Público
Público

Control al Gobierno El PP eleva la presión para exigir un debate del estado de la nación, pero la mayoría del Congreso descarta su urgencia

Aunque esta cita parlamentaria lleva seis años sin celebrarse, Pedro Sánchez ha comparecido desde el mes de marzo de 2020 hasta junio de 2021 ante el Pleno hasta en diez ocasiones (sesiones de control al Gobierno aparte).

30/06/2021.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene este miércoles en el Pleno del Congreso para explicar los indultos a los líderes independentistas e informar de la situación política y económica, así como de los últimos consejos europeos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia del pasado 30 de junio ante el Pleno del Congreso. Emilio Naranjo / EFE

Un día después de las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid, en las que la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, se impuso de forma holgada superando incluso en escaños a los tres partidos de izquierdas, el líder del PP, Pablo Casado, retó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a convocar un debate sobre el estado de la nación para "rendir cuentas".

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, respondió al día siguiente y señaló que esta convocatoria se hará "cuando corresponda".  "Las comparecencias de Sánchez cada 15 días en el Congreso de los Diputados durante los peores momentos de la pandemia fueron casi debates de la nación", explicó. En esta línea, el PSOE reconoció a finales de mayo que no había previsión de convocar ese debate antes del verano, ya que el presidente "no había dejado de rendir cuentas ante la Cámara Baja desde el estallido de la pandemia". De esta manera, según las previsiones que manejaban fuentes socialistas, la celebración de esta cita parlamentaria se haría después de las vacaciones estivales

Y es que el jefe del Ejecutivo, que en sus tres años al frente de la Moncloa nunca se ha sometido a un debate sobre el estado de la nación (solo participó en uno como líder de la oposición), ha comparecido desde el mes de marzo de 2020 hasta junio de 2021 ante el Pleno del Congreso hasta en diez ocasiones (sesiones de control al Gobierno aparte): nueve, para rendir cuentas sobre los dos estados de alarma, y una, el pasado 30 de junio, para explicar los indultos concedidos a los nueve líderes catalanes condenados por el procés.

¿Cómo es un debate sobre el estado de la nación?

Pese a los múltiples cara a cara del líder del Ejecutivo con los grupos en los últimos meses y ante el paréntesis veraniego recién inaugurado (julio y agosto son meses inhábiles), el PP ha elevado la presión para exigir la convocatoria "urgente" del debate sobre el estado de la nación para que Sánchez no siga "escurriendo el bulto".

En una proposición no de ley registrada justo después de la última comparecencia del presidente del Gobierno para rendir cuentas por los indultos, el grupo conservador recuerda que desde la instauración de esta práctica parlamentaria, en 1983, hasta 2015 han tenido lugar 25 debates.

El récord de presencias en dichas citas lo ostenta Felipe González con 11 sesiones protagonizadas (10 como presidente del Gobierno y una como líder de la oposición, en 1977), seguido con 10 por José María Aznar (seis como jefe del Ejecutivo y cuatro como líder del primer partido de la oposición). José Luis Rodríguez Zapatero protagonizó nueve debates como presidente y tres como líder de la oposición mientras que Mariano Rajoy participó en tres como presidente y seis como líder de la oposición parlamentaria. 

El último debate sobre el estado de la nación se celebró en febrero de 2015, con Sánchez como líder de la oposición al Gobierno de Mariano Rajoy. Las sucesivas convocatorias electorales, legislatura fallida y luego otra breve mediante, además de la moción de censura a Rajoy y la irrupción de la pandemia han impedido la celebración de una sesión de este calibre en los últimos seis años.

Cabe destacar que no existe una regulación específica al respecto, ni en la Constitución ni en el Reglamento del Congreso de los Diputados. De este modo, se desarrolla según lo dispuesto en el artículo 196 de la normativa de la Cámara Baja relativo a las comunicaciones del Ejecutivo: el presidente del Gobierno abre el debate con un discurso sin límite de tiempo. Tras reanudarse la sesión, los portavoces de los grupos parlamentarios intervienen de mayor a menor representación en la Cámara por un espacio de 30 minutos.

