Público
Público

Presupuestos Generales Decenas de enmiendas territoriales de Unidas Podemos se caen de los Presupuestos

La formación morada renuncia a presentarlas ante el rechazo de Hacienda a modificar las cuentas acordadas hace unas semanas mientras tanto UP como el PSOE registran 21 propuestas de modificación conjuntas y otra media docena por separado con otros grupos.

PSOE y Unidas Podemos acordaron en una negociación previa el contenido del proyecto de Presupuestos Generales del Estado.
PSOE y Unidas Podemos acordaron en una negociación previa el contenido del proyecto de Presupuestos Generales del Estado. EP

Las propuestas de las organizaciones territoriales de Podemos para los Presupuestos Generales del Estado se han quedado fuera de la tramitación de las cuentas. La formación morada ha renunciado a presentarlas tras el rechazo del Ministerio de Hacienda a retocar el texto acordado hace unas semanas por la ministra María Jesús Montero y el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, y el del PSOE a registrar más iniciativas que las técnicas "de gobierno" propuestas por los departamentos ministeriales.

Las enmiendas territoriales son las modificaciones de inversiones que afectan a un territorio, en las que se traspasan fondos de una actuación a otra, normalmente en infraestructuras, para abrir nuevas inversiones o reforzar y acelerar alguna ya iniciada.

La situación supone un roce más en la convivencia de la coalición de Gobierno, aunque su magnitud queda lejos tanto de generar tensiones de calado como de ser objeto de explotación mediática como la formalizada por los morados con ERC y EH Bildu para suspender los desahucios.

Se trata de algo más de setenta propuestas, hasta la media docena por territorio en algún caso, que las organizaciones autonómicas de Podemos habían confeccionado y remitido al grupo parlamentario de Unidas Podemos para incluirlas en la fase de enmiendas de las cuentas con el respaldo también del PSOE, algo que finalmente no llegó a producirse en un asunto que, por otra parte, tiene algunos tintes, si no de enredo, sí de divergencia.

Un puzle de posiciones divergentes

Por una parte, los socialistas llegaron a anunciar la decisión política de no presentar ninguna enmienda de carácter territorial por respeto al contenido de los Presupuestos pactados con UP y presentados a finales de octubre, informa Manuel Sánchez.

Por otra, Hacienda ha mantenido una postura similar por tratarse de unas cuentas que habían sido previamente negociadas, aunque sí dejaba la puerta abierta a que llegaran algunas modificaciones desde la coalición de gobierno siempre que, en la medida de lo posible, fueran escasas y contaran con el apoyo de las dos formaciones.

Eso ha ocurrido con 21 enmiendas, todas ellas de carácter técnico (la mayoría se refieren al tratamiento fiscal de eventos oficiales) y solo una, la congelación del sueldo de los miembros del ejecutivo, a caballo entre la política y la estética.

Y, por otra, Podemos solicitó las propuestas a sus organizaciones autonómicas, que remitieron al grupo parlamentario varias decenas de enmiendas que finalmente no han llegado a ser tramitadas. Cada comunidad envió hasta media docena, lo que sitúa su número en el entorno de las ochenta.

Propuestas con otros socios en ambos casos

En los dos últimos casos el acuerdo se limitaba a la presentación de las modificaciones, pero no aseguraba su aprobación, puesto que PSOE y UP requerirían del apoyo de otras formaciones, ya fuera en forma de votos favorables o de abstenciones, para incorporarlas a la futura Ley de Presupuestos.

Y eso es, paradójicamente, lo que va a ocurrir con la media docena de enmiendas que cada uno de los socios de gobierno ha presentado con el apoyo de otras formaciones y sin el de su coaligado: cinco de los socialistas con el PRC cántabro para acelerar la llegada de la alta velocidad a esa comunidad, donde ambos partidos gobiernan juntos, y con la de UP, ERC y EH Bildu sobre los desahucios.

"La excusa de que el contenido de los Presupuestos estaba pactado no tiene fundamento" tras las propuestas del PSOE y el PRC, señalan fuentes de UP, que admiten que" se pactó que todas las enmiendas fueran conjuntas" de los socios del Gobierno. "Ha sido no y ha sido imposible", anotaron.

"Se ha intentado negociar, pero no ha sido posible", añadieron, mientras apuntaban a la posibilidad de transaccionar el contenido de algunas de ellas con las que han presentado otros grupos de corte territorial.

"Se trabajó por presentar enmiendas en todos los territorios"

El desenlace ha provocado malestar en algunas organizaciones territoriales de los morados, como, entre otras, la aragonesa.  "Desde Podemos estatal se trabajó con los territorios para presentar enmiendas en cada una de las comunidades autónomas" que "al final, el PSOE se niega aceptar", explicaron fuentes de la formación, que asumen que la falta de entendimiento final echó por tierra la iniciativa.

"A la hora de negociarlas surgen los problemas, el PSOE quería solo aceptar dos o tres y Podemos quería que entraran de todos los territorios, al menos una por comunidad, para no afianzar aún más la discriminación", añadieron. Al final no entró ninguna.

Podemos Aragón proponía aumentar la dotación para descontaminar el río Gállego, afectado por vertidos de lindano y aportar 60.000 euros al centro de ciencias Pedro Pascual, de Benasque. También planteaba destinar un millón de euros al soterramiento del cruce de la A-68 y la Z-40 en Zaragoza, así como dedicar sendas partidas, la primera de 50.000 euros y la segunda de 1,7 millones, a los estudios para la conexión ferroviaria del Bajo Aragón con el corredor Caspe-Tarragona para facilitar la atracción de empresas y para iniciar la construcción de las balsas de regulación del río Matarraña.

Más noticias de Política y Sociedad