Público
Público

Sánchez defenderá un "no" rotundo
a Rajoy sea cual sea el pacto con C's

El líder del PSOE está a la espera de conocer el acuerdo con Rivera y de la llamada del presidente en funciones. Ferraz cree que en nada le han desgastado las presiones para la abstención y que la posición de firmeza es respaldada por sus militantes y votantes.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), acompañado de la presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, y el líder de los socialistas ibicencos, Vicent Torres. EFE/Sergio G. Canizares

MANUEL SÁNCHEZ

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quiere que el próximo viernes Mariano Rajoy pruebe la medicina que él degustó en marzo. Salir del hemiciclo con una investidura fallida y sin ser presidente del Gobierno. Pero con un agravante más: en esta ocasión el candidato es el actual presidente del Ejecutivo en funciones. Además, será la primera votación que pudiera perder el PP en el Congreso desde 2011.

Por ello, según fuentes consultadas, Sánchez prepara una intervención para explicar su “no” rotundo a Mariano Rajoy, incluso tras el acuerdo alcanzado entre el PP y Ciudadanos.

En principio, sea cual sea el pacto, el PSOE no va a cambiar de opinión. Entre otras cosas, porque no esperan un acuerdo que cumpla los objetivos programáticos del PSOE y creen que lo que se pacte con Rajoy estará muy lejos de lo firmado por los socialistas con la misma formación hace unos meses, que incluía la derogación de muchas leyes del Gobierno del PP.

No obstante, el PSOE contestará de forma definitiva cuando conozca en su totalidad el acuerdo, y Sánchez tiene paralizado hasta la preparación de su discurso, no por la bondad de la presienta del Congreso, Ana Pastor, de dejarle un día más para su intervención, sino por saber el alcance de estos pactos y poder responderlos desde la tribuna del Congreso.

En Ferraz se respira alivio por dos cosas: se ha llegado al “no” a Rajoy sin casi división interna, y se tiene constatado que entre la militancia y los votantes la decisión es aplaudida mayoritariamente.

Fuentes de Ferraz aseguran que la firme postura del “no” a Rajoy les está dando votos, y que el votante progresista “la entiende y casi la necesitaba”, señala un destacado dirigente de la Ejecutiva. Más allá de la encuesta del CIS que le otorgó medio punto más a los socialistas, Ferraz cree que este posicionamiento puede marcar muchas cosas para el futuro.

Se admite que aguantar el pulso del “no” a Rajoy ha sido duro y, sobre todo, por las opiniones de Felipe González que sigue siendo un referente en el partido y es lo que más daño ha hecho a la posición oficial. Pero Ferraz asegura que hay unanimidad interna, y hasta el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, firme defensor de dejar gobernar a Mariano Rajoy, tuvo que escuchar más de una docena de intervenciones en el último Comité Regional muy duras con su posicionamiento.

Por lo tanto, el PSOE se encamina a un “no” rotundo a Rajoy, sin fisuras y sin que nadie se ausente del hemiciclo, ni haya votos equivocados. Mucho tendrían que cambiar las cosas para que hubiera un susto en las filas socialistas. Lo que pase después del viernes, ya es otra historia.