Público
Público

Lomloe El Congreso da el primer paso para derogar la 'ley Wert' siete años después

Durante dos horas, los diferentes grupos del arco parlamentario han debatido con un tono menos bronco de lo esperado el dictamen de la Lomloe, aprobado el pasado viernes en la Comisión de Educación.

19/11/2020.- La ministra de Educación, Isabel Celaá, a su llegada al Congreso que este jueves debate los puntos más polémicos sobre la ley de educación, como los relativos al castellano o a la educación especial y los centros concertados, el último trámit
La ministra de Educación, Isabel Celaá, a su llegada al Congreso este jueves. Mariscal / EFE

PILAR ARAQUE CONDE

El Congreso ha dado este jueves el primer paso formal para derogar la Lomce, conocida como ley Wert, después de siete años de protestas en las calles. El Pleno de la Cámara Baja ha aprobado el dictamen de la nueva ley de educación, la Lomloe, por mayoría absoluta de 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones. Ahora, el texto será remitido al Senado para ser ratificado antes de que termine el año.

Durante dos horas, los diferentes grupos del arco parlamentario han debatido -con un tono menos bronco de lo esperado- el dictamen de la Lomloe, aprobado el pasado viernes en la Comisión de Educación. También, se han votado varias enmiendas vivas de la mayoría de las formaciones para su inclusión en el texto a final.

En esta línea, la enmienda que hace referencia al papel social de los impuestos y la justicia fiscal en la educación en valores cívicos y éticos ha salido adelante gracias al acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos, ERC, JxCat, Más País y Compromís.

Los portavoces de Educación del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y Más País han apoyado en el Pleno de la Cámara Baja la nueva ley educativa, que recoge el guante del compromiso entre los grupos para dejar atrás la ley Wert, una norma "centralista, segregadora y retrógrada", según han defendido los parlamentarios de estas formaciones.

El diputado del grupo confederal de Unidas Podemos Javier Sánchez Serna ha celebrado que la propuesta educativa "llegó a este Congreso como una iniciativa de un Ejecutivo monocolor [el anterior Gobierno de Pedro Sánchez] y saldrá aprobada por varios grupos". Asimismo, ha acusado a las tres derechas de lanzar "una campaña de desinformación y bulos", como la supuesta desaparición del castellano con el blindaje de la inmersión lingüística o la idea de que se van a cerrar los centros de la educación especial, algo que no está recogido ni en el texto de la norma.

"La escuela pública es la que garantiza en última instancia la igualdad de oportunidades. Ustedes no entienden la libertad de elección, por eso en la anterior crisis machacaron la educación pública", ha añadido Serna. Asimismo, su compañero de grupo Joan Mena ha reconocido que "se han quedado en el tintero" algunas cuestiones: bajar la ratio de las aulas, sacar la Religión del horario escolar y recuperar la asignatura de Ética en cuarto de la ESO. 

La portavoz de Educación de ERC en el Congreso, Montserrat Bassa, ha cargado contra las formaciones que intentan "imponer" el castellano en los colegios del Estado español. "Les importa que el castellano sea una lengua supremacista", ha expresado. Por contra, Bassa ha sostenido que "la inmersión lingüística es lo único que garantiza el aprendizaje de las dos lenguas". Y, "como profesora", ha reconocido que se alegra de derogar la ley actual porque "permite avances pedagógicos y educativos muy importantes". 

La diputada socialista Mari Luz Martínez Seijo, que ha liderado las negociaciones de su grupo con el resto de fuerzas parlamentarias en torno a la nueva norma, ha agradecido a las formaciones que han apoyado la reforma, como ERC, PNV y Más País: "Creen en la educación española y en su avance". Además, tras rebatir los argumentos "falsos" de la bancada de la derecha sobre algunos puntos calientes de la reforma educativa, la portavoz de Educación ha zanjado el debate: "Con la educación se progresa".

Al término de su intervención, los diputados del PP y Vox han dado golpes en sus escaños al grito de "libertad" mientras que los parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos han aplaudido la Lomloe. El parón se ha prolongado durante tres minutos, escenificando así la clara división en torno a la nueva ley. Después, la presidenta del Congreso, Mertixell Batet, sin hacer alusión a lo acontecido, ha dado paso al siguiente punto del orden del día.

Y es que, como han mostrado en anteriores ocasiones, la bancada del PP, Vox, Cs y UPN han rechazado de plano la reforma del sistema educativo. "Han tramitado esta ley con premura", ha afeado la diputada de la formación naranja Marta Martín. La portavoz de Educación del PP en el Congreso, Sandra Moneo, ha aventurado que la nueva norma será "una ley fallida antes de estar aprobada". En este sentido, estas dos formaciones y la ultraderecha han reiterado su compromiso de impugnar la reforma ante el Tribunal Constitucional

El proyecto de ley será remitido al Senado, donde continuará su tramitación parlamentaria. En caso de que la Cámara Alta no enmiende ni vete el proyecto, la nueva ley educativa quedaría aprobada y lista para publicarse en el Boletín Oficial del Estado, y si se modifica el texto, volvería a debatirse en el Pleno del Congreso para decidir si se mantienen o revocan los cambios del Senado.

Más noticias de Política y Sociedad