Público
Público
Únete a nosotros

Sánchez fracasa en un nuevo intento para lograr la abstención de PP y Ciudadanos

El candidato se reunió con Casado en La Moncloa y le pidió que no bloqueara su elección, recibiendo la negativa del líder del PP. Rivera ni siquiera quiso reunirse con el presidente en funciones y le reiteró que votará en contra. Le pide a Podemos que se siente a trabajar para el acuerdo y recuerda a Pablo Iglesias que se trata de "hablar de política, no de nombres"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Pablo Casado y Albert Rivera, junto a Pedro Sánchez, en el segundo debate electoral del 28-A. EFE

Con discreción o con secretismo, que es lo que viene caracterizando la política informativa del Gobierno desde que ganó las elecciones el 28 de abril, el candidato del PSOE a la investidura, Pedro Sánchez, hizo un nuevo intento este lunes de buscar la abstención de PP y Ciudadanos, pero cosechó un nuevo fracaso.

El líder del PP, Pablo Casado, se reunió por la mañana en La Moncloa y asistió al encuentro por "lealtad institucional" según se precisó desde Génova. En una escueta confirmación de la reunión. que fue adelantada por Antena-3 y que no confirmaron hasta horas después desde La Moncloa, el PP culpó de este ocultismo al Gobierno, "porque ha tenido lugar en el formato pedido por Moncloa, por eso no se había hecho público", dicen.

En cuanto al contenido, el PP informó que Casado volvió a trasladar a Sánchez la negativa a su investidura, y también los mensajes ya conocidos que mantiene sobre temas como Navarra, Catalunya o la UE.

Pero el fracaso de Sánchez en su intento de no depender de los independentistas en la investidura fue aún mayor con Ciudadanos. El líder del partido naranja declinó hasta la invitación de acudir a La Moncloa, y fuentes de este partido informaron de que se rechazó dicho encuentro porque "(Albert Rivera) ya le ha dicho en dos ocasiones y en persona, y otra en la reunión con los jefes de Estado, que los electores han querido que Ciudadanos haga una oposición seria, firme y constructiva".

Además, Ciudadanos recordó que la dirección de su partido ha respaldado no apoyar la investidura ni por activa ni por pasiva. Esta es la segunda ocasión que Rivera se niega a verse con Sánchez, aunque en la anterior el líder del PSOE no era presidente del Gobierno.

Y a todas estas negativas salió a responder el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos -tras una reunión de la Ejecutiva a la que ni siquiera acudió el secretario general del partido- para seguir apelando a PP, Ciudadanos y Unidas Podemos a que faciliten la gobernabilidad de España. Eso sí con mensajes diferentes para cada formación.

Al PP, pese a la más que reciente negativa de Casado, le volvió a pedir que sea consecuente consigo mismo -en referencia a lo que pedía al PSOE en la investidura de Rajoy-y se abstenga, "porque está en juego la estabilidad de la nación"; dijo. Ábalos indicó que, de no hacerlo, se convertirá "en  un partido antisistema"; y le advirtió de que "los ciudadanos observan y toman nota".

Más duro fue con Ciudadanos, pese a pedir directamente a Rivera que recapacite y reconsidere su posición. "Salga de su laberinto, señor Rivera. Su postura ni beneficia a España ni a la democracia", le pidió. Y, en varias ocasiones, le recordó la crisis interna que está viviendo esta formación con las críticas desde Europa, de los fundadores de Ciudadanos o de importantes dirigentes del partido que han abandonado esta formación en las últimas horas.  

"Socio programático prioritario"

En cuanto a Unidas Podemos, no varió la posición anunciada el domingo desde la dirección federal. Ábalos indicó que sigue siendo "el socio programático prioritario" y recordó que la mano sigue tendida a los tres niveles de cooperación marcados por el presidente en funciones: parlamentario, programático e institucional.

Por ello, instó a esta formación a dar una respuesta cuanto antes y ponerse a trabajar, "porque tenemos que hablar de políticas, y no de nombres"; dijo en una referencia que sonó directa a Pablo Iglesias. Además, recordó que la propuesta del PSOE es de un Gobierno de cooperación, " que es evidente que no es lo mismo que un Gobierno de coalición", precisó, rechazando otra vez que se pudieran extrapolar los acuerdos autonómicos, "porque aquí no tenemos una mayoría estable", recordó.

Y, en este escenario, Ábalos indicó que el PSOE no tiene fecha todavía para la investidura, pero que "será en breve"; y reiteró que Sánchez se presentará independientemente de que tenga atados o no los apoyos parlamentarios necesarios. El "número tres" del PSOE recordó que es el encargo que tiene del jefe del Estado y lo va a cumplir.

Más noticias en Política y Sociedad