Público
Público

La subida del salario mínimo Montero aboga por afrontar la subida del salario mínimo después del verano para reducir la "incertidumbre"

"En caso de que en este momento no estemos en condiciones de poder hacer una previsión cierta de lo que va a ocurrir, podemos reevaluar esta situación a partir del próximo semestre, donde esperamos que la vacunación haya alcanzado una cobertura suficiente y podremos tomar la decisión más correcta en relación con esta materia", dice la portavoz del Gobierno.

Consejo de Ministros
Calvo, Montero y Ábalos, este martes tras el Consejo de Ministros..  Zipi / EFE

alexis romero / manuel sánchez

Ni el Ministerio de Trabajo cejará, al menos de momento, en su objetivo de actualizar el salario mínimo interprofesional antes de acabar el año, ni la parte socialista del Gobierno cambiará su posición sobre la necesidad de congelarlo, al menos de momento.

El lunes tuvo lugar la segunda reunión del diálogo social para abordar este asunto, un encuentro en el que el Ejecutivo, la patronal y los sindicatos no lograron acercar posiciones; antes de la reunión, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quiso responder al argumento, empleado por la parte socialista del Ejecutivo y por el empresariado, sobre que subir el SMI podría afectar sobremanera a las empresas y acabar destruyendo empleo.

"Si la economía española y las empresas españolas no pueden soportar una subida que no alcanza ni siquiera 9 euros es que estaríamos en un espacio muy grave", defendió Díaz, que ha recordado en varias ocasiones que las dos subidas anteriores, muy encima de la planteada en la actualidad, no provocó destrucción de empleo y acompañó al crecimiento del trabajo.

Sin embargo, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha vuelto a insistir este martes en el riesgo que, a su juicio, supone incrementar el salario mínimo en la situación actual, y ha deslizado que lo más "prudente" sería esperar hasta el segundo semestre del 2021, cuando la vacunación del coronavirus tenga "una cobertura suficiente", para abordar esta materia.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero ha querido dejar claro que el compromiso de subir el SMI hasta alcanzar el 60% del salario medio, como establece la Carta Social Europea, sigue vigente, pero que "no se da el momento" de acometer una subida ahora (Trabajo no tiene una propuesta oficial sobre la cuantía, pero la cifra que se baraja con más posibilidades es la del 0,9%, el mismo incremento que se utilizó para actualizar las pensiones públicas y el sueldo de los funcionarios este mismo año).

"Está fuera de toda duda el compromiso de este Gobierno con la subida, pero tenemos que actuar con inteligencia política y acompañar el momento económico tan grave que vive nuestro sistema productivo. Tenemos que actuar con prudencia en el diálogo social y hacer equilibrios entre cumplir los compromisos y que no se produzca destrucción del empleo; hay que acompañar a las empresas en este tránsito", ha dicho la portavoz del Ejecutivo.

Seis meses marcados por la "incertidumbre"

En este sentido, por vez primera Montero ha hablado sobre eventuales plazos para cometer la actualización del SMI, unos plazos que ha vinculado a la evolución de la pandemia, a la campaña de vacunación contra la covid-19 y a una estabilización de la situación económica que le permita al Ejecutivo hacer un análisis "más correcto" de la medida a tomar. En concreto, la ministra de Hacienda ha hablado del segundo semestre del año 2021, y ha avanzado que tanto el primer trimestre, como los primeros seis meses del nuevo año estarán marcados, en un principio, por la "incertidumbre" económica.

"El próximo semestre va a ser muy dependiente de cómo circule el virus y, por lo tanto, las restricciones a la movilidad van a venir de la mano del mayor control del número de contagios que tengamos; un semestre, por tanto, y un trimestre primero, que van a tener esa incertidumbre y es por lo que la posición con este tema del salario mínimo del Gobierno de España es de prudencia, de respetar el diálogo social", ha asegurado.

Por eso, ha defendido, "en caso de que en este momento no estemos en condiciones de poder hacer una previsión cierta de lo que va a ocurrir en el próximo semestre, tenemos la oportunidad y la posibilidad de que se pueda reevaluar esta situación a partir del próximo semestre, donde esperamos que la vacunación haya alcanzado una cobertura suficiente de la población y estaremos en mejores condiciones de poder determinar cómo va a ser el devenir del siguiente semestre y, por tanto, del conjunto del año, para poder tomar la decisión más correcta en relación con esta materia".

Más noticias de Política y Sociedad