Público
Público

El PSE rechaza sumarse al bloque de izquierdas en Euskadi y negocia un nuevo pacto con el PNV

La formación liderada por Idoia Mendia ha iniciado las conversaciones con el PNV para reeditar el acuerdo con el partido de Urkullu. Al mismo tiempo, la formación socialista no ha respondido a la propuesta de Elkarrekin Podemos-IU para mantener un encuentro y tampoco ha concretado si se sentará con EH Bildu, que este martes inicia una ronda de contactos.

Reunión PNV PSE
Imagen de la reunión mantenida este lunes por las direcciones de PNV y PSE. EAJ/PNV

La puerta está, definitivamente, cerrada a cal y canto. El PSE ha confirmado este lunes que su apuesta de cara a la nueva legislatura en Euskadi volverá a ser la misma de los últimos cuatro años: la formación socialista ha abierto oficialmente la negociación con el PNV para reeditar el pacto de gobierno que mantendrá a Iñigo Urkullu como lehendakari. O lo que es lo mismo, el PSE ha cerrado cualquier vía de acuerdo que permita conformar un Ejecutivo alternativo de izquierdas en el País Vasco.

La primera de unas cuantas fotos ha llegado este lunes por la mañana. Ocho días después de las elecciones del 12 de julio, en las que el PNV obtuvo 31 escaños y el PSE 10 –juntos suman 41, tres más de los requeridos para formar mayoría absoluta–, las direcciones de ambos partidos han convocado exclusivamente a los medios gráficos para anunciar el inicio de las negociaciones que darán vida a un nuevo pacto de gobierno.

Inicialmente no había previsión de declaraciones por parte de sus protagonistas. Por el lado del PSE han estado su secretaria general, Idoia Mendia, y el responsable de Organización, Miguel Ángel Morales, mientras que el PNV ha estado representado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, el presidente de este partido, Andoni Ortuzar y el burukide Joseba Aurrekoetxea.

La reunión de este lunes tenía como objetivo –según figuraba en la convocatoria enviada por el PNV– "abordar la conformación de un Gobierno sólido que permita a Euskadi afrontar cuanto antes la superación de la pandemia". Algo más cauto, el PSE se limitaba a señalar que analizarían "la gobernabilidad de Euskadi tras las elecciones del 12-J".

De esta manera, ambas formaciones comienzan a dar los pasos necesarios para hacer lo que ya se preveía: seguirán gobernando juntos, tal como han hecho durante los últimos cuatro años en el Ejecutivo autonómico y tal como hacen a día de hoy en un largo listado de ayuntamientos diputaciones forales.

La reunión duró cerca de dos horas. Al término de la misma, ambas formaciones dieron a conocer una declaración conjunta de tres párrafos en la que señalan que "comparten un diagnóstico inicial sobre las prioridades del País para la próxima legislatura y la necesidad de conformar, a la mayor brevedad posible, un Gobierno fuerte y estable que lidere la salida de la pandemia".

"Con este objetivo, ambas partes se han emplazado a mantener futuros contactos y a proceder al intercambio de propuestas para determinar los ejes principales de un programa de Gobierno compartido y la colaboración parlamentaria que pudieran derivarse de un acuerdo", subrayan.

PNV y PSE subrayan además que comparten la "necesidad de la puesta en marcha de un Gobierno que pueda iniciar el curso político en disposición de adoptar las medidas que puedan ser requeridas en los próximos meses en el ámbito de la salud, así como las dirigidas a apoyar la recuperación económica y la creación de empleo".

Opción descartada

La declarada apuesta del PSE por seguir gobernando con el PNV tiene, también, otro significado: la formación socialista confirma su absoluto rechazo a cualquier tipo de acuerdo que abra la puerta a un gobierno de izquierdas en Euskadi. La suma de escaños de EH Bildu (21), Elkarrekin Podemos-IU (seis) y el propio PSE (10) no alcanza la mayoría absoluta, aunque sí permite superar al PNV, que en esa hipótesis quedaría en minoría. El resto de la Cámara vasca se compondrá por los seis escaños del PP y el único obtenido por Vox.

Fuentes de Elkarrekin Podemos-IU confirmaron a Público que la pasada semana hubo una propuesta de reunión al PSE que, al menos hasta ahora, no ha sido respondida. Durante la campaña electoral, la formación morada propuso trabajar a favor de ese gobierno alternativo al PNV.

Por su parte, en EH Bildu señalan que están en contacto con la dirección socialista para fijar una reunión, "pero aún no hay nada concreto". La coalición abertzale anunció este lunes mediante una nota de prensa que a partir de este martes iniciará una ronda de contactos "con agentes sociales y políticos". El primer encuentro será con el sindicato UGT, tras el cual habrá reuniones con Podemos, ELA, LAB y CCOO. "También hay contactos abiertos con el PSE para contrastar diagnóstico y respuestas", afirmó EH Bildu.

 En ese contexto, desde el PSE han declinado explicar si en la agenda de los próximos días figurará algún encuentro con la formación morada y EH Bildu.

Más noticias de Política y Sociedad