Público
Público

PP Pugna entre Teodoro García Egea y Cayetana Álvarez de Toledo por el control del grupo parlamentario

"Teo es el que negocia las cosas importantes del PP en el Congreso", aseguran fuentes parlamentarias, lo que provoca tiranteces con la portavoz, Cayetana Álvarez de Toledo: "Teo y Cayetana no hablan el mismo idioma", sostienen sus compañeros de filas.

El presidente del PP, Pablo Casado, en rueda de prensa junto a la portavoz del Partido Popular en el Comgreso, Cayetana Álvarez de Toledo (dech) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea (izq), tras finalizar la sesión de constitución de las Cor
Rueda de prensa del líder del PP, Pablo Casado, acompañado por la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo (dech) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea (izq). EUROPA PRESS

marta monforte

La batalla por el poder en el grupo popular en el Congreso tiene nombres y apellidos: por un lado, Teodoro García Egea, secretario general de los populares y número dos de Pablo Casado; por otro, Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en la Cámara Baja y apuesta personal de Casado para las elecciones del 28 de abril, cuando éste la convenció de volver al PP tras su marcha por las desaveniencias con el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Teo y Cayetana no hablan el mismo idioma", aseguran fuentes de la dirección a este diario, que destacan el escaso "feeling" que hay entre ambos.

La función de García Egea como secretario general del partido es, principalmente, cohesionar la vida interna del PP y fijar la posición de la formación. Suya también ha sido la ardua tarea de reorganizar las listas electorales, así como negociar y sellar los pactos de gobierno con Ciudadanos y Vox —dos socios que no se dirigían la palabra— en Andalucía, Madrid y Murcia junto al exvicesecretario de organización, Javier Maroto. "El negociator", fue el sobrenombre que le otorgó el presidente andaluz Juanma Moreno en la convención celebrada en enero de 2019.

"Teo es el que negocia las cosas importantes del PP en el Congreso", aseguran fuentes parlamentarias, que conocen bien los entresijos de la Cámara Baja. De hecho, fue él quién solicitó que Ciudadanos y PP compartieran la sexta planta de despachos como ya reveló este diario con el objetivo de que la interlocución entre ambas formaciones fuera "aún más fluida". Cs prefirió irse con los populares a tener una planta propia —en el subterráneo—, la que ocupaba antiguamente UPyD.

Las citadas fuentes destacan que García Egea negocia en nombre de su formación y también en el de Ciudadanos. "Nosotros contamos con 99 diputados para esta iniciativa", ha puesto sobre la mesa el número dos del PP en más de una ocasión a los otros grupos, a pesar de que la legislatura acaba de arrancar, dando por descontado el apoyo de le los de Inés Arrimadas.

García Egea no quiere que su portavoz "vaya por libre"

Por lo que respecta a Cayetana Álvarez de Toledo, desde la formación aseguran que se encuentra "aislada" y solo cuenta con el apoyo explícito de Pablo Casado. "Hay una pugna brutal entre ella y Teo para hacerse con el poder del grupo", detallan. "La portavoz es la encargada de llevar la voz en el partido, pero tiene que coordinar todo con Teo". Sin embargo, el deterioro de la relación entre ambos conlleva que el peso lo lleve Guillermo Mariscal, el secretario del grupo popular: "Guillermo media entre unos y otros pero ella está aislada". 

La portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo y el secretario del grupo popular, Guillermo Mariscal. PP
Álvarez de Toledo es consciente de que no es respaldada por el resto del grupo parlamentario 

La portavocía de Álvarez de Toledo no provoca consensos en el PP. Ni si quiera antes de su designación: "Cayetana va por libre. No representa al PP, se representa a sí misma. Y lo mínimo que se puede esperar de un portavoz es que defienda la posición de un partido, no sus opiniones personales", aseguraban recientemente fuentes conservadoras a Público. Los motivos de su disputa con García Egea vienen, en parte, por esta cuestión. Al secretario general de los populares, que debe velar por la cohesión del grupo, no le gusta que su portavoz difiera con el posicionamiento de Génova, como ya ocurrió con la investidura de Pedro Sánchez, en la que ella era partidaria de un acuerdo conjunto entre PP, PSOE y Ciudadanos. Una situación que no duda que se repetirá a lo largo de la legislatura.

La madrileña es consciente de que no es respaldada por el resto del grupo parlamentario y que es el "verso suelto" del partido. A su favor juega el apoyo de Casado, además de las personas afines que le rodean en el Congreso. Algunas de ellas son Pilar Marcos y Gabriel Elorriaga, ambos provenientes de la órbita de FAES, a los que el líder del PP quiere dar protagonismo

Marcos pasó de ir en el número 13 al 10 en la lista al Congreso por Madrid. En esta legislatura compaginará las funciones de diputada y jefa de gabinete de Álvarez de Toledo. Empezó a trabajar en el think thank liberal-conservador gracias a la que es ahora su jefa. La portavoz del PP también recuperó a Elorriaga, quien fue subdirector de gabinete de Presidencia del Gobierno con José María Aznar, para ser jefe de asesoría parlamentaria. Acaba de ser elegido diputado al correr la lista tras la marcha de la exministra Isabel García Tejerina.

Más noticias de Política y Sociedad