Público
Público

Resultados elecciones 26M Sánchez pide a Podemos que reconsidere su petición de un Gobierno de coalición

El presidente del Gobierno en funciones asegura que su intención es la de conformar "un Gobierno liderado por el Partido Socialista abierto y progresista" incorporando "independientes de reconocido prestigio".

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4

El presidente de España, Pedro Sánchez (d), estrecha la mano de la canciller de Alemania, Angela Merkel (i), durante la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE). /EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha recordado este martes que el PSOE se presentó a las elecciones porque quería "confirmar un Gobierno liderado por el Partido Socialista abierto y progresista" incorporando al Gobierno "independientes de reconocido prestigio". "Esa es la línea que vamos a seguir trabajando después del 26 de mayo, con más convicción porque los ciudadanos han validado esa perspectiva", ha zanjado Sánchez.

Asimismo, ha instado a "todos" los partidos políticos a "reconsiderar sus estrategias" tras las elecciones del 26 de mayo, pero no ha desvelado si aceptaría la entrada de Podemos en un Gobierno liderado por el PSOE.

Sánchez: "Todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias después de lo que lo que ha ocurrido en las elecciones del 26M"

"Todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias después de lo que lo que ha ocurrido" tras las elecciones del 26 de mayo, ha dicho Sánchez en declaraciones a la prensa a su llegada a la cumbre con sus homólogos de la UE para empezar a negociar la renovación de los cargos en la UE.

Sánchez ha insistido en que "lo importante es la estabilidad" y ha confiado en que en "las próximas semanas, los partidos reconsideren sus estrategias y piensen en el bienestar de los ciudadanos y la estabilidad institucional".

El presidente del Gobierno no ha querido aclarar si aceptaría la entrada de Podemos en un Gobierno del PSOE, algo que se le ha preguntado en dos ocasiones, aunque ha insistido en que "todos" los partidos tienen que "reconsiderar" sus estrategias tras las elecciones del domingo.

La "contradicción" de Rivera 

Sánchez: "Lo que no se entiende en Europa es que un partido que se autodefine como liberal se apoye en la ultraderecha para conformar gobierno"

Al ser preguntado si el presidente francés, Emmanuel Macron, le expresó malestar por la actitud de Ciudadanos de no cerrarse a pactar con Vox, Sánchez ha dejado claro que "lo que no se entiende en Europa es que un partido que se autodefine como liberal se apoye en la ultraderecha para conformar gobiernos, ni en Andalucía ni en otros lugares" y ha criticado la "contradicción muy importante" del líder de Cs, Albert Rivera, por ello.

Sánchez ha insistido en que los españoles "han hablado cuatro veces" en las elecciones generales y las posteriores autonómicas, municipales y europeas, dejando claro que "quieren que el PSOE lidere sus Gobiernos" y ha recalcado que no se puede dejar "en formaciones políticas antieuropeístas y de ultraderecha" los ayuntamientos o Comunidades Autónomas. "Hay que quitar el cordón sanitario al PSOE", ha concluido.

Ayer, José Luis Ábalos, que dirigirá el comité negociador del PSOE, también reiteró que la posición del partido sigue siendo la misma que antes y después de las generales del 28 de abril, es decir, que los socialistas están dispuestos a dialogar con todos, pero que su gobierno será "de orientación socialista, abierto a independientes y progresistas comprometidos con el cambio social y los nuevos tiempos y sensibilidades, pero un gobierno socialista".

No obstante, no quiso descartar que Pablo Iglesias pueda convertirse en ministro de Sánchez, con el argumento de que "le corresponde al presidente del Gobierno" tomar esa decisión.

Iglesias: un "bloque de gobernabilidad progresista"

Pablo Iglesias insistía, por contra, en mantener la petición de un gobierno de coalición estatal y daba un paso más allá para indicar que se debe crear "un bloque de gobernabilidad progresista" a todos los niveles.

Pero sí admitió que los malos resultados del 26M deja a Unidas Podemos en una posición de debilidad a la hora de negociar el futuro Ejecutivo: "Somos conscientes de la fuerza que tenemos, y a la hora de negociar el gobierno no vamos a poder pedir muchos elementos que nos gustaría". E insistió en que él no pedirá nada que no "le corresponda" a una formación que tiene 3,7 millones de votos en las generales.

Más noticias en Política y Sociedad