Asimismo, la convocatoria incluye la votación de decenas de propuestas de resolución, un aspecto que diferencia a los debates protagonizados por Sánchez hasta la fecha y que sirve para medir los apoyos parlamentarios de los que goza el ejecutivo de turno.

La mayoría de los grupos descarta su urgencia

En su iniciativa, a la que ha tenido acceso este medio, el PP advierte al Gobierno de que si está buscando "un momento de respiro para celebrar el debate de la nación, no lo va a encontrar". "Sin credibilidad, autoridad ni palabra, el desmoronamiento del presidente del Gobierno a ojos de los españoles va a ir cada día a más, por lo que resulta ser ahora su momento político menos malo para hacer balance de su triste ejecutoria y presentar a las fuerzas parlamentarias su plan político crepuscular", apostilla el partido conservador.

También, el PP usa el cambio de tendencia en las encuestas tras la victoria de Ayuso en las elecciones madrileñas, así como el supuesto "desafuero" de la concesión de los indultos (el Congreso ha avalado en varias ocasiones la aprobación de la medida de gracia, consolidando la mayoría del bloque de la investidura), para instar al Gobierno a convocar con "carácter de urgencia" el debate sobre el estado de la nación.

Precisamente, esta exposición de motivos y el hecho de Sánchez haya rendido cuentas en varias ocasiones ante la Cámara Baja hacen que la mayoría de los grupos parlamentarios (y no solo los considerados socios del Gobierno), descarten la urgencia de esta cita. Si bien, entienden que esta práctica debe recuperarse en el próximo curso político, toda vez que la normalidad parlamentaria vuelva con el avance de la campaña de vacunación. "Comparecer siempre está bien", añaden desde ERC.

El Grupo Republicano, EH Bildu o la CUP se muestran escépticos con la necesidad a la que apela el PP para pedir esta convocatoria, que no es otra que volver a utilizar los indultos como arma arrojadiza para desestabilizar la legislatura. "Ahora mismo no lo vemos necesario porque hace apenas una semana que hemos tenido un Pleno que podría pasar por un debate del estado de la nación, y sobre todo, sin que haya ninguna novedad que lo pudiera justificar", rematan desde PNV.

Compromís se pronuncia en esta línea: "No hace ninguna falta. La nación ahora está más tranquila, aunque le pese al PP". Por su parte, Más País afea que "el PP podría haberse aplicado antes ser un partido de Estado y haber apoyado cada uno de los estados de alarma y la acción de Gobierno en los momentos más dramáticos de la crisis".

Asimismo, sostiene que la "normalidad democrática debe volver a las instituciones" a partir de septiembre, ya que "el Congreso hace mejor al Gobierno". El PDeCAT comparte este mismo argumento: "El Gobierno podría planteárselo de cara al inicio del curso político, porque sería un signo de recuperación de la normalidad después de varias legislaturas sin hacerse".

El BNG avanza que no dará apoyo a la petición de los conservadores, pero destaca la votación de resoluciones contemplada en el debate sobre el estado de la nación que convierte a esta práctica en una cita especial. Junts, por su parte, declina la urgencia de una celebración de este tipo: "El debate que nos urge a nosotros es el de la mesa de negociación para la Amnistía y la autodeterminación". 

En resumidas cuentas, solo Vox, que reclamó el pasado mes de enero la convocatoria de un debate sobre el estado de la nación, y Ciudadanos comparten la necesidad de que se establezca ya una fecha para que vuelva lo antes posible esta práctica parlamentaria. "El señor Sánchez tiene la obligación de someterse al control parlamentario y mantener este debate. Si la transparencia, rendición de cuentas y control parlamentario son obligatorios en cualquier democracia, la pandemia sanitaria que estamos atravesando y la grave crisis económica que se cierne sobre España lo hacen más imprescindible que nunca", justifican desde el grupo naranja.

Más noticias