Público
Público

Mercedes Abril: "Hoy estoy más cerca de cumplir mi promesa y que los restos de mis padres descansen, por fin, juntos" 

Patrimonio Nacional anunció este martes que proseguirá con las obras para exhumar a las víctimas de la Guerra Civil enterradas en el Valle de los Caídos y reclamadas por su familia. Las familias reciben la noticia con "alegría" aunque saben que este es solo "un paso más" y que el proceso puede ser lento aunque, eso sí, es un paso que nunca antes se había dado.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

Mercedes Abril en su casa de Valladolid en un momento de la entrevista que este periódico le hizo el pasado mes de septiembre.- PUBLICO

Mercedes Abril (86 años) se enteró de la noticia el martes por la noche. Recibió un whatsapp de su abogado, Eduardo Ranz. El móvil, esta vez, traía buenas noticias. De hecho, Mercedes cuenta que es de "las mejores noticias que ha recibido en su vida". Patrimonio Nacional ha dado luz verde a las obras en el Valle de los Caídos que tienen como objetivo recuperar los restos mortales de víctimas de la Guerra Civil allí enterradas sin permiso de sus familiares. Entre ellos, los del padre de Mercedes, Rafael Abril Avo, asesinado el 23 de septiembre de 1936 por las fuerzas franquistas y cuyos restos están "secuestrados" en el Valle de los Caídos desde 1959 cuando las autoridades de la dictadura decidieron trasladarlos allí sin conocimiento ni permiso de la familia.

Solo la noticia ya ha traído la sonrisa a la cara de Mercedes. Así lo transmite desde el otro lado del teléfono. "Estoy contenta. Mucho", reconoce. También nerviosa. Mucho. Lo repite una y otra vez. Alegre y nerviosa. "Parece que lo vamos a conseguir. Estoy muy nerviosa. Después de tantos años de lucha ya es hora de que, por lo menos, tengamos una decisión a nuestro favor y no en contra", prosigue. 

En la cabeza de Mercedes está Eusebia Alonso, su madre. La mujer que la crió. La que tuvo que ponerse a bordar camisetas para los mismos que habían acabado la vida de su marido. La que vio cómo le robaban hasta la casa. La misma que tuvo que migrar con una hija de tres años a cuestas y otro bebé en camino, que no consiguió sobrevivir. La mujer a la que Mercedes le prometió un día que conseguiría sacar a su padre del Valle de los Caídos y que los llevaría allá donde Eusebia estuviera enterrada. Hoy, ese día, está más cerca. 

Mercedes Abril junto a su hija frente a las cajas con los restos de su padre en la cripta del Valle de los Caídos.

"Espero poder ir a la tumba de mi madre y decirle que lo he conseguido, que he sacado a papá del Valle de los Caídos"

"Hoy estoy más cerca de cumplir mi promesa y que los restos de mis padres descansen, por fin, juntos. Espero poder llegar a cumplirla. Espero poder llegar, de verdad. Poder ir a la tumba y decirle a mi madre que lo he conseguido, que sé que ella tenía dudas, que me dijo que yo estaba muy sola, pero que aquí estoy: con papá, para que puedan descansar juntos", cuenta Mercedes a este periódico. 

La alegría se extendió entre el lunes y el martes por los hogares de las alrededor de 30 familias que han solicitado a Patrimonio Nacional sacar los restos de los suyos del Valle de los Caídos. Fuentes de Patrimonio también señalan a Público que la lista puede incrementarse si comienzan a recibir solicitudes. También pone cautela. Advierten de que aún no se ha realizado el proyecto de obra que permitirá la entrada a los columbarios donde están los restos y que una vez dentro se deberá evaluar si es posible recuperar los restos reclamados.

Asimismo, hay que recordar que el estudio realizado por el Consejo Médico Forense sobre el procedimiento para localizar, identificar y exhumar sus restos puso de manifiesto las dificultades de un proceso que obliga a mover más de 700 cajas con cuerpos para localizar los columbarios en los que se cree que están los hermanos Lapeña, junto a alrededor de 80 cadáveres que fueron trasladados desde Catalayud, entre ellos los del padre de Mercedes. Pero las familias también saben que con voluntad política se pueden superar muchos de los escollos y que hoy parece más fácil que ayer recorrer el camino de la exhumación de sus familiares. 

"Es la primera vez que en este asunto priman los criterios técnicos sobre los políticos y religiosos. Creo que estamos ante un paso muy importante", incide Eduardo Ranz, abogado de ocho de las familias. 

"No lo hemos conseguido a tiempo"

Familiares de personas enterradas en el Valle de los Caídos junto a Eduardo Ranz en la puerta del Valle de los Caídos.- EFE/Paolo

En este largo y tortuoso camino que han enfrentado las familias ha sido crucial la familia Lapeña. Purificación Lapeña, junto con otras familias, ha recurrido a todos los juzgados habidos y por haber. Desde lo local a escala europea. Finalmente, consiguió que un juzgado de San Lorenzo del Escorial reconociera su derecho a dar "digna sepultura" a su abuelo y a su tío abuelo, Manuel y Antonio Lapeña, que fueron fusilados por las tropas franquistas en 1936 y enterrados en Calatayud hasta que en 1959 fueron trasladados al Valle. 

La noticia llega demasiado tarde para el hijo de Manuel Lapeña, que con 95 ya no entiende qué está sucediendo 

La voluntad política, sin embargo, llega demasiado tarde para el hijo de Manuel Lapeña, que, con 95 años, ya no se encuentra en condiciones para entender, plenamente, que están muy cerca de sacar a su padre y a su tío del Valle de los Caídos. Es la principal consecuencia de 40 años de desmemoria, que muchos de los familiares directas se murieron sin poder cerrar sus heridas. "No lo hemos conseguido a tiempo", lamenta Miguel Ángel Capapé, marido de Purificación Lapeña, en conversación con Público

La noticia de que Patrimonio comenzará las obras ha sido recibida en casa de los Lapeña con "alegría contenida y sabor agridulce". "Sabemos que es una gran noticia, pero después de tantos palos que nos hemos llevado... No nos creemos nada hasta que no lo veamos", prosigue Capapé, que lamenta que su suegro ya no pueda disfrutar de la alegría aunque sí se alegra por haber participado en abrir un camino del que ahora se pueden aprovechar otras víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura franquista. Es el caso de Mercedes Abril, pero también de Pedro Fausto Canales, que busca a su padre, Valerico Canales Jorge, y a su tío, Victorino; o de Francisco Cansado, que busca a su abuelo y al hermano de su abuelo, José y Antonio Cansado Lamata. 

"Un paso de gigante"

Silvia Navarro, de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos, y Francisco Casado Blesa, nieto y sobrino nieto de José y Antonio Casado, en la entrada del Valle de los Caídos. EFE/Paolo Aguilar

Así, entre los que sí podrán disfrutar de la noticia está Silvia Navarro, presidenta de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos, y su madre, que buscan recuperar los restos de José Antonio Marco, su tío abuelo, que fue secuestrado de su casa y asesinado en las tapias del cementerio de Calatayud (Zaragoza). Navarro explica a Público que se trata de un día muy feliz. "Hemos recuperado la ilusión de que podamos sacar a los nuestros de ahí. Yo, personalmente, llegué a perder la esperanza, pero ahora hemos dado un paso de gigante. El comité de expertos de Zapatero, en el año 2011, nos dijo que era prácticamente imposible recuperar a los nuestros del Valle y ahora hay un proyecto de obra que intentará recuperar sus cuerpos. Es un paso adelante muy importante", sentencia Navarro. 

Más noticias en Política y Sociedad