Público
Público

La ONU y ONG alertan de la magnitud de la catástrofe causada por el ciclón Idai en el sureste de África

Responsables de Naciones Unidas avisan que es probablemente el peor desastre meteorológico registrado hasta la fecha en el hemisferio sur del planeta. Hasta ahora ha causado más de 350 muertos y más de 1,5 millones de damnificados.

Vista aérea de los daños causados por las inundaciones después de que el ciclón Idai tocó tierra en la provincia de Sofala, Mozambique Central. - EFE

Adérito Caldeira / Oliver Matthews (EFE)

El ciclón Idai, que ha arrasado en los últimos días el sureste de África, es probablemente el peor desastre meteorológico registrado hasta la fecha en el hemisferio sur del planeta, según han alertado responsables de la ONU. El ciclón ha dejado hasta ahora más de 350 muertos y más de 1,5 millones de damnificados.

La magnitud de esta catástrofe aún no se conoce por completo, según coinciden en señalar organismos internacionales, puesto que todavía quedan localidades anegadas por el agua que son inaccesibles. Además, algunas organizaciones internacionales, como Save The Children, han insinuado en los últimos días que podría haber decenas de miles de fallecidos.

Muchas personas esperan aún en los tejados de sus casas y en las copas de los árboles a que llegue ayuda, ya que el agua sigue invadiendo gran parte de las zonas afectadas por el ciclón. "Hemos recibido informaciones de que la situación fuera de la ciudad puede ser peor", comentó este miércoles el coordinador de emergencias de Médicos Sin Fronteras (MSF), Gert Verdonck, tras llegar a Beira, una de las principales ciudades de Mozambique y que ha sido arrasada casi en su totalidad por Idai.

Los fallecidos por los efectos del ciclón ascienden solo en Mozambique a 202 personas, según cifras de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), que coinciden con las últimas proporcionadas por el presidente mozambiqueño, Filipe Nyusi. Además, hay 260.000 niños afectados, según el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), y existen pueblos enteros de centenares de miles de habitantes sumergidos bajo el agua.

"El jueves cuando fui a Chimoio vi allí muchas casitas tradicionales que nuestra comunidad construye, y el domingo no quedaba absolutamente nada", explicó el diputado mozambiqueño Juliano Picardo, que normalmente reside en Beira pero que la semana pasada viajó a esa localidad del interior por trabajo. "La gente ya no lleva los cuerpos a la morgue, se quedan con ellos", dijo Picardo. "Los suelos -remarcó el diputado- están todos debajo del agua y no se pueden oficiar funerales. Estamos guardando los cuerpos en lugares que encontramos seguros, que no tienen agua".

Varias personas regresan a sus casas en el vecindario de Praia Nova Village, en Beira. - REUTERS

Varias personas regresan a sus casas en el vecindario de Praia Nova Village, en Beira. - REUTERS

Idai tocó tierra en Beira el pasado jueves y siguió avanzando el viernes hacia el interior hasta llegar a la parte occidental de Zimbabue, donde también ha causado innumerables daños y centenares de fallecidos. Según la última actualización de la OCHA, otras 102 personas han perdido la vida en Zimbabue, "una cifra -de acuerdo con esa entidad- que se espere que suba en los próximos días", más de 200 han resultado heridas y otras tantas siguen desaparecidas. El distrito de Chimanimani es el más afectado por el ciclón, y esta agencia de la ONU calcula que un total de 2.500 hogares han sido afectados, aunque el impacto "es difícil de evaluar ahora mismo".

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, dijo este miércoles que los helicópteros comenzarán a entregar ayuda a los pueblos que se han quedado incomunicados, después de que Idai haya arrasado carreteras y puentes de la zona. "No queremos oír que nadie muere de hambre", aseguró el mandatario a la población de Ngangu, uno de los pueblos afectados y donde han muerto decenas de personas. La ayuda, según el Gobierno zimbabuense, está ya preparada y lista para ser entregada ahora que "el clima es favorable".

Las labores de rescate se están viendo dificultadas por la persistencia de nubes, niebla y lluvias. "Mientras el apoyo inmediato para salvar vidas es la necesidad más urgente, el impacto de este ciclón va a seguir siendo intenso en las próximas semanas y meses", explicó el director de la oficina de Zimbabue del Comité Internacional de Rescate (ICR), Paolo Cernuschi, en un comunicado.

En ese contexto, no cesan los testimonios de quienes han tenido la suerte de salvar la vida. "Un corrimiento de tierra destrozó mi casa. No tengo nada, pero agradezco a Dios que mis tres hijos y mi mujer hayan sobrevivido", relataba un superviviente, Godfrey Munyakare, en declaraciones al periódico estatal The Herald.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) envió también asistencia médica de urgencia para responder a las "necesidades sanitarias de miles de personas afectadas por inundaciones en Malaui, Mozambique y Zimbabue". Asimismo, el Banco Mundial anunció una ayuda de 90 millones de dólares para las víctimas del desastre del centro de Mozambique, y la Unión Africana (UA) envió 350.000 dólares a estos dos países afectados y Malaui, que sufrió las lluvias e inundaciones previas a la formación del ciclón.

Más noticias