Público
Público

Pontón refuerza su imagen presidenciable en Galicia a costa de un Rueda que sonó anticuado en su investidura

La líder nacionalista enojó al nuevo presidente de la Xunta con una intervención en la desgranó el programa de gobierno del BNG y en la que sólo se refirió a Feijóo para afearle que se fuera a Madrid dejando a Galicia en plena crisis económica

11/5/22 Ana Pontón, en su intervención durante la investidura de Rueda
Ana Pontón, antes de su intervención en el Parlamento de Galicia. Álvaro Ballesteros / Europa Press

La portavoz nacional del BNG y jefa de la oposición en Galicia, Ana Pontón, aprovechó la investidura de Alfonso Rueda para ahondar en la estrategia de su formación y reforzar su figura de presidenciable. El Bloque lleva meses instalando en la opinión pública la idea de que el cambio político en Galicia es una posibilidad real, y no ha dejado al sucesor de Alberto Núñez Feijóo ni un minuto para crecer ante ella como nuevo jefe del Ejecutivo gallego.

Si alguien hubiera visto el debate del jueves sin previo aviso, incluso podría haber pensado que a quien votaba el Parlamento de Galicia era a Pontón, que realizó un verdadero discurso de investidura desgranando el programa de Gobierno del BNG, y no a Rueda, quien repitió el argumentario de su intervención del martes: continuidad para las políticas de Feijóo y apoyo estratégico, puyas a Pedro Sánchez incluidas, para que el PP llegue a la Moncloa.

"Familia, trabajo y futuro" es el lema del nuevo presidente gallego, aunque lo cierto es que Rueda instaló el debate más bien en el pasado: hizo más menciones al propio Feijóo que la portavoz nacionalista, quien sólo se refirió a él para subrayar que prefirió irse a Madrid para presidir el PP que atender a las necesidades de Galicia en plena crisis económica.

Rueda se dio cuenta de esa estrategia de Pontón para ningunearle, y empezó su réplica dirigiéndose a ella con cierto enojo: "Bienvenida a su investidura de los mundos de Yupi, pero el candidato soy yo", le espetó.

Rueda es consciente de que sus niveles de conocimiento entre el electorado son muy escasos pese a que lleva trece años ininterrumpidos en el Parlamento y el Gobierno autonómicos y dieciséis en el PP como segundo de Feijóo. Y también de que carece del carisma y la destreza comunicativa de éste. Pero aun así su discurso estuvo plagado de referencias al Ejecutivo bipartito del PSdeG y el BNG, del que ya han pasado casi tres lustros pero al que incluso llegó a responsabilizar de algunos de los problemas actuales de Galicia.

11/5/22 Alfonso Rueda, en una de las réplicas del debate
Alfonso Rueda, en una de las réplicas del debate. Álvaro Ballesteros / Europa Press

Rueda sonó anticuado, viejuno, valga la expresión, y escasamente ilusionante. Sirva como ejemplo esa referencia a Los mundos de Yupi con el que abrió su intervención. Ese programa infantil se emitió por televisión cuando él tenía veinte años y en Galicia sólo se sintonizaban tres canales. Hoy Rueda peina 54 y el cerca de medio millón de gallegos que no habían nacido aún cuando se pasó el último capítulo de Los mundos de Yupi se comunican por Youtube y Tik Tok y tienen acceso a infinidad de plataformas de contenidos. Son casi el 18% de la población de Galicia. En en el tramo de dieciséis a veintinueve años sufren una tasa de desempleo del 24,5%.

El sucesor de Feijóo tampoco estuvo fino a la hora de explicar, como le reprochó Pontón, que los ejecutivos de los que él fue el número dos no hayan obtenido del Estado ni una sola transferencia de nuevas competencias para la comunidad. Rueda se escudó de nuevo en la herencia recibida hace trece años y se justificó diciendo que la responsabilidad es de los gobiernos del Estado, obviando que durante ocho años éstos estuvieron presididos Mariano Rajoy, un gallego de Pontevedra y del PP, como él.

Pontón, quien aseguró que con Rueda ha empezado la cuenta atrás para el recambio en Galicia, también le ganó cuando éste trató de contrarrestar la riada de medidas que anunció la portavoz nacionalista si llega a gobernar. El candidato calificó de "irreal" la propuesta del BNG crear una empresa pública para gestionar los precios de la energía -Galicia está entre las comunidades que más alto pagan la electricidad pese a estar entre las principales productoras-, y Pontón le respondió que Endesa, propietaria de la central térmica de As Pontes, en A Coruña, ya está en manos de una empresa pública: Enel, cuyo principal accionista es el Estado italiano.

La líder del BNG también tuvo a su favor el hecho de que el secretario xeral de los socialistas gallegos, alcalde As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín Gonzlález Formoso, no tiene acta de diputado ni posibilidad de tenerla dado que no fue en las listas de las autonómicas del 2020. El portavoz socialista, Luis Álvarez, repitió su nombre en varias ocasiones, como tratando de suplir la ausencia. Como Rueda, y a diferencia de Pontón, González Formoso tampoco cuenta con un elevado grado de conocimiento entre el electorado.

Por parte de los populares, la segunda réplica la asumió Miguel Tellado, secretario xeral del partido en Galicia y vicesecretario de Organización Territorial en la ejecutiva estatal de Feijóo, después de que el primer portavoz, Pedro Puy, tuviera que ser hospitalizado tras sufrir un infarto después de su primera intervención. Puy fue ingresado en el hospital Clínico de Santiago, donde, según fuentes del PP, se encuentra fuera de peligro.

Tellado también pareció darse cuenta de la estrategia del BNG, y dedicó a Pontón buena parte de su discurso advirtiéndole de que Rueda la derrotará en las autonómicas del 2024.

Más noticias