diciembre-. Del grupo inicial, Sánchez será la única que agote este mandato.

En octubre de 2014, en el primer Vistalegre (el congreso fundacional de Podemos), Sánchez se alineó con Echenique y Rodríguez, erigidos en máximos exponentes de la corriente crítica con los planteamientos de Iglesias, que se consolidaron en esta etapa (como lo hizo su dirección). Encuadrada entre los afines a Anticapitalistas en alguna etapa, la eurodiputada también se batió con Óscar Urralburu -actual líder del partido en Murcia y cercano a las tesis errejonistas- por la Secretaría General en esa región, sin éxito.

'La chica del gintonic' y su batalla contra TTIP y CETA

Sánchez (Valencia 1978) se hizo con el cuarto puesto en las listas de la formación morada en la campaña en la que fue apodada la chica del gintonic, a raíz de una anécdota sobre sus años trabajando como camarera. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología, la eurodiputada de Podemos ha dedicado una parte importante de su tiempo en Bruselas a batallar contra el polémico tratado comercial entre la UE y EEUU, TTIP -hoy en vía muerta-, y después contra su homólogo canadiense, y hoy en vigor de forma provisional, CETA.

Resume los últimos años: "Ha sido como subirte a una montaña rusa interminable donde tienes que mantener el equilibrio en todo momento sin despeinarte, al tiempo que estudias para convertirte en experta. Siempre debes estar a la altura. Y como mujer, más aún”

De hecho, Sánchez se ha posicionado entre las políticas españolas que han puesto más énfasis en las sombras y peligros de estos acuerdos, que más se han esforzado por denunciar su opacidad, la descarada influencia de las corporaciones en las negociaciones, o incluso las contradicciones y silencios de la Comisión Europea sobre estos tratados.

En su carta, Sánchez saca pecho por la labor de su equipo, por los “tres premios internacionales” que la “reconocen”, y advierte del “enorme alcance político” de un escaño en Bruselas:  “Es una herramienta potentísima si aprendes bien cómo usarla”.

“Aquel terremoto del 25 de mayo de 2014 no ha terminado aún para mí. Pasar en muy poco tiempo de no ser nadie en la vida pública, política, mediática y académica, a ser eurodiputada de la formación política más escrutada y bajo intensos procesos de construcción, no ha sido un camino fácil. No es un giro de 180 grados en tu vida; es subirte a una montaña rusa interminable donde tienes que mantener el equilibrio en todo momento sin despeinarte, al tiempo que estudias para convertirte en experta. Siempre debes estar a la altura. Y como mujer, más aún”, apunta. “Lo único que espero es haber cumplido las expectativas de la mayoría de quienes confiasteis en mí”, zanja en su despedida. 

Más noticias en Política y Sociedad