Público
Público

PP y Vox El PP cierra filas con Vox, un socio con el que "comparten muchos valores"

Según ha podido saber 'Público' por fuentes de la dirección en el Congreso, desde el PP plantean aliarse con los ultraderechistas y Ciudadanos para que PSOE y Unidas Podemos tengan "menos peso" en la Mesa del Congreso.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el secretario general de Vox y concejal del Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith. EUROPA PRESS

marta monforte

La ultraderecha trata de imponer su agenda y el Partido Popular le allana el camino. El lunes el Ayuntamiento de Madrid —donde los 'populares' gobiernan de la mano de Ciudadanos gracias a los votos de Vox— celebró un acto con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El portavoz de la formación ultraderechista en el consistorio, Javier Ortega Smith, realizó un discurso negacionista sobre la violencia machista: criticó a las asociaciones feministas, a las que calificó de "chiringuitos" y el "consenso del silencio progre". Tras acabar su intervención, una mujer que había acudido al acto, Nadia Otmani, le afeó su discurso y le pidió "respeto para las mujeres" entre lágrimas.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, reprochó al dirigente de Vox su posición ante la violencia machista: "Aquí no hay ningún silencio negacionista. Aquí en público te reto, Javier. Dime una solo de esas 21 medidas, si es que sabes alguna, o sencillamente te has negado a saber". Sin embargo, la indignación le duró poco.  Una hora después, en una comida organizada por el club siglo XXI, el alcalde de Madrid aseguró que buscarán en Vox "los votos suficientes para sacar los presupuestos" y encuadró a Vox en el "centro derecha", lamentando que ambas formaciones —y Ciudadanos—no se pusieran de acuerdo para trazar una alianza conjunta de cara a las elecciones generales del pasado 10-N .

Este miércoles Ortega Smith ha sido reprobado por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid con el voto a favor de Ciudadanos, PSOE y Más Madrid por su "falta de respeto a las víctimas de la violencia de género". El PP, no obstante, ha votado en contra. Para Martínez-Almeida las palabras del concejal de Vox son solo "desafortunadas" y cree que lo que "verdaderamente está en juego" no es la lucha contra la violencia machista sino "la libertad de expresión".

La posición del PP con la ultraderecha contrasta con la del Partido Popular Europeo, que ha aplicado un cordón sanitario a la extrema derecha en la Eurocámara con el fin de aislarla

La posición del PP con la ultraderecha contrasta con la del Partido Popular Europeo —el grupo mayoritario en el Parlamento Europeo— que junto a los socialistas, liberales y verdes, ha aplicado un cordón sanitario con el fin de aislar a la extrema derecha e impedir que se hiciera con el control de los órganos legislativos. Sin embargo, los 'populares' ya han asegurado que no participarán en ningún cordón para aislar a Vox y, según ha podido saber Público por fuentes de la dirección en el Congreso, desde el PP plantean aliarse con los ultraderechistas y Ciudadanos para que PSOE y Unidas Podemos tengan "menos peso": "Nos unen muchos valores con Vox y Cs, vamos a votar lo mismo en el 90% de las veces", zanjan.

"Nosotros vamos a hablar mucho, no vamos a participar en ningún cordón sanitario, ni en el pacto del Tinell, ni en ninguna cuestión de ese tipo", aseguró recientemente el número dos de la formación, Teodoro García Egea. El conservaor aseguró que su partido tiene "claro" quién es su "adversario" y "el enemigo de España":"Es la izquierda. Lo tenemos clarísimo, no gastamos ni un minuto en pelear con partidos que han apoyado gobiernos que hacen reformas importantes y que desde las comunidades va a ser el contrapeso a un ejecutivo liberticida".

La dirección del PP está cerrando filas con Vox, una decisión que no comparten algunas voces del partido. Fuentes 'populares' señalan a Público que "Almeida debería haber votado a favor de la reprobación". "Entiendo los motivos, los necesitamos para los presupuestos, pero lo que hizo el lunes Ortega Smith no tiene nombre, está ninguneando a una víctima de violencia de género. Si fuera una víctima del terrorismo de ISIS o el de ETA este debate no existiría", zanjan. Las citadas fuentes no son partidarias, sin embargo, de aislar a Vox de la Mesa de la Cámara Baja: "Lo mejor que podemos hacer dejarles que entren. Tarde o temprano abandonarán ese discurso antisistema y aprenderán a respetar los organismos".

Los cambios de discurso de Casado con Vox

El líder del PP, Pablo Casado, ha ido fluctuando sobre su posición con la extrema derecha en estos meses. En octubre de 2018 —antes de la fuerte irrupción de la ultraderecha en el Parlamento Andaluz—no quiso pronunciarse sobre Vox: "Yo no defino al resto de partidos", decía al conservador. Sin embargo, preguntado sobre si tenía adjetivos para la formación de Pablo Iglesias, alegaba: " Podemos es un partido populista". Tras hacerle ver la contradicción, el dirigente del PP contestó: "Vox es un partido que lleva mucho tiempo ahí y que no nos preocupa nada".

Dos días antes de las elecciones generales del 28-A, en una entrevista en Esradio, el candidato del PP señaló que no había que tener "miedo" a Vox, ya que podrían formar parte de su Gobierno si así lo deseaba Abascal: "Al final, Vox y Ciudadanos, tengan 10 escaños o tengan 40, van a tener la influencia que ellos quieran tener para entrar en el Gobierno o para decidir la investidura o la legislatura". Esta declaración, tan cerca de las elecciones, le granjeó muchas críticas, especialmente entre sus propias filas.

Solo dos días después de los comicios de abril y tras el batacazo electoral —pasaron de 134 a 66 escaños—, Casado compareció en Génova 13 tras una larga Ejecutiva con los barones territoriales e hizo un cambio discursivo sorprendente, en el que reconoció por primera vez que Vox era un partido de ultraderecha: "Queda claro que es falso que en España haya tres derechas, era un opción falsaria, hay otro partido de extrema derecha, que es Vox", afirmó, calificando al programa de Vox de "populismo de derechas" que les haría retratarse.

Durante la pasada campaña el PP enmendó los errores de la anterior campaña e intentó evitar confrontar tanto con Cs como con Vox. En el mitin de cierre, Casado aseguró que mantenía una "sincera y afectuosa relación" con Albert Rivera y Santiago Abascal y se comprometió a llegar a acuerdos con ellos en cuestiones como la bajada de impuestos o el pacto educativo. "Nos une mucho más de lo que nos separa", dijo el líder de los 'populares', que lamentó que la plataforma España Suma no hubiera salido adelante. Tras las elecciones, el conservador aseguró que se habían perdido 1,200.000 millones de votos por no haber concurrido juntos. "España Suma hubiera ganado las elecciones